2 Min de lectura | Corría el año 1997 cuando Carmaggedon salía al mercado con una combinación de malas críticas y violencia desaforada. Descubre por qué fue tan mítico aquí.

Carmaggedon es el primer videojuego de una serie de tremenda violencia gráfica producida por Stainless Games y editada por Interplay y SCi, que se lanzó hace casi 20 años, en 1997. Pronto se hizo popular, debido a los –para la época- gráficos realistas y por su estética de película insertada en el videojuego, algo nada explotado entonces. Su impacto fue tal que no sería nada sorprendente encontrar reminiscencias de Carmaggedon en exitazos de hoy como Driver o Grand Theft Auto.

Todo un clásico

Muchos recordarán cómo desde la posición 99º, tenían que ir surcando el asfalto de urbes, minas y ciudades fantasma, tratando de conseguir puntos de alguna manera: completando todas las vueltas de la carrera, destrozando el resto de vehículos, o atropellando hasta la muerte a todos los peatones y animales a la vista. Evidentemente, estas dos últimas opciones suscitaron el escándalo que le valió la censura en algunos países como Reino Unido, ya que los atropellos estaban representados de una manera muy viva para lo que eran los videojuegos en aquella época. Por todo ello, no se ganó la certificación que la productora había pedido de antemano y tuvo que modificar algunos detalles.

En muchos lugares, Carmaggedon sustituyó a los simples peatones por zombies con sangre verde, y en Alemania en concreto, se cambiaron por robots que sangraban aceite.

El realismo no se limitaba a los atropellos, sino que también era la primera vez que se incluía una cámara interior en la que se muestra la cara de sádico del conductor, Max Damage (hombre con un coche lento aunque resistente) o Die Anna (mujer con un coche veloz, aunque fácilmente destruible). Lo vivo de las imágenes no se limitaba a sus caras, sino que también eran capaces de vomitar.

La evolución de los videojuegos ha hecho posible que hoy día pocos jugadores realmente jóvenes encuentren este videojuego escandaloso, pero lo cierto es que en su día sentaría un precedente que hoy muchos diseñadores y creadores recogen. La violencia, lamentablemente, es un frecuente hecho en nuestras vidas, y también en las digitales: por eso, los Seguros del Hogar MAPFRE ofrecen coberturas de Protección Digital y Borrado de Huella Digital.