4 Min de lectura | ¿Eres de los que busca constantemente nuevos retos? Prueba tu habilidad y demuestra de lo que eres capaz superando los videojuegos más difíciles.

La dificultad es un aspecto que muchos jugadores tienen en cuenta a la hora de elegir videojuegos. De hecho, en muchas ocasiones acaba volviéndose una particularidad de una franquicia o compañía, como podría ser el caso de FromSoftware. ¿Eres de ese tipo de jugones? No te preocupes, te dejamos una lista de los videojuegos más difíciles que podrías echarte a la cara.

Este tipo de juegos requiere principalmente de dos cosas: capacidad de aprendizaje y paciencia, ya que posiblemente tendrás que morir cientos y cientos de veces para dar con la tecla de cómo superar los obstáculos. Por desgracia, no todo el mundo disfruta de experiencias así, sino que prefieren meterse de lleno en la narrativa sin tener que estar esforzándose constantemente.

A continuación, te dejamos unas recomendaciones de juegos a tener en cuenta si eres de los que disfruta superando los niveles y rivales más difíciles.

Lista de algunos de los videojuegos más difíciles de pasar

Hotline Miami 2

Fue considerado uno de los mejores títulos de acción de su época. Su jugabilidad era bastante sencilla y su narrativa, un tanto caótica y enigmática —en su primera entrega llegó a romper la cuarta pared—, pero por lo que verdaderamente se hizo famoso fue por su banda sonora y por su dificultad, además de por una estética y un estilo gráfico bastante representativo.

En cada nivel, tenías que entrar en una casa o un piso y matar a todas las personas con las armas que pudieras ir obteniendo. Lo complicado estaba en que morir era muy fácil, tenías que estudiar y conocer el patrón de movimiento de los rivales y analizar la mejor estrategia para pasar inadvertido y obtener ventaja.

Demon’s Souls

Fue el predecesor de la saga Dark Souls y donde se consagró la marca de FromSoftware. Su aura oscura, su minucioso diseño de niveles, el miedo constante de perderlo todo por un enemigo que te pusiera contra las cuerdas, jefes finales que eran poderosísimos y su peculiar gameplay lo popularizaron rápidamente. Fue la guía espiritual de todos los trabajos posteriores.

Nunca en un juego fue tan importante el parry: Demon’s Souls, obligaba a sus jugadores a dominar todas y cada una de las mecánicas de juego si no queríamos morir una y otra vez. Lo complicaba todavía más el hecho de que cada arma se moviera y tuviera efectos diferentes, pero precisamente esa complejidad es lo que lo hizo tan especial.

Cuphead

El estudio MDHR logró congeniar la estética de un juego con su dificultad: el estilo antiguo de Cuphead recuerda a esa época en la que jugábamos en los recreativos dejándonos la paga tras morir cientos de veces. Con la única mecánica de disparar en un mapa horizontal y en 2D, nuestra función era llegar al final del nivel con vida y paciencia, porque nos esperaba un boss que nos lo haría pasar muy mal.

La banda sonora también fue un aliciente, aunque disfrutarlo después de quedarnos pillados en una zona del mapa era muy difícil. No tenía muchas mecánicas de juego, pero no bastaba con dominarlas para ganar.

Super Meat Boy

Fue uno de los primeros indie en demostrarle al mundo que un juego hecho con pocos recursos podía ser igual de bueno o más que un triple A. Este plataformero no tenía más mecánicas que la de pulsar un botón para saltar y agarrarnos a las paredes, que utilizábamos para esquivar los miles de obstáculos que se ponían en nuestro camino mientras nuestro personaje avanzaba.

El juego requería de memoria para recordar los patrones de cada trampa además de capacidad de reacción. Las influencias de Super Mario están por todos lados, a pesar de que su estilo está muy retorcido y no está dedicado precisamente al público genérico.

I Wanna Be The Guy

Otro plataformero, esta vez creado en solitario por Michael O’Reilly, un desarrollador que pretendió crear un homenaje a toda la industria clásica de los videojuegos introduciendo los personajes más famosos de las últimas décadas. Su sistema de niveles es maravilloso, sus trampas nos asolaban en cada frame del mapa, por lo que había que estar atento y saber reaccionar con rapidez.

Solo había tres mecánicas: saltar, moverse lateralmente y disparar, algo que no le restó un ápice de dificultad. Se lanzó justo en la época donde el movimiento gaming en Youtube explotó, algo que le hizo muy popular en la época de 2008.

Blasphemous

The Game Kitchen ha creado una obra del género metroidvania con un marcado carácter español, recogiendo diversos aspectos de la cultura española y retorciéndola para crear una auténtica obra de arte reconocida en todo el mundo. Destaca por su estética y su estilo gore, además de un gameplay muy completo con muchas posibilidades a la hora de configurar el personaje.

El diseño de niveles es un tanto enrevesado, pero los enemigos y los jefes finales son un auténtico desafío que a veces llega a ser muy desesperante y frustrante.

Todos estos juegos te harán pasar horas y horas pensado en nuevas tácticas, aprendiendo nuevas formas de juego, muriendo y reviviendo y, en definitiva, pondrán a prueba tus capacidades, ¿estás preparado?

Borja Díez

Periodista especializado

Colaborador de MAPFRE