3 Min de lectura | La familia más famosa de Springfield tiene una longeva carrera televisiva, pero también ha sabido llevar su humor a la industria del videojuego, donde acumula más de 25 títulos. Destacamos los mejores videojuegos de Los Simpsons.

La legendaria familia amarilla hace mucho que llevó su humor a la industria del videojuego. Desde 1991 hasta nuestros días se han lanzado más de 25 títulos de Los Simpsons con géneros tan dispares como el beat’em up o el sandbox.

En este sector, su popularidad ha pasado por diferentes rachas: algunos juegos han pasado al olvido y otros, se han convertido en míticos. Pero todos han intentado llevar el espíritu de la serie a las consolas. A continuación, hacemos un repaso por los que, para nosotros, son los mejores videojuegos de Los Simpsons.

Bart vs The Space Mutants (1991)

La popular serie de Matt Groening llevaba dos años en antena cuando se lanzó el primer videojuego de la franquicia: Bart vs The Space Mutants. Un plataformas un tanto atípico en el que Bart debía enfrentarse a una invasión alienígena utilizando armas tan dispares como su tirachinas, un aerosol de pintura, donuts, o unas gafas de rayos X.

Cada nivel tenía diferentes objetivos que superar y elementos que reunir para poder pasar al siguiente. Técnicamente no era nada del otro mundo, pero su gracia estaba en su compleja jugabilidad. Era tan difícil que muchos no pudieron pasar de la primera pantalla.

The Simpsons Arcade (1991)

Aunque fue el segundo juego oficial de la franquicia, siempre se ha considerado su punto de partida. Un Beat ‘em up para el que Konami tomó varios elementos del Teenage Mutant Ninja Turtles, los disfrazó de la familia amarilla y le dio un tinte más inocente.

Contaba con varios personajes que se podían jugar simultáneamente por cuatro jugadores: Homer, Marge, Lisa o Bart, y cuya misión era recorrer las calles de Springfield dando mamporros para rescatar a Maggie de las garras de Smithers y el señor Burns. En ocasiones, contaban con la ayuda de otros conocidos, como Milhouse o Ayudante de Santa Claus, o simplemente aparecían personajes de la serie, como el abuelo Simpson, Seymour Skinner, Patty y Selma, para deleite de los fans de la animación televisiva.

The Simpsons: Road Rage (2001)

Por aquel entonces Crazy Taxi gozaba de gran popularidad, lo que sirvió de acicate para convertir a la familia Simpson en taxistas. Y ese era el objetivo del juego: subir a los personajes de la serie en el taxi y llevarlos a contrarreloj al destino que indicaran. Y era un gusto poder recorrer las calles de la ciudad en 3D.

También se podía seleccionar el modo historia donde cada personaje tenía un medio de transporte con características únicas: desde camiones, hasta cohetes, naves voladoras, la quitanieves de Homer, etc.

The Simpsons: Hit & Run (2003)

Radical Entertainment decidió repetir varios de los elementos de Grand Theft Auto III (lanzado dos años antes con notable éxito) en un juego de Los Simpsons, y el resultado fue esta maravilla. Una aventura de acción multiplataforma que nos daba la oportunidad de ponernos al volante para recorrer y explorar sin ningún tipo de limitación las calles de la ciudad de Springfield. Debíamos superar las misiones que se presentaban en cada uno de los siete niveles, para lo que teníamos que controlar a la familia Simpson y a Apu.

Un juego divertido, muy entretenido y con buenos gráficos que ha sabido envejecer con bastante dignidad.

The Simpsons Game (2007)

Electronic Arts fue el artífice del que para muchos fue el mejor título de la franquicia de Groening. Un juego de acción y plataformas aparentemente convencional, pero con un buen argumento lleno de guiños a la serie y toques de humor, y un sistema de juego multijugador muy cuidado.

Los personajes disponibles eran Homer, Marge, Lisa y Bart, los cuales debían usar sus habilidades especiales para evitar una amenaza alienígena. A nivel jugable no era la panacea y, aunque en su momento fue criticado por ser muy autorreferencial, lo cierto es que supo sintetizar muy bien el espíritu de la serie, para deleite de sus verdaderos fans. Un juego, como diría el Señor Burns, “excelente”.