4 Min de lectura | Los juegos de mundo abierto ofrecen autonomía al jugador para explorar el mapa, una basta cantidad de contenido y un desarrollo narrativo no lineal.

Los títulos de mundo abierto no están hechos para todos los públicos, aunque cada vez son más populares gracias a la mejora considerable de las capacidades de las consolas. El hecho de ser tan vastos y amplios puede agobiar a muchos jugadores, por eso es importante que todo lo que se incluya sea coherente y no genere pereza al que está a los mandos. ¿Te gustan? Te dejamos un listado completo de juegos de mundo abierto.

No entraremos en consideraciones de si los mundos abiertos son diferentes a los sandbox o los free-roaming, ya que hay diferencias tan sutiles que sería difícil para nosotros defender qué títulos pertenecen a uno y cuáles a otros, además de ser un debate académico que no nos atañe. Sí evitaremos títulos cuya narrativa sea libre y presente al jugador infinitas posibilidades para explotar el contenido, como Terraria, Animal Crossing o Minecraft.

Lista de mejores juegos de mundo abierto

Elden Ring

El último gran éxito del género. Hidetaka Miyazaki combinó todo lo que aprendió de sus obras anteriores y las juntó en una fórmula perfecta. Las Tierras Medias conforman un mapa gigantesco en el que encontraremos una misión, un NPC con el que hablar o intercambiar mercancías en cada rincón.

Como buen RPG, las posibilidades son casi infinitas: y no solo hablamos de construir el personaje, sino también de desarrollar la historia y darle el final que creemos que se merece. Es un firme candidato a Game of the year 2022 y el primer Soul en convertirse en mainstream.

Assassin’s Creed Valhalla

Uno de los mapas más grandes de la franquicia, al menos el que más tierra tiene de todos. Su ambientación es maravillosa y las mecánicas de combate son muy simples, aunque divertidas, por no hablar de las invasiones de aldeas, necesarias para obtener mejores materiales y lugares donde parar a descansar.

Sus entornos están muy bien construidos —la saga sabe hacerlo a la perfección—, el contenido es más variado que su predecesor. Y hay muchos vikingos.

Forza Horizon 5

No queríamos que todos fueran RPG y este título de conducción es de lo mejorcito fuera del género, permitiéndonos disfrutar de las maravillosas vistas de México. La única mecánica posible es conducir, pero teniendo en cuenta que hay hasta 11 biomas que afectan de forma diferente a la conducción y que el catálogo de coches es enorme, tienes diversión para rato. Además, tendrás que conseguir varios coleccionables para aumentar tus reservas de vehículos y superar carreras de infarto.

Fallout 4

A nivel técnico y gráfico es un juego un tanto mediocre, pero la historia y el gameplay consiguen hacernos olvidar los múltiples errores en esos aspectos. Cada paseo por El Yermo nos depara una nueva aventura, incluso cuando pensábamos que hablando con ese personaje aleatorio no te aportaría nada.

Sus mecánicas de crafteo y de construcción de bases encajan a la perfección en el título, con amplitud de objetos y materiales que nos encontraremos en cada expedición, además de con la variedad de enemigos a los que hemos de derrotar con estrategias diferentes. No apto para los que no están dispuestos a echarle muchas horas.

Marvel’s Spider-Man

Supo captar a la perfección uno de los grandes deseos de los fanáticos del héroe arácnido: moverse como él en una ciudad gigantesca y prevenir todos los posibles desastres que veas en tu camino. La narrativa es entretenida y el sistema de combate, divertido. Además, puedes personalizar las habilidades de Spiderman a tu gusto conforme subes de nivel. El mapa es gigantesco y te ofrece un sinfín de contenido en cada esquina. Todo esto le ha permitido postularse como uno de los mejores juegos de superhéroes de la historia.

The Division 2

Uno de los puntos más disfrutables de este título es que puedes jugarlo tanto solo como en cooperativo (el sistema de clanes es genial y tiene muchas recompensas). La historia está llena de clichés, que se compensan por una jugabilidad muy dinámica y frenética y una fidedigna representación de lo que sería una Washington postapocalíptica.

The Legends of Zelda: Breath of the Wild

Revolucionó el género de mundo abierto no solo aprovechando esa autonomía en la exploración de un mapa amplio, sino dándole también al jugador la libertad de cómo avanzar en la historia y dejando que sea él quien decida cómo explotarlo, con tímidas señales que escondían misiones o lugares que a priori parecían ocultos.

Tiene centenares de detalles realizados con mucho mimo y un sistema de combate muy entretenido. La premisa del juego es básica: te da la menor información posible para que seas tú el encargado de interpretar lo que ocurre y puedas perderte por los confines del mundo buscando una respuesta.

Borja Diez Periodista Videojuegos
Borja Díez Jiménez
Periodista Especializado en Freelance | Web

Periodista especializado en videojuegos, eSports y anime. Amante de la política, el fútbol, el voley y la filosofía. Más parecido a Shinji Ikari que a Vegeta y con la misma determinación que Viance en Imán.