4 Min de lectura | ¿Eres de los que disfruta llevando un equipo a la gloria? ¡Descubre todas las novedades del modo carrera de FIFA 22 y cómo sacarle el máximo provecho!

Si hay algo que ha permitido al simulador de fútbol de Electronic Arts ser tan exitoso durante tanto tiempo es su versatilidad: el online, el multijugador, el modo carrera… son varias las opciones que tiene el juego. Y si precisamente algo ha recibido novedades en la última edición ha sido este último: el modo carrera de FIFA 22 incluye varios cambios destinados a hacerlo más inmersivo y realista. ¡Sentirte jugador o entrenador nunca se sintió tan verdadero!

Este modo te permitirá escoger un jugador (real o creado por ti) o un entrenador para forjar tu carrera profesional durante 15 temporadas. Empezarás o bien desde un equipo humilde o, por primera vez, en un club que tú mismo puedas crear. ¡Vive la magia del fútbol en primera persona y cumple tu sueño de convertirte en un profesional!

Novedades

Lo más llamativo es, como habíamos comentado, la posibilidad de construir tú tu propio equipo, algo que se llevaba demandando durante mucho tiempo. Elegirás su identidad, el escudo, la denominación, la equipación, el estadio, tu máximo rival, el poder adquisitivo e incluso la división en la que arranca la competición, sustituyendo a un equipo que tú puedas elegir y que pasará a formar parte de la categoría ‘Resto del mundo’.

La personalización es muy completa: se da la opción de mejorar el estadio y cambiar las camisetas cada temporada, la plantilla se hará de forma aleatoria en función de tu economía y la liga en la que arranques (cada competición tiene una diversidad de nacionalidades distinta y se aplicará una forma para hacerlo realista), los cánticos que se cantarán y en qué momento del partido… Asimismo, en función de tus jugadores, tus prioridades y objetivos en la temporada serán unas u otras.

La carrera de jugador también incluye varias novedades. La primera y, por muy obvia que parezca, es que se nos ofrece la posibilidad de entrar desde el banquillo y no directamente en el 11 inicial, de forma que simule mejor la realidad de los jóvenes canteranos. La relación jugador-entrenador es mucho más importante: este te impondrá unos objetivos que determinarán tu rol en el equipo.

La progresión del jugador será similar a la de un juego de rol. Cada vez que disputes partidos, cumplas objetivos u obtengas buenos resultados obtendrás puntos de experiencia, que harán que aumentes de nivel y puedas conseguir habilidades, de forma que tu futbolista mejore. A diferencia de anteriores entregas, eres tú quien decide qué tipo de jugador quiere ser: técnico, táctico, regateador, con visión de juego, etc.

El apartado gráfico se ha renovado para ofrecer una experiencia fiel. Se han introducido nuevas escenas cinemáticas antes, durante y después del partido. Los traspasos, las presentaciones, las negociaciones con los jugadores y la celebración de títulos se vivirán en primera persona. Los estadios ofrecerán una sensación muy cercana: en partidos importantes, como pueden ser derbis o en los que se disputa un trofeo, la afición ofrecerá tifos y cánticos únicos.

Consejos

La mejor experiencia en el modo carrera es la sensación de crecimiento. Construir una narrativa en FIFA 22 es muy divertido, pero para hacerlo bien hay que empezar desde abajo. Elegir un equipo que ya esté en la máxima división o tenga opciones de ganar el título es aburrido. Comienza con un club (real o creado por ti) que sea humilde e imponte el reto de llevarlo en 4 o 5 temporadas a la competición continental.

Y si quieres cumplir ese objetivo o sobrevivir en tu club lo máximo posible, ten cuidado con tu economía, porque puede ser el motivo de que acabes sin trabajo. Calcula el presupuesto para tus jugadores y ficha con cabeza: a veces es mejor invertir menos dinero en un jugador que comprar a una estrella. Cuida de la cantera y, siempre que puedas, prioriza fichar a jóvenes talentos por encima de nombres contrastados. Contrata a ojeadores y mándalo a diferentes partes del mundo, forjando así una cantera que te aporte jugadores para el futuro.

Mantén la moral de los jugadores alta, aunque para ello tengan que jugar a veces los suplentes. De eso dependerá en buena medida que no tengas ningún contratiempo. Y a la hora de elegir a la dificultad, selecciona una que te ofrezca dificultades pero que no sea una tarea imposible.

Y para unir los dos últimos aspectos, narrativa y proyección de futuro, lo mejor es intentar elegir una nación en la que quieras convertirte en su seleccionador nacional y mandar ojeadores allí para ficharlos para tu cantera. Ve haciéndoles hueco en tu equipo y pule esos diamantes en bruto que te lleven a lo más alto del panorama de clubes y de países. Para ello, no te saltes ningún entrenamiento por aburrido que sea tener que programarlos de forma semanal.

Borja Díez
Periodista especializado
Colaborador de MAPFRE