4 Min de lectura | El clásico League of Legends en versión para móviles ya está disponible en las principales plataformas y cierra un curso magnífico para Riot Games.

2020 ha sido un año redondo para Riot Games: la audiencia de sus competiciones oficiales ha crecido, en solo medio año Valorant se ha convertido en uno de los esports con más proyección de crecimiento y en el último suspiro, la empresa ha lanzado la versión móvil del LoL, League of Legends: Wild Rift, el colofón a un curso en el que la compañía ha vuelto a demostrar que es una de las más importantes de la escena de los deportes electrónicos,
La lista de juegos que prometieron en su décimo aniversario poco a poco se va completando: solo quedan el título de luchas y el Ruined King, el RPG cuyo anuncio oficial coincidió en el descanso de la final del Mundial de 2020.

Jugabilidad

Wild Rift no es ningún port al uso, ya que sería bastante complicado trasladar directamente las mecánicas y la jugabilidad al 100% de los ordenadores a los teléfonos: aún así, su fidelidad es enorme, y más bien se trata de una adaptación que mantiene los puntos esenciales del título de ordenadores.

De acuerdo a la compañía, el título se ha hecho desde 0 con un motor gráfico diferente. De hecho, tendremos que empezar desde el nivel 1 y conseguir, de nuevo, todos los campeones y

aspectos, sin tener oportunidad, al menos de momento, de trasladarlo de un juego a otro.

Los principales cambios del LoL de toda la vida al Wild Rift

Para empezar, la más clara es que no están todavía todos los campeones disponibles, sino que de momento solo hay 47. La buena noticia, a pesar de que empezarás sin ninguno, es que pueden conseguirse fácilmente y no tendrás que invertir la misma cantidad de horas que en el de ordenador.
El primer vistazo al juego demuestra que la intención es claramente llevar la obra a los móviles intentando que sea una adaptación lo más fielmente posible: la interfaz es calcada y la pantalla de carga, también.

Localizaciones

Pero no tardaremos mucho en experimentar los primeros cambios. Y ya no solo en la jugabilidad, sino en los entornos. Las líneas se han alterado, ahora, para uno de los equipos, la botlane es la toplane y viceversa, con todo lo que eso significa: el dragón está arriba y el Baron y el Heraldo, abajo.

Este efecto espejo se hace para que los dedos no nos impidan contemplar el mapa al completo, por lo que todos empiezan desde el lado azul y el rival, en el rojo.

El minimapa aparece en la parte de arriba a la izquierda, ya que las habilidades, las summoners y el joystick con el que nos moveremos ocupan toda la parte de abajo. Y, por supuesto, el tamaño del mapa se ha visto reducido

Respecto a la jugabilidad, ahora lanzar las habilidades será algo más complicado de lo habitual, incluso los autoataques, ya que tendremos que pulsarlos cada instante y, para colmo, apuntar, algo que se hace muy complicado en el principio e incluso difícil de acertar cuando, por ejemplo, tienes varios objetivos próximos: una torre, un campeón y súbditos.

Si simplemente lo pulsas, el ataque irá directamente al rival más cercano, algo que podría dificultar bastante los lasthit. Con las habilidades ocurre lo mismo: si pulsamos una vez, irá en dirección al campeón más cercano, y si la dejamos pulsada, podremos darle la dirección que queramos.

La reducción del mapa —se nota, sobre todo, en la distancia entre torre y torre— y el aumento del ritmo del juego (se sube de experiencia más rápido y la ulti la tienes al nivel 5) están encaminados a evitar que las partidas duren lo mismo que en el ordenador: el objetivo es pasar de una media de 35/40 minutos a una de 15/20, algo a priori bastante asequible ya que todo ocurre a mayor velocidad.

Interfaz de la pantalla de carga de League of Legends: Wild Rift

Riot Games


La tienda
, que tantos quebraderos de cabeza está dando ahora con la última actualización, es bastante sencilla de manejar y, de hecho, puedes configurar tu build para que te aparezcan los objetos en orden y no tengas que indagar sobre ella. Los objetos te aparecen en la izquierda, en la mitad de la pantalla, y solo tendremos que pulsar sobre él para comprarlos.

Requisitos mínimos para jugar al Wild Rift

Estos primeros días desde el lanzamiento, la experiencia se ha visto afectada por momentos de la partida con mucho lag, por lo que más que un buen móvil dependerás de tener un wifi bueno o una conexión de datos óptima. En cuanto al teléfono, hemos probado con móviles que salieron al mercado desde hace 2 años y funciona bien en todos. Estos son los requisitos mínimos:

  • Procesador: 4 núcleos, 1,5 GHz en adelante (32 y 64 bits)
  • RAM: 1,5 GB
  • Resolución: 1280×720

En caso de que tengas un iPhone, cualquiera del 6 Plus hacia adelante es válido. Por lo general, los gráficos se han adaptado bastante bien y el título está optimizado, una estrategia pensada para abarcar el máximo público posible y no reciclar solo los que procedan del título de ordenador. Es más, Wild Rift es incluso más intuitivo y los que lleguen al League of Legends por primera vez podrán aprender bastante con él.

Por lo pronto, el lanzamiento de Wild Rift es un auténtico éxito para Riot Games, aunque la dimensión de este lo evaluaremos pasado un tiempo para ver si League of Legends continúa aumentando el tráfico de jugadores y sus competiciones consiguen llegar cada vez a más gente.

Periodista especializado
Colaborador de MAPFRE