4 Min de lectura | La IEM Katowice 2021 se celebrará en remoto a pesar de que en un primer momento iba a ser LAN. Movistar Riders busca el asalto telemático al Spodek Arena.

Allá por febrero de 2020, Natus Vincere levantó la que fue la primera competición de deportes electrónicos que tuvo que disputarse a puerta cerrada por la crisis del coronavirus. Aunque nadie lo sabía en aquel momento, la IEM Katowice de 2020 no sería el único evento que tendría que tomar medidas estrictas para celebrarse. La ESL ha vuelto a apostar por este clásico de los esports, que se celebrará del 16 de febrero al 7 de marzo, aunque lo hará de forma telemática.

Aunque en un primer momento la organización lo dispuso todo para hacerse a puerta cerrada en el mismo Spodek Arena, la situación internacional ha obligado a hacerlo en remoto, de manera que los amantes del CS:GO, StarCraft II y Warcraft III puedan seguir disfrutando de una tradición en el calendario competitivo aunque sin la magia de ver a los jugadores compartiendo escenario.

Se repartirá más de un millón de dólares entre las tres disciplinas, en la que participarán 24 equipos en el shooter y más de 50 jugadores en los otros dos títulos. Habrá dos representantes españoles en la competición: por un lado, Movistar Riders, que se jugará su pase a la fase de grupos en una previa que lo enfrentará primero contra BIG y después contra el ganador del Team Spirit- Cloud 9; el segundo será Juan Moreno Durán ’Vortix, el quinto en el ranking europeo que se medirá a los mejores jugadores del continente para alzarse con el trofeo.

Movistar Riders ficha a ‘Smooya’

 El tramo final de la temporada de 2020 fue un tanto decepcionante por parte de Movistar Riders, pero el conjunto madrileño hizo borrón y cuenta nueva de cara a la nueva campaña. El 17 de enero, los jinetes arrancaron la ESL European Championship con una idea bastante clara: olvidar lo que pasó el curso pasado y ganarse un hueco en una de las competiciones más importantes del año: la IEM Katowice.

Maestro, Sprout y Endpoint no pudieron con los españoles, que se convirtieron en los campeones del regional europeo justo después de haber dado un golpe en la mesa con el fichaje de un galáctico: el británico Owen Butterfield ‘Smooya’, que lleva desde 2016 compitiendo y cuenta en su palmarés con 2 ESL Premiership y una medalla de plata en la ESL One de Colonia de 2018. Y qué mejor forma que estrenarse en una competición de gran calado que contra uno de sus exequipos: BIG evaluará la adaptación del AWP al equipo de la capital.

Cartel de presentación del jugador ‘Smooya’ con la camiseta de Movistar Riders

Movistar Riders

 

Raquel Esperanza, la team manager de los jinetes, asegura que el británico “es un jugador experimentado, con mucho talento y explosivo, aunque cree que el camino para construir una gran plantilla “es mucho más que la suma individual de habilidades”. “Queremos que siga creciendo junto a nosotros y sea una pieza clave más en nuestro camino hacia lo más alto”, asegura ‘Rachel’.

Aunque la mera participación en un torneo de gran calado no es suficiente, Esperanza reconoce que estar allí “significa que estamos en el camino correcto”. El primer escollo serán los alemanes de BIG y, en caso de ganar, otro coco del torneo. A pesar de encuadrarse contra, posiblemente, los conjuntos más fuertes de la competición, la directora del equipo le quita importancia al asunto y cree que “todos los equipos son fuertes, no veo ningún grupo que esté descompensado”.

La dificultad de jugar en remoto

La mayoría de profesionales está de acuerdo en que competir presencialmente es muy diferente a hacerlo en línea. Y a pesar de que los jinetes han podido reunir a casi todo su elenco en las instalaciones del club para que puedan jugar todos juntos, el equipo seguirá sin contar en persona con su reciente fichaje, que debido a las restricciones de movilidad entre España y Reino Unido ha resultado imposible.

“Cuando estás en LAN tienes muchos factores que los jugadores experimentan”, explica ‘Rachel’, que cita los viajes al estadio, el hecho de que compartas escenario con los rivales, la atención de los medios, la presencia de los seguidores así como “la presión por jugar delante de un público que te ve en directo”.

Aun así, siempre es de agradecer que puedan seguir organizándose estos torneos a pesar de los tiempos tan difíciles que corren.  Durante la mitad de febrero, los amantes de los deportes electrónicos de España tendrán dos grandes razones para seguir muy de cerca la IEM de Katowice: un Movistar Riders que ha empezado el año como un tiro y ‘Vortix’, que tratará de llevar los colores de KPI Gaming a lo más alto del torneo celebrado en tierras polacas. Madrid, en la lucha por la conquista del Spodek Arena online.

Periodista especializado
Colaborador de MAPFRE