Inicio/Zona gamers/Noticias/Valorant sigue el camino del ‘cheating’ de CS:GO

Valorant sigue el camino del ‘cheating’ de CS:GO

4 minutos | Las trampas en Valorant se han arraigado más pronto de lo que Riot Games pudo predecir. Ahora, le queda seguir la senda de CS:GO para erradicarlas.

Era obvio que en algún momento tendría que llegar. El cheating, nada menos que las trampas para hacer más fácil la victoria en los juegos, es un fenómeno bastante extendido en los títulos de disparos. Ya le pasó a CS:GO en su día (a todos los Counter, en general) y también lo sufrió en sus carnes Warzone en su salida. Valorant no iba a ser menos, solo que la verdadera sorpresa es que su llegada ha sido más prematura de lo que cualquier empleado de Riot pensase.

El primero en contarlo fue Paul Chamberlain, programador y director del filtro anti-cheats de Riot Games, que dijo a Dot Esports que “era optimista” y estimaban que los cheats aparecerían por primera vez “dos semanas después de la beta”, cuando en realidad fueron solo unos días antes de que empezaran a elaborar el sistema para eliminar esos trucos.

De hecho, todos los que utilizaron algún truco durante el período de pruebas del título no podrán volver a disfrutarlo. “Lo sentimos, no hay una segunda oportunidad para cheaters”, aseguraba el CEO de Riot Games Nicolo Laurent.

Un problema habitual en el género

Con la vista puesta en reforzar el método y el algoritmo que detecta las trampas, Riot Games premia con 100.000 dólares a todos aquellos hackers que sean capaces de burlarlo, para así pulir a la perfección el sistema.

A mediados de mayo, la compañía reportó que había eliminado del juego a más de 10.000 cuentas gracias al sistema Vanguard, que fue tan agresivo que incluso dio problemas a los que no habían reiniciado el ordenador después de haberlo instalado.

Lo que está sufriendo la comunidad de Valorant es bastante común al género de los shooters. Los Counter Strike tienen un auténtico máster en ello, ya que algunos trucos como el apuntado automático (aim bot) o el poder ver a través de los muros llevan utilizándose en los juegos de Valve desde el 1.6.

Todos los algoritmos introducidos por la gigante dueña de Steam acababa con agujeros que los hackers aprovechaban para actualizar los cheats. La solución final fue que la compañía invirtiese en tecnología para crear una Inteligencia Artificial que se adaptase a cada actualización del juego y fuera autodidacta con métodos diferentes para detectarla, estudiando para ello la información sobre todos los partidos y el comportamiento de los jugadores, algo que si bien no ha puesto fin a los trucos sí que ha conseguido eliminarlos en gran parte.

Vanguard y VAC

Precisamente el Valve Anti-Cheat (VAC) es la herramienta en la que Riot se inspiró para su sistema Vanguard. El VAC se complementó con la incorporación del Trusted Launch, otra herramienta suplementaria que actuará como una policía cibernética que analiza todas y cada una de las aplicaciones, documentos y programas que entran en contacto directo o indirecto con el título.

En caso de detectar algo que choca con el programa de buena conducta del juego, se mandaría un aviso a los que lo utilicen pidiéndoles que dejen de hacerlo. Dependiendo de la gravedad del asunto, incluso podrían sancionarlo directamente.

Pero el sistema de Riot Games es aún más potente puesto que este es capaz de introducirse en la arteria de nuestro ordenador, el kernel (núcleo) y el HWID, esto es, el código que identifica a cada computadora.

A pesar de ser más invasivo, su potencia es mayor, lo que a priori la hace más efectiva. De hecho, al atacar directamente a la raíz, la única manera que tiene un hacker o tramposo de volver a Valorant es comprándose un nuevo ordenador o cambiando algunos de sus componentes, un precio bastante caro a pagar por hacer trampas.

Aun así, este sistema también ha generado un intenso debate, trasladable no solo a los videojuegos, sino a la vida en sociedad: ¿es necesario sacrificar una parte de nuestra libertad y privacidad a cambio de mayor seguridad? Chamberlain respondía ante esto que el sistema no funciona mientras no está corriendo el juego y que no consumía recursos, facilitando además la posibilidad de borrarlo o desactivarlo cuando el usuario lo quisiese.

Riot se ha involucrado mucho y se ha mostrado muy transparente para que un asunto muy espinoso como el de la seguridad no llegue demasiado lejos.

Lo cierto es que los tramposos son un desencadenante para generar un sentimiento de comunidad. Los jugadores tienen en común la voluntad de acabar con todos ellos porque no quieren que nadie les estropee su experiencia de juego. Por ello, la mayoría no dudan en denunciar cuándo perciben que alguien hace trampas. Y con el auge de los streamings y la cámara de muerte, identificarlos es cada vez más sencillo.

Los tramposos son jugadores inherentes a todo tipo de juego: ya sean juegos de mesa, deporte tradicional o videojuegos. Será una obligación de la comunidad y las empresas educar a sus jugadores para hacer más atractiva una derrota de la que se puede aprender y poner en práctica mecánicas para el futuro en una victoria con cheats.

 

Periodista especializado

Colaborador MAPFRE

28 julio, 2020|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.