3 Min de lectura | La nueva Nintendo Switch OLED es una evolución muy sutil de la original, con algunas mejoras notables, pero poco determinantes. Analizamos las dos versiones.

Nintendo Switch OLED, la nueva versión de la popular consola tiene, a grandes rasgos, una mejora sustancial respecto a la original: una pantalla con tecnología OLED. No es la única novedad, pero lo cierto es que las mejoras han sabido a poco. Te lo contamos.

Comparativa: Nintendo Switch OLED vs la estándar

Nintendo Switch OLEDNintendo Switch original
PANTALLAOLED 7 pulgadas HD (1.280 x 720 px)LCD 6.2 pulgadas HD (1.280 x 720 px)
DIMENSIONES102 mm x 242 mm x 13,9 mm102 mm x 239 mm x 13,9 mm
PESO320 g (420 g con Joy-Con)297 g (399 g con Joy-Con)
ALMACENAMIENTO64 GB32 GB
CPU / GPUNvidia Tegra X1Nvidia Tegra X1
CONECTIVIDADWiFi ac, Bluetooth 4.1 y conexión LAN por cable en la baseWiFi ac, Bluetooth 4.1 y conexión LAN por cable con adaptador
SALIDA DE VÍDEO1.920 x 1.080 px, 60 FPS1.920 x 1.080 px, 60 FPS
SALIDA DE AUDIOCompatible con PCM lineal 5.1Compatible con PCM lineal 5.1
ALTAVOCESEstéreoEstéreo
SENSORESAcelerómetro, giroscopio y nivel de brilloAcelerómetro, giroscopio y nivel de brillo
BATERÍA4,310 mAh (de 4 a 9 horas, y 3 horas de tiempo de carga)4,310 mAh (de 4 a 9 horas, y 3 horas de tiempo de carga)
PUERTOSUSB tipo C, slot microSD, slot cartuchos Nintendo Switch, y jack 3,5 mmUSB tipo C, slot microSD, slot cartuchos Nintendo Switch y jack 3,5 mm
SOPORTEAjustableFijo
PRECIO349,99 euros319 euros

Diseño

Lo primero que se aprecia es que los controles Joy-con y el dock de la OLED son blancos, y que su peso es ligeramente superior.

Lo más interesante y práctico de este apartado es el nuevo soporte ajustable, que abarca casi toda la parte trasera y que permite colocar la consola en diferentes posiciones. La anterior solo nos dejaba ponerla en una posición, algo incómodo sobre todo para jugar multijugador en local.

Pantalla

La nueva consola cambia la pantalla LCD por una OLED, lo que en principio ofrece colores más vivos, negros más puros, un contraste mejor y, en general, una mayor calidad visual. Además, pese a tener prácticamente las mismas dimensiones que la original, la pantalla ha pasado de 6,2 a 7 pulgadas, razón por la cual el bisel es más fino. No obstante, la resolución es, en ambos casos, la misma: HD de 1.280 x 720 píxeles.

Procesador y rendimiento

Ambas consolas comparten el mismo procesador: Nvidia Tegra X1 de 2015, con lo que en el mejor de los casos los juegos se verán a 1080p (Full HD) si la consola está conectada al dock y a 720p (HD), si está en modo portátil. Aquí sigue todo igual, y lo mismo ocurre con la CPU o la memoria RAM. No hay mejoras.

Con todo, la nueva consola sirve para los juegos actuales, pero no sabemos cómo responderá ante juegos que están por venir y que serán más exigentes, ya que es igual de potente que la anterior (por eso no tiene 4K).

Almacenamiento interno

En este apartado si vemos una evolución. Se ha pasado de los 32 GB de almacenamiento interno de la estándar al doble, es decir, 64 GB.

Batería

La autonomía de la batería tampoco registra ninguna mejora. Al igual que la estándar, la Switch OLED tiene una duración de entre 4 y 9 horas y en ambos casos la velocidad de carga es de 3 horas.

Nuevo puerto Ethernet

Una de las novedades más significativas de la nueva Switch OLED es que ahora incluye Ethernet integrado en la base, lo que ofrece una experiencia más estable para jugar en línea. La anterior era compatible, pero hacía falta un accesorio que había que comprar aparte.

Como puede verse, a efectos prácticos, la Nintendo Switch OLED es la misma consola que la estándar, ligeramente mejorada. ¿Merece la pena comprarla? Si va a ser tu primera Switch, sin duda sí, ya que por un precio ligeramente superior tienes una máquina un poco mejor que la estándar.

Sin embargo, si ya tienes la original y te funciona bien, las sutiles ventajas que te ofrecerá la OLED serán eso, muy sutiles. En cualquier caso, recuerda que con el Seguro de Objetos Yip Yop MAPFRE puedes proteger tu consola frente a cualquier imprevisto, con una póliza adaptada a tus necesidades.