4 Min de lectura | La consola portátil de Nintendo supera la treintena y continúa albergando el tercer puesto de las más vendidas: repasamos sus títulos más notables.

Nintendo revolucionó el mundo de los videojuegos al crear la que sería una de las primeras consolas portátiles más exitosas. Game & Watch, desarrollada a principios de los 80, iniciaría el legado que hoy sustenta la Switch, que sigue batiendo récords de ventas en todo el mundo. Pero la que verdaderamente marcaría un antes y un después fue su descendiente en el árbol genealógico tecnológico: la Game Boy, que este pasado abril cumplió 32 años

Actualmente sigue ostentando el tercer puesto como consola más vendida, con 118,69 millones de copias y solo superada por la PlayStation 2 y la Nintendo DS, según el portal Statista. Sus comienzos no fueron demasiado halagüeños, principalmente porque el resto de consolas de la época de la competencia tenían un hardware mucho más avanzado. Aún así, su batería, la resistencia de los productos con los que habían sido fabricados y los acuerdos de Nintendo con varias desarrolladoras para realizar juegos exclusivos para ésta, la catapultaron pronto a la fama.

Fueron precisamente algunos de sus juegos los que la diferenciaron del resto de opciones y la llevaron a estar en una gran cantidad de casas de todo el planeta. Repasamos cuáles han sido los grandes éxitos de la Game Boy.

Los mejores videojuegos de Game Boy

Tetris

No sería ninguna exageración comparar este juego con la Biblia por la repercusión que llegó a tener: se vendieron en total más de 35 millones de unidades y se lanzó casi a la par que la consola, por lo que cada hogar con una Game Boy tenía, casi con total seguridad, un Tetris. Fue, además, el primero en darle uso al cable link, que gracias a este, permitía la modalidad de multijugador, todo un hito para una consola portátil.

Se trataba de una versión alternativa de la original diseñada por el ruso Alekséi Pázhitnov, que llegó a asegurar que, de todas las ediciones basadas en su entrega, la más fiel y parecida era la de Game Boy.

The Legend of Zelda: Link’s Awakening

Era el cuarto título que desarrollaba Nintendo sobre el héroe rubio. A pesar de que no era rico en mecánicas, como la mayoría de juegos de la época, sí que ofrecía una variedad de posibilidades y su gameplay estaba bastante nutrido para las limitaciones de la consola: diferentes armas, un surtido puzles, así como varios escenarios donde desarrollar los combates.

Es un Zelda muy destacado, precisamente porque no aparecen varios de los símbolos de la franquicia: la princesa, el villano Ganon o la Trifuerza, sino que narra las peripecias de nuestro héroe intentando salir de una isla en la que ha encallado.

Street Fighter 2

Probablemente, el mejor juego de peleas de la consola y el que mejor partido le sacaba al cable link. El lanzamiento se produjo a principios de los noventa para recreativas, pero tuvimos que esperar hasta 1995 para que Capcom desarrollara una versión específica para Game Boy de peor calidad —menos personajes, sin voces, una tasa de fps baja…—, algo comprensible teniendo en cuenta que cada cartucho solo podía alojar 4 megas.

Kirby’s Dream Land

Se trata del título que abrió la veda de una franquicia que todavía continúa siendo uno de los baluartes de Nintendo. No incorporaba todas las mecánicas que después se convirtieron en la seña de la saga, como adquirir las habilidades del monstruo que absorbes, pero sí que contó con su reconocible banda sonora y con la estructura de niveles.

Era un juego que se podía completar en apenas 30 minutos, principalmente para que cualquier público pudiera terminarlo. Como nota curiosa: en Occidente, los anuncios del juego presentaban a nuestro protagonista de color blanco debido a que en el juego aparecía en blanco y negro, algo que corrigieron en títulos posteriores.

Super Mario Land 2

Es el juego más vendido de Mario en Game Boy, superando los 15 millones de unidades. Fue el primero en introducir a Wario, el antagonista. Las diferencias con la precuela son muy notorias: mejores gráficos, mecánicas más completas, más escenarios y enemigos… El juego rompió con el clásico sistema cerrado y lineal de desarrollo, ya que podías elegir cuál era el siguiente mundo que te querías pasar. Por ello, no es extraño que fuera el más pesado y largo de la época, ocupando nada más y nada menos que 2MB.

Donkey Kong Land

A lomos de Donkey Kong y Diddy Kong, teníamos que superar 4 niveles donde los distintos rivales, obstáculos y entornos nos lo pondrían difícil hasta llegar al jefe final, K.Rool. Los coleccionables, un gameplay muy rico que favorecía la movilidad horizontal y vertical y su melodía calaron rápidamente entre los jugadores, que ya hubieran jugado a otro título del famoso gorila o no.

Tanto la duración del juego (6 horas completado al máximo) como la variabilidad entre usar un personaje u otro fueron elementos muy reseñados en la época en la que salió, 1995.

Pokémon Azul y Rojo

Sin menospreciar los precedentes de la ópera prima de la franquicia, Pokémon Azul y Rojo fueron los primeros RPG de masas. En ventas, solo lo superó el Tetris y llegaron a venderse 31 millones de copias en todo el mundo. Fue una de las primeras en exprimir al máximo el cable link, ya que permitía tanto el intercambio de criaturas como el combate.

Fueron el comienzo de una de las franquicias que mayores beneficios económicos y de imagen han reportado a Nintendo. Satoshi Tajiri, su creador, supo recoger el testigo de otros videojuegos adaptando las mecánicas a su propia idea y el resultado es que 25 años después, ésta sigue muy viva.

Periodista especializado
Colaborador de MAPFRE