Inicio/Zona gamers/Noticias/Assassin’s Creed Valhalla: un viaje al mundo vikingo

Assassin’s Creed Valhalla: un viaje al mundo vikingo

4 minutos | Eivor será el guerrero protagonista de Assassin’s Creed Valhalla, que estará ambientado en el mundo vikingo del siglo IX y la invasión de Gran Bretaña. Un juego en el que la recreación histórica volverá a ser uno de los puntos fuertes.

La saga de Assasin’s Creed continúa más viva que nunca. Tras el giro de timón del Origins y su mejorada versión Odyssey, Ubisoft quiere seguir apostando por remarcar el RPG. En Assassin’s Creed Valhalla viajamos a la Europa del norte del siglo IX para vivir en primera persona la invasión de Gran Bretaña por parte de los vikingos. El protagonista será Eivor, que peleará con el rey Alfredo el Grande para conquistar un importante territorio para los pueblos nórdicos.

La recreación histórica volverá a ser uno de los puntos fuertes de esta entrega. A pesar de no tener pretensión de calcar minuciosamente todos los acontecimientos de lo que ocurrió, la simulación de los escenarios y algunas batallas intentará ser muy parecida. Desde Noruega, hemos de visitar los cuatro reinos medievales que conformaban el mundo anglosajón: Mercia, Estanglia, Wessex y Northumbria. Y como ya ocurrió en en las dos entregas anteriores, la mitología tendrá un protagonismo importante.

Ubisoft nos dejará elegir si Eivor es un personaje femenino o masculino, una elección que repiten del Odyssey, solo que aquí se trata de la misma persona, pero con género diferente. La personalización no quedará ahí: podremos modificar el pelo, las marcas de guerra, la indumentaria y la armadura. Y un punto clave narrativo es que la pelea entre Templarios y Asesinos volverá a retomarse y no como mero telón de fondo, sino también como clave en los acontecimientos del juego.

A la conquista de Gran Bretaña

Con la invasión de Gran Bretaña como gran evento histórico que soporta el videojuego, tendremos que ir ganando terreno a manos de nuestro protagonista para ir organizando la revuelta. Aquí toma partido una de las mecánicas principales: las de saqueo. Surcando los ríos repartidos por toda la región y comandando una pequeña columna de soldados, podrás atracar el barco y ordenar a tus soldados que conquisten pequeños asentamientos para nutrirte de suministros para que puedas construir una pequeña colonia.

Para que nos hagamos una idea, será parecida a las batallas del Odyssey: tendremos que eliminar a un determinado número de enemigos hasta desbloquear a los más grandes para que podamos finalizar la misión. Salvo que aquí, además de deshacerte de rivales, también tendrás que destruir edificios y robar tesoros.

Una variante de esta serán los asaltos, en los que nuestro pequeño ejército tendrá que invadir fuertes y derribar las murallas. En estas contaremos con recursos para destruir las compuertas de las construcciones y no dejar ningún enemigo para que podamos conquistarla satisfactoriamente.

Otro de los elementos que se mejoran respecto a sus predecesores son los enemigos. No solo la IA será más inteligente y podrá colaborar entre los diferentes personajes para acabar con tu vida, sino que se ha aumentado el número de perfiles de soldado, cada uno con sus puntos débiles y fuertes y con diferente armamento y forma de combate.

Por todo el mapa verás que también hay determinadas civilizaciones con las que puedes entablar buenas relaciones para beneficiarte de su ayuda o, por el contrario, tener una actitud más beligerante. Todo dependerá de la estrategia que quieras seguir y de los recursos que necesites.

Un título más maduro y congruente

Assassin’s Creed Valhalla será un juego más coherente en su apartado jugable. El protagonista tendrá a su disposición un extenso abanico de armas de las que podrá utilizar dos en combate. Cada una funcionará mejor a partir de la rama de habilidades que decidas potenciar del personaje: más equilibrado, encaminado a golpes duros y potentes, más veloz, defensivo… Y las habilidades no se centran en tres ramificaciones diferenciadas como en el Odyssey, sino que se fusionarán, algo que ya vimos por ejemplo en The Witcher 3.

Tampoco podemos olvidar las mecánicas de sigilo, que tanta importancia tuvieron en los principios de la saga. Eivor es un enemigo público declarado por las instituciones y ha de pasar desapercibido allá por donde vaya. Por ende, es esencial que no llamemos la atención y nos ocultemos entre los habitantes de cada ciudad a la que lleguemos, recuperando así la esencia de lo que popularizó Assassin’s Creed.

Esta entrega quiere ser congruente en la forma de acometer el juego. Las misiones secundarias desaparecen por coherencia con la narrativa: no pega en absoluto que un vikingo invasor ayude a un habitante de un pueblo que quiere conquistar. Con un medjay (Origins) o un mercenario (Odyssey) tenía sentido, pero aquí no.

En su lugar, no habrá solo un hilo conductor importante y subtramas que la complementen, sino que directamente habrá diferentes historias a lo largo del juego que girarán en torno a la vida de Eivor y su misión principal.

Assassin’s Creed Valhalla se lanzará a los principales dispositivos, incluido Google Stadia, el próximo 17 de noviembre. Una vez hayan salido al mercado las nuevas consolas, Xbox One y PlayStation 5, podrás disfrutarlas en estas actualizando tu título, por lo que no necesitarás hacer dos compras diferentes.

Periodista especializado

Colaborador MAPFRE

4 septiembre, 2020|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.