3 Min de lectura | Si vas a renovar tu PC para gaming, uno de los elementos más importantes a tener en cuenta es la tarjeta gráfica. En esta guía te proponemos varios modelos Nvidia o AMD con buena relación precio-rendimiento.

La tarjeta gráfica es el elemento más importante en un PC gaming, ya que de ella depende que tu experiencia con cada partida sea más o menos satisfactoria. Así pues, si estás buscando una tarjeta gráfica que potencie las capacidades gráficas de tu PC, además del precio, debes tener en cuenta la potencia y velocidad, el tipo de memoria y su ancho de banda, el consumo, la refrigeración, la experiencia de usuario, o el software.

Para ponértelo fácil, hemos elaborado una guía con recomendaciones de tarjetas con mejor relación precio-rendimiento para configuraciones de PC gaming, pero también para diseñar o editar imágenes o vídeos, reproducir vídeos en altas resoluciones, etc.

AMD Radeon RX 550

Es el modelo de entrada de la gama RX de AMD, que se mueve en un rango de precios de entre 100 y 200 euros. Está basada en la arquitectura gráfica Polaris, tiene frecuencia de hasta 1206 MHz, 128 bits de bus de memoria, y consumo de 65W. Equipa una memoria de 4GB GDDR5 a una velocidad efectiva de 7000 MHz.

Es una tarjeta gráfica con bajo consumo y que mueve con decencia la resolución Full HD: 1920 x 1080 p, por lo que es una buena opción para equipos que se vayan a destinar a juegos tipo MOBA y competitivos, en general para jugadores casuales y para especializados en esports.

AMD Radeon RX 560

Está basada en la arquitectura gráfica Polaris, tiene una frecuencia de hasta 1275 MHz, el doble de sombreadores que la RX 550, 4 GB de memoria gráfica GDDR5 a 7 GHz efectivos, bus de 128 bits y su consumo es de 80 W. Ofrece una buena experiencia en resoluciones 1080 p siempre que se ajusten los niveles de calidad en función de las exigencias de cada título.

Nvidia GTX 1660

Funciona con una frecuencia de 1730 Mhz overclockeable hasta 1885 Mhz, con lo que podremos jugar a cualquier título en FullHD con los ajustes gráficos en alto. Tiene memoria GDDR5 de 6GB con una frecuencia de 8 GHz, por lo que es muy buena opción para configuraciones de juego con altos niveles de detalle. Tiene un consumo de 120W. Está destinada principalmente para jugar decentemente a resoluciones de 1080 p, llegando a alcanzar buenos rendimientos en 2k.

Nvidia GeForce RTX 2060

Estas tarjetas son muy similares a sus hermanas mayores en cuanto a características, con prácticamente el mismo rendimiento que las GeForce GTX 1070 Ti, por ejemplo. Sin embargo, su precio es más competitivo, lo que hace que sean una opción muy interesante. Además, es uno de los modelos de doble ventilador más baratos.

Basada en la arquitectura Turing, consume 160 W, la frecuencia de reloj de la GPU es de 1365 MHz, y tiene una potencia que alcanza los 1070 Ti, ideal para jugar a una resolución de QHD y 60 Hz en ultra, e incluso a 144 Hz en calidad ultra para los menos exigentes.

Nvidia GeForce RTX 3070 Ti

No destaca por tener un precio económico (ronda los 620 euros), pero es imbatible a 1440 p, siendo la versión más equilibrada del catálogo de Nvidia.

Basada en arquitectura Ampere, mejora la versión GeForce RTX 3070 e incluye memoria VRAM de tipo GDDR6X, la misma que equipan los modelos superiores. Eso sí, a costa de tener un consumo medio de 70 vatios más que el modelo estándar. Tiene 8 GB de memoria local y bus de 256 bits. Diseñada para entregarnos lo mejor de sí misma a 1440 p en cualquier juego.

Nvidia GeForce RTX 3080

La tarjeta de nueva generación de Nvidia promete juegos a 4K con el mejor rendimiento posible. Tienen motor gráfico GA102 Nvidia Ampere, memoria GDDR6X de 10GB, frecuencia de hasta 1710 MHz, un consumo de 350W. Es la opción perfecta para juegos de disparos como Call of Duty: Black Ops Cold War. Si quieres más datos sobre esta tarjeta, en este enlace tienes toda la información.