3 Min de lectura | En un ejercicio de imaginación hemos fantaseado con la posibilidad de que las siguientes series de televisión se adapten al género de los videojuegos.

Durante las primeras generaciones de las consolas, era muy habitual ver videojuegos sacados de las películas que acababan de estrenarse en las carteleras. Los mayores ejemplos de esto son el fracasado juego de ET para Atari o los exitosos títulos de Disney para PlayStation 1. Pero nunca lo habíamos pensado en películas o series de televisión que acabaran convertidas en videojuegos de éxito.

Hemos realizado un ejercicio de creatividad y fantasía y hemos creado una lista de unas cuantas series que han tenido una gran acogida en la última década y que, sin embargo, ningún estudio se ha atrevido a hacer de ellas un juego que merezca ser jugado.

Series de televisión que deberían tener su videojuego

El Ministerio del Tiempo

El Ministerio del Tiempo ha sido una de las mejores series españolas de la historia. Su creatividad, el guion y el carisma de sus actores han conseguido que incluso su idea sea exportada a países como Estados Unidos o Reino Unido. ¿Y por qué no aprovechar el arreón y crear su propio videojuego al respecto?

Como punto de partida podríamos tomar Assassin’s Creed, con misiones realizadas en determinados periodos históricos y una trama troncal que gire en la actualidad. Una combinación de acción y aventuras, que es algo a lo que da pie la serie y que, para colmo, también presente modos de juego aprendizaje en los que puedas recorrer los acontecimientos más importantes de la historia con la guía de uno de sus grandes protagonistas. ¡Seguro que sería todo un éxito!

Mr. Robot

Rami Malek ganó el Oscar a Mejor Actor tras dar vida, durante un lusto, al hacker Elliot Anderson, una persona con profundos problemas mentales que hizo frente a una organización que quería aprovecharse del caos de una organización anticapitalista para consolidar su poder. Es el joven “hacktivista” el que, con la ayuda de su grupo, trata de derribarlo.

En realidad, es algo que no se aleja demasiado de lo que hemos visto en Watchdogs, pero, en este caso, nuestro protagonista solo utilizaría el hackeo y armas para perseguir sus metas. Algo que incrementaría su atractivo sería la posibilidad de incorporar mecánicas de toma de decisiones, así como la dirección del grupo de hackers para superar las misiones, como en Genshin Impact o en Final Fantasy Tactics.

Arrow

Se han hecho infinitos videojuegos sobre superhéroes, pero, por lo general, solo sobre los más famosos y los que tienen los poderes más extraordinarios, a excepción de Batman. ¿Y por qué no es posible que exista un título sobre Green Arrow? El ágil arquero del universo de DC ha demostrado tener un arco argumental bastante completo como para llevarlo a un videojuego.

Pensando en un ejemplo similar podría estar el primer Tomb Raider desde el reboot o el Horizon Zero Dawn, del que podría copiar la mecánica de mundo abierto, que tan bien ha funcionado en obras de superhéroes como el último Spiderman. Que DC Cómics tome nota de esto…

Perdidos

El auge de los juegos de supervivencia como Valheim o Rust, entre otros muchos, nos hace pensar en la posibilidad de que estos se combinen, además, con una narrativa compleja y amplia. Y si hay una serie de televisión que nos recuerda a esto es, precisamente, Perdidos, de la que ya existe un juego que fue bastante mediocre para lo que pudo haber sido.

La propuesta que tenemos incluye un juego que no solo tendría atractivo en el apartado jugable, sino que también utilizaría una historia apetecible con constantes giros de guion. Y si, además, existiera la posibilidad de tener finales diferentes, eso lo haría mucho mejor.

El Mentalista

L.A Noire nos enseñó que la novela negra también tiene cabida en el videojuego. Piensa ahora en El Mentalista, una serie en la que un psíquico trabaja al servicio de la policía para utilizar sus habilidades mentales resolviendo crímenes.

El juego partiría, entonces, de mecánicas muy similares: resolver crímenes presentándonos en el lugar, buscando por todos lados y entrevistando a los testigos y acusados para discernir quién miente y quién no.

Periodista especializado
Colaborador de MAPFRE