4 Min de lectura | Mass Effect Legendary es el ambicioso remaster sobre la trilogía original que pone en valor la obra de BioWare y su espectacular universo narrativo.

Vivimos en la época de los remake y las remasterizaciones. Más allá del sano e imprescindible debate sobre si es un recurso fácil o una necesidad para adaptar las grandes obras a las nuevas generaciones, lo cierto es que cada año salen multitud de títulos clásicos acomodados a la era moderna. El último, el Mass Effect: Legendary Edition, una obra que aúna los tres primeros títulos que BioWare lanzó entre 2007 y 2012.

Los remaster son decisiones difíciles de tomar. Si bien puede ser una fuente de ingresos alta para el trabajo que implica, un resultado deficiente o que no cumpla con las expectativas del público no solo devaluará la trilogía original, sino que también pueden enfadar a una comunidad que guarda mucho cariño a una obra que supo sacar a relucir el potencial de los videojuegos a la hora de crear universos narrativos que poco o nada tenían que envidiar a las grandes obras cinematográficas o literarias.
No sería nada pretencioso afirmar que la remasterización está a la altura de las entregas principales. No sólo se ha producido una mejora gráfica evidente que suple muchas de las carencias anteriores, sino que los aspectos más toscos y rudos del gameplay también se han mejorado, como el gunplay o el sistema de conducción. Ha habido ligeros retoques en la mayoría de apartados, pero por lo general es prácticamente lo mismo.

Trama

Lo que continúa intacto del RPG de ciencia ficción es su narrativa, uno de los elementos que ya brillaba con luz propia y que lo sigue haciendo gracias a la caracterización de sus protagonistas y al rico universo en el que se encuadran: las aventuras de Shepard y el resto de tripulantes del Normandía permanecen inalterables. Cada movimiento puede tener un efecto en nuestro escuadrón o en la historia que a veces es difícil de atisbar.

Una característica añadida que se agradece bastante es la posibilidad de que puedas cargar tus partidas de los 3 videojuegos, de forma que podrás revivir la aventura con el mismo personaje con el que la iniciaste: no solo su aspecto físico, también las decisiones que tomaste y que contribuyen al progreso de la historia.

Los principales añadidos: fotografía y sonido

Lo primero que llama la atención es la maravillosa adaptación del juego a las nuevas generaciones. No solo fluye a la perfección a 60 FPS en resolución 4K, sino que las texturas de los personajes han evolucionado de forma pluscuamperfecta, algo que se percibe mejor que en ningún otro sitio en las diversas razas alienígenas. Aunque sigue notándose una herencia de la entrega original en algunas animaciones y en los humanos e incluso en algunas cinemáticas.

Otro de los aspectos que se han mejorado bastante son la iluminación, las texturas, las sombras y algunos efectos especiales. Quizá muchos no lo noten, pero el audio también se ha trastocado. No se trata de que hayan cambiado la banda sonora o los efectos del ambiente, sino que estos se han pulido para que no exista una brecha entre el sonido y la imagen.

Los tiempos de carga de las entregas originales llegaban a ser muy molestos. Si bien en PS5 y Xbox Series X no existen prácticamente, en PC y las versiones anteriores de las consolas se han reducido bastante.

Todo esto unido lucirá a la perfección en el nuevo modo fotografía, en la que puedes inmortalizar los momentos que más te gusten del juego modificado el enfoque, el sombreado y la iluminación para que queden a tu gusto.

Las grandes ausencias: posibilidades de juego

Las posibilidades de roleo siguen siendo las mismas: estaba tan bien desarrollada y atendía a tantos detalles que difícilmente han podido complementarla más. Puedes seguir eligiendo entre focalizarte en la narrativa, en la acción o encontrar un punto medio. Cada pelea que realizas y la forma en la que la resuelves, las líneas de diálogo que eliges o cada decisión que tomas en la economía, las misiones o la personalidad (virtud o rebeldía) del protagonista tendrá un impacto directo en el juego.

Una de las grandes virtudes de la remasterización es la inclusión de todos los contenidos añadidos que se lanzaron a posteriori del lanzamiento de los originales y su encaje natural en la historia. Antes, tenías que esperar a pasarte el juego y acudir a la zona específica para disfrutarlo mientras que ahora aparece de forma natural conforme avanza la trama.

Lo que más se echa de menos, sin duda, es el multijugador de Mass Effect 3, que ha sido completamente eliminado. No han explicado las razones, pero se sobreentiende que la intención era revivir la experiencia principal sin ahondar en sus alternativas.

Mass Effect: Legendary no solo pretende apelar a los nostálgicos que invirtieron cientos de horas en la trilogía original, sino ampliar su comunidad a los jugadores que, quizá por desconocimiento o por ser demasiado jóvenes, no sabían acerca de un completísimo RPG que a día de hoy sigue siendo un referente en la construcción de narrativas.

Periodista especializado
Colaborador de MAPFRE