4 Min de lectura | ‘The Last of Us 2’ sale triunfador de la gala de The Games Awards 2020 y consigue el ‘Game of the Year’ (GOTY) junto a otras 6 categorías premiadas.

La gala de The Game Awards de 2020 ha sido un auténtico déjà vu de la de 2013: como en aquella de comienzos de la década, The Last of Us ha vuelto a ser el claro ganador, llevándose no solo el premio a Mejor juego del año (GOTY, por sus siglas en inglés), sino que además también ha sido el mejor en otras 6 categorías.

El título de Naughty Dogs repite el éxito de su secuela y se convierte en el videojuego con mejor narrativa, mejor dirección, mejor interpretación (a Laura Bailey como ‘Abby’), mejor diseño de sonido, mejor innovación en accesibilidad y mejor juego de acción y aventuras.

En total, la compañía norteamericana recogió hasta 7 premios con la segunda parte de un título con el que cosecharon bastantes galardones en su momento. En definitiva, ambas obras tienen bastantes elementos en común y, a pesar de que la competencia ha sido ardua, a nadie le ha pillado por sorpresa que las aventuras de Ellie se convirtieran en el videojuego del 2020.

Y una de las grandes sorpresas, más que la cantidad de premios que se llevaron, fue el hecho de que no llevaran una de las categorías que más claras parecían a su favor: la de mejor banda sonora, que se llevó Final Fantasy VII Remake.

El buen trabajo de Gustavo Santaolalla, que volvía a saber leer las necesidades musicales de una producción de videojuegos, ha quedado en segundo plano por culpa del del trío de Square Enix: Nobuo Uematsu, Masahi Hamauzu y Mitsuto Suzuki trabajaron conjuntamente para que la remasterización del clásico se sintiera algo completamente nuevo, y solo tenemos que escuchar Hollow para comprobar que su producción ha sido excelsa.

Final Fantasy VII Remake, el otro vencedor de la noche

Y si The Last of Us 2 fue el que cosechó más éxitos, otros que salieron contentos de la gala fueron los creadores de la remasterización de Final Fantasy VII. Al ya mencionado premio a la mejor banda sonora se le une el de mejor RPG, en el que competía con otros favoritos como Genshin Impact, Yakuza: Like a Dragon o Persona 5 Royal.

Otros videojuegos de los que se tenía esperanza de cosechar algún galardón eran Ghost of Tsushima y Animal Crossing: New Horizons. El primero logró el de mejor dirección artística, que le arrebató a The Last of Us II, Final Fantasy VII Remake y Ori and the Will of the Wisps, que quizá partían con más posibilidades; y el segundo al de mejor juego familiar, otra categoría muy disputada con Mario Kart Live, Fall Guys, Crash Bandicoot 4 o Paper Mario. The Origami King.

Uno de los títulos menos esperados y que más nominaciones logró fue Hades. El rogue-like aparecía hasta en 8 apartados diferentes: de ellos, al final levantó el de mejor juego de acción y mejor indie, una proeza que sabe a poco teniendo en cuenta a todo lo que aspiraba pero que, en contexto, revaloriza aún más el trabajo de Supergiant Games.

Los premiados en el resto de categorías

Dos de las categorías más singulares son las de juegos de impacto y el mejor juego actualizado. La primera valora la capacidad del videojuego de lanzar un mensaje cuyo eco traspase las dimensiones lúdicas y consiga poner en el foco problemas sociales importantes; mientras que del segundo se valora que se haya actualizado lo suficiente como para mantener una comunidad de jugadores bastante grande.

Los vencedores de estos apartados son Tell Me Why y No Man’s Sky, respectivamente: del primero se premió su capacidad para tratar temas como la salud mental, la dificultad de criarse en familias desestructuradas, la superación tras la pérdida de personas importantes. En cuanto al título de mundo abierto, el hecho de haberse sobrepuesto a las críticas de falta de contenidos y haber logrado aumentar las prestaciones que aportó en su lanzamiento.

Y, como no podía ser de otra manera, Among Us también encontró la recompensa a su trabajo. El título, que se puso de moda en verano tras convertirse en la opción preferente de los creadores de contenido, ha sido premiado como mejor juego móvil y mejor juego multijugador.

En el apartado de Realidad Virtual tampoco hubo sorpresas: Half-Life: Alyx fue el ganador.

En mejor juego lucha, la palma se la llevó Mortal Kombat 11 Ultimate, que logró superar a, entre otros, el Street Fighter V: Champion Edition.

El mejor juego de simulación fue Microsoft Flight Simulator y el deportivo, Tony Hawk’s Pro Skater 1+2, la remasterización del clásico juego de PS1 sobre el patinador más conocido internacionalmente.

Donde no hubo ninguna sorpresa fue en las categorías mejor esports y mejor juego debutante: League of Legends y Phasmophobia fueron los premiados, respectivamente.
2020, como ya lo hizo en su momento 2013, deja a The Last of Us como el juego del año. Naughty Dogs parece haber encontrado la clave para construir un juego casi perfecto y que ha arrasado en las categorías en las que estaba nominadas. Su narrativa, su jugabilidad, su música, sus personajes… es difícil encontrar algo donde el título no sea la mejor producción anual.

 

Periodista especializado
Colaborador de MAPFRE