4 Min de lectura | Pac-man 99 nos reta a ir avanzando niveles a la par que dejamos atrás al resto de rivales con los que nos enfrentamos en un peculiar battle royale.

El género del battle royale está más de moda que nunca. No solo hablamos de propuestas que alcanzan públicos masivos como pueden ser Warzone, Fall Guys, Fortnite o PUGB, por poner los ejemplos más representativos, sino que además se han intentado adaptar otros títulos que a priori podrían chocar con su gameplay. Fue la estrategia que utilizó precisamente Nintendo con Tetris 99, que regaló a todos los suscritos al servicio online de Switch. Y es lo que se ha repetido con Pac-man 99.

Desde el pasado abril puede jugarse de forma gratuita a esta peculiar adaptación de Pac-man, uno de los juegos baluarte de la industria del videojuego. Su funcionamiento es prácticamente idéntico al que llevamos viendo desde sus primeros lanzamientos, salvo que esta vez se ha añadido algo más: alrededor de nuestra pantalla veremos 98 miniaturas que corresponden a la partida de otros jugadores, a los que tendremos que resistir constantemente avanzando hasta que nos quedemos sin vidas.

Nuestro objetivo será no solo sobrevivir y progresar por cada nivel, también intentar ponérselo difícil a los restos de miembros de nuestra sala para que podamos ser los últimos con vida y así llevarnos la partida. Y hay varias formas de atacar a nuestro rival: llevándole fantasmas, multiplicando los que estos tienen en pantalla, debilitando las pastillas que pueden comerse tus rivales, mandando bloqueadores para ralentizar el movimiento del personaje o incluso protegiéndote de las ofensivas de tus contrarios.

No podrás elegir concretamente a quién mandarle tus trampas, pero sí quiénes tienen más probabilidades de recibirlas: con el stick derecho podrás elegir si mandarlos de forma aleatoria a los cazadores (los que más atacan a los demás), a los counter (los que están cerca de nosotros en cuanto a puntuación) y a los knockout (los que están a punto de morir).

Un battle royale entretenido pero simple

Pac-Man 99 contará con algunas diferencias respecto a sus predecesores. Junto a las mecánicas para obstaculizar a nuestros rivales están otras nuevas como las habilidades especiales o los fantasmas durmientes, esto es, un monstruo controlado por la máquina que se pegará a los fantasmas normales y que se convertirán en fantasmas comestibles al engullir una pastilla. Esto te permitirá conseguir un carrusel de puntos para poder usar habilidades.

Las habilidades especiales son: más velocidad, para que te muevas más rápido por el mapa; más fuerte, que te evita el efecto de la ralentización; estándar, que es la habilidad normal; y entrenar, que te permite combinar las últimas. Conforme más puntos conseguimos y más niveles avanzamos, la dificultad y la velocidad irán aumentando.

Por lo demás, Pac-Man 99 reproduce las mismas características que otros del género: hay un pase de batalla que con cada nivel te desbloquea un cosmético nuevo. Pero las posibilidades de ataque e interacción son más bien reducidas, al menos de momento: no hay demasiadas alternativas para evitar que tus rivales ganen la partida.

Aun así, termina siendo un título muy entretenido, en cuanto que nos ofrece básicamente lo mismo que siempre, solo que añade esa tensión competitiva que tan adictivo acaba siendo.

Un DLC que te lleva a un juego casi nuevo

Como la mayoría de free-to-play, Pac-Man 99 presenta pagos dentro del juego para rentabilizarse. No se trata solo de los habituales micropagos (que también), sino que es más bien un DLC que, por 15€, te traerá mucho más contenido que el normal: un modo de entrenamiento para combatir contra la máquina, un modo de puntuación (no gana el último en pie, sino el que llegue a un número de puntos), y el modo tiempo (tienes que limpiar todo el nivel antes de que el cronómetro llegue a 0).

Ocurre algo similar con los cosméticos: en la tienda podremos adquirir paquetes de skins en los que cambiarán las plataformas de los niveles, los enemigos a los que nos enfrentamos y los comestibles. Y las temáticas serán, como no, de clásicos de Namco: Dig Dug, GALAGA, Dragon Buster, etc.

Ya seas un nostálgico que anda buscando en Pac-Man 99 una excusa para volver a disfrutar de un título que tantas alegrías te dio o de un jugador competitivo que quiere poner a prueba su nivel, el videojuego te aportará todo lo que necesitas, incluso cuando es evidente que todavía puede mejorarse con mucho más contenido.

¡Llegó el momento de renovar la suscripción de Nintendo Switch Online! Parece que Nintendo ha dado con la fórmula para darle una vida nueva a sus clásicos: primero fue Tetris 99 y ahora le ha tocado el turno a Pac-man.

Periodista especializado
Colaborador de MAPFRE