3 Min de lectura | La ESL Pro League 13 se resolvió con una batalla espectacular entre Heroic y Gambit, que llegaban sin haber perdido y que se llevó el conjunto danés.

La ESL Pro League es uno de los eventos más seguidos por la comunidad de CS:GO. En ella, se reúnen los mayores aspirantes a formar parte de las competiciones más prestigiosas de la disciplina, por lo que todos los amantes del shooter lo siguen de cerca para conocer quiénes podrían despuntar durante el año.

La temporada 13 ya ha llegado a su fin, tras un fin de semana en el que se decidió quiénes serían los dos grandes clubes que pugnarían para levantar el trofeo. Gambit Esports y Heroic fueron los que lograron sobresalir por encima del resto… ¡y de qué forma lo hicieron!

Ambos conjuntos aterrizaron en la final sin haber perdido un solo enfrentamiento, tanto en playoffs como en fase de grupos, llegando además por la vía rápida al apear del play-in a los otros primeros de grupo: Astralis y Ninjas in Pyjamas, que no fueron capaces de configurarse como una alternativa.

Los rusos salieron airosos de todos sus partidos en el grupo C, donde tuvieron que medirse a equipos de la talla de Cloud 9, MIBR, Na’Vi’ o Furia Esports. Ya en la siguiente ronda, hicieron frente al todopoderoso Astralis y repitieron victoria contra Furia. El aura de superioridad desprendida tras cada serie era aún mayor, por lo que Gambit llegaba a la final con la moral por las nubes, acentuada aún más tras haber levantado la copa del IEM de Katowice.

Algo similar ocurrió con Heroic, que se despojó en el grupo A de Complexity Gaming, FunPlus Phoenix, OG, Big y Renegades de forma aplastante. El resultado final fue similar al de sus próximos rivales: un 7-0 en el montante total de la competición.

La batalla de los imbatidos

Las expectativas de lo que podría verse en la finalísima eran altas. No había ninguna duda de que se trataba de los dos equipos más en forma de toda la competición. Gambit fijaba sus esperanzas en el buen momento de ‘sh1ro’, que lleva un 2021 en un estado de forma superlativo.

El primer mapa empezó por todo lo alto en Inferno. Los rusos entraron al partido más rápido y con mayor seguridad y se pusieron pronto con un colchón de 11 a 4. Pero si algo ha demostrado a lo largo del torneo Heroic es que sabe ser paciente y no se agobia cuando el enfrentamiento se les pone en contra. Al final, consiguieron llegar a la prórroga y ponerse 17-19 en el marcador.

Tras perder, Gambit tenía en su haber la elección de mapa. Seleccionaron Vertigo, en el que se mueven como pez en el agua y consiguieron convertir su conocimiento y experiencia al resultado final, obteniendo un apabullante 16-3.

El tercer mapa es de esos que, por igualdad, tensión y expectación nada tienen que envidiar a los de las grandes competiciones deportivas clásicas. En Train, los dos conjuntos nos regalaron 4 prórrogas, con luchas disputadísimas que hicieron las delicias de los espectadores. Finalmente, los suecos dieron un golpe en la mesa y lo resolvieron con un 28-26.

Gambit necesitaba imponerse si querían llegar al último enfrentamiento. Y aunque empezaron tibiamente el cuarto mapa, donde eligieron Overpass, fueron capaces de templar sus ánimos para aprovechar el buen momento de ‘Ax1le’ y ‘Shiro’ para igualar la final con el marcador de 16-10.

‘CadiaN’, solo contra 4 para levantar el título

El quinto enfrentamiento lo veríamos en Mirage, en el que a pesar del espectacular arranque de Heroic, Gambit consiguió enlazar una buena racha de rondas. Pero todo se resolvió en la vigésimo segunda, con un desenlace que nadie esperaba.

‘Cadian’, armado con un P250, fue capaz de eliminar a los cuatro integrantes del equipo ruso (un clutch en toda regla) que aún seguían vivos. En una jugada de escándalo, el capitán aprovecha pacientemente su posición en el campo para acabar con la racha del equipo rival y obtener el necesario 15-6 para cerrar el mapa, la final y el trofeo.

Gracias al gran nivel colectivo y al resplandor de calidad de su líder, que apareció cuando más lo necesitaban los suyos con la que puede ser la jugada del año, Heroic sella su billete para la BLAST Premier World Final y se lleva a Dinamarca los 200.000 dólares en premios en una competición en la que solo han cedido dos mapas.

Periodista especializado
Colaborador de MAPFRE