4 Min de lectura | Aztech Forgotten Gods nos lleva a un futuro donde el imperio azteca sobrevivió y culmina su revolución tecnológica con peligrosas máquinas de guerra.

El ecosistema empresarial de los estudios de videojuegos en Latinoamérica y Centroamérica continúan creciendo, a pesar de que su desarrollo en comparación a Occidente ha sido inferior. Aún así, los estudios pequeños demuestran que el talento y la creatividad ayudan en parte a compensar la falta de recursos. Un ejemplo reciente de ello es el mexicano Lienzo, que ha demostrado con Aztech Forgotten Gods que pueden hacer grandes títulos sin los mismos medios que una gran compañía.

Y lo primero que llama la atención es que abandona los lugares comunes de la cultura occidental para construir una distopía con los orígenes de su civilización, la azteca. En el juego visitamos un Imperio azteca que, lejos de perecer ante los conquistadores españoles, aún sobrevive en el presente y avanza en la carrera militar tecnológica hasta el punto de construir unos robots gigantes que se han realizado con las piedras de la arquitectura local.

De esta forma, pasado y futuro se dan la mano dando como resultado un estilo que, aunque pueda generar recelos, llama la atención por ser una apuesta única. Y eso que todavía no hemos mencionado que la acción se desenvuelve al son de una guitarra eléctrica.

Aztech Forgotten Gods: peleas con gigantes aztecas robóticos

Disponible para PS4, PS5, PC, Xbox One, Xbox Series X/S y Switch, el título bebe de varios grandes referentes: la estética y el desarrollo recuerdan a Shadow of the Colossus; su sistema de combate es parecido a Gravity Rush; y su estilo gráfico, a Beyond Good & Evil.

El protagonista es Achtli, una joven cargada de rabia e ira tras la muerte de su padre, que se embarca en una aventura con su madre para buscar un guantelete antiguo que acabe con la liberación de los dioses ocultos. Esto deja a una futurística Tenochtitlán en peligro, a la que hemos de defender enfrentándonos a los gigantes: tras acabar con cada uno de ellos desbloqueamos una serie de recuerdos —te suena, ¿verdad?— acerca de nuestro pasado y del artefacto que lo desató todo.

Los combates son brillantes y, sobre todo, muy verticales, gracias al desplazamiento que nos ofrecen los guanteletes. Esta no será la única habilidad que tenga: iremos consiguiendo y mejorando conforme consigamos objetivos o completemos las pobres misiones secundarias.

Los combates finales se sienten muy únicos, ya que cada uno de los 6 bosses tienen mecánicas especiales, con puntos débiles que has de ir descubriendo por tu cuenta mientras vuelas alrededor del enemigo dándole una paliza con tu guantelete gigante. El punto débil son el resto de rivales, que son tan sencillos que acaba siendo aburrido enfrentarse a ellos y acabaremos por evitarlos en la medida de lo posible. Hay ciertos errores en cuanto a las animaciones y a la hitbox de los enemigos, pero es algo que arreglarán en futuras actualizaciones.

Uno de los principales edificios de Tenochtitlán, la ciudad principal del juego

https://bit.ly/3P5Voq3
Fuente: Lienzo

La narrativa es otro de sus puntos controvertidos: la historia es muy original. Es digno de admirar que se base en los principales símbolos de su pasado y abraza a la perfección ese moderno estilo ‘cyberpunk’, pero el exceso de cinemáticas acaba lastrando su dinamismo y se difumina su singularidad.

¿Merece la pena jugar a Aztech Forgotten Gods?

En nuestra opinión, . En mayúsculas. Porque todos sus múltiples errores nacen de la base de que se trata de un estudio pequeño y humilde y de que son muchas más sus virtudes que sus defectos, por mucho que estos últimos suenen más.

El modelado 3D nos ha fascinado: los gráficos no son de última generación, pero es una decisión coherente con ese anhelo de satisfacer nuestra nostalgia. Su apartado sonoro es muy bueno, por no hablar del jugable (el combate aéreo es muy singular), que aunque no es perfecto, sí que funciona bien. La historia tiene su qué, pero nada que te chirríe los oídos. La historia principal dura 4 horas aproximadamente, por lo que, si te empeñas, puedes terminarlo en una misma tarde.

Si te gustan los juegos independientes por ese plus de creatividad que suelen ofrecen por encima de los Triple A, la propuesta de Aztech Forgotten Gods satisfará tus necesidades. No es descartable que Lienco añada actualizaciones con más contenido, sobre todo en lo que respecta a la ciudad principal, un mundo abierto que se siente algo vacío y que tiene un potencial enorme.

Borja Diez Periodista Videojuegos
Borja Díez Jiménez
Periodista Especializado en Freelance | Web

Periodista especializado en videojuegos, eSports y anime. Amante de la política, el fútbol, el voley y la filosofía. Más parecido a Shinji Ikari que a Vegeta y con la misma determinación que Viance en Imán.