4 Min de lectura | Los amistosos de Francia y España estos pasados meses han evidenciado el gran ‘engagement’ que generaría una competición de selecciones nacionales de LoL.

El deporte es una de las herramientas de cohesión principales de los países contemporáneos. Citas como la Eurocopa o los Juegos Olímpicos reúnen en bares y salones de casa a grupos de amigos en todo el planeta, haciendo que espectadores que no son tan asiduos en consumir competiciones deportivas se animen a hacerlo ante la magnitud de la cita. En League of Legends (LoL) hemos visto pequeños destellos de esto, pero los torneos de selecciones son todavía una cita pendiente para Riot Games.

El MOBA es un éxito de masas y se ha convertido por méritos propios en el deporte electrónico principal de la industria. La compañía ha cedido los derechos de explotación a empresas de cada país para que sean ellas las encargadas de organizar los torneos nacionales, por lo que hay ligas profesionales repartidas en los confines de la tierra.

Lo que verdaderamente echa de menos la comunidad es una competición internacional con las selecciones de los mejores países. Esto lleva planteándose desde que League of Legends se profesionalizó, pero Riot todavía no ha dado el paso adelante necesario para ello. Es un debate que se renueva cada año, sobre todo cuando hay otras disciplinas deportivas que están celebrando un torneo de ese calibre, como es el caso de la Eurocopa de fútbol o la Liga de Naciones de voleibol.

Si bien es cierto que la compañía tiene bien atada a la audiencia, como lo ejemplifica las constantes ganancias de espectadores cada temporada salvo algunas excepciones, lo cierto es que necesita un empujón para llegar más lejos todavía. Y qué mejor que un torneo donde afloren los sentimientos nacionales y de pertenencia para afianzar a su público.

Datos de audiencia de un mundial de naciones de League of Legends

Los más de 10 años de competiciones de League of Legends ya ha generado un clima de rivalidades, donde destacan principalmente Europa contra Norteamérica y Corea contra China. Hay también algunas importantes a nivel de clubes, como podría ser la de Fnatic y G2 o Fnatic y SK, el clásico, por poner ejemplos a nivel europeo.

La idea de los torneos de LoL de naciones sería heredar conflictos sanos y deportivos de otras disciplinas deportivas. El mejor exponente podría ser la prueba que hizo Ibai Llanos, que organizó dos amistosos de los mejores jugadores de Francia contra los mejores de España, encuentro que a pesar de no ser oficial se vivió como tal: el caster alcanzó en su directo la cifra media de 118.900 espectadores y un pico de 207.200, datos muy buenos y que denotan la fuerza que mueven los países.

Dos aficionadas de G2 sostienen carteles animando a sus jugadores

https://bit.ly/3xjV9xB

Si llevamos eso a un contexto competitivo más serio, con narrativas más completas que giran en torno a estas rivalidades y a la consecución del trofeo, el resultado podría ser cifras mucho mayores que podrían llevar al League of Legends a convertirse en el centro de la atención mundial durante un tiempo.

Qué selecciones participarían en el torneo internacional de LoL

Riot Games lleva un tiempo contemplando esta posibilidad. La difícil organización hace que su existencia requiera de un largo estudio. La primera vez que hablaron oficialmente de esto fue a finales de 2019, cuando reconocieron que estuvieron planteándolo y que quizá a finales de 2020 pudiéramos tener las primeras reuniones oficiales. La irrupción del coronavirus y la obligada reorganización de todo el circuito lo ha retrasado.

Otro de los problemas sería el cuándo. Es habitual escuchar a los profesionales quejarse del escaso tiempo libre que tienen y de lo apretado que es el calendario. Temporada de primavera, de verano, Mid Season Invitational, All Stars, Mundial… apenas hay un par de meses para que pueda disputarse. Una de las soluciones sería acortar los torneos existentes o eliminar alguno de ellos: no sería ningún exceso que cada 2 o 3 años, el MSI se suspenda para poder albergar dicha cita.

El tercer problema es quién tendría la potestad para alzarse como representante oficial de un país ante la ausencia de federaciones nacionales. Lo normal sería pensar que esta recaería sobre las mismas compañías que tienen los derechos de explotación de organización y retransmisión de los torneos, pero sería un entramado burocrático de ardua resolución.

La gran pregunta sería: ¿qué países participarían al más alto nivel? No hay dudas respecto a dos gigantes: China y Corea del Sur, las grandes potencias. A nivel europeo, los que más papeletas tendrían serían los países nórdicos, Alemania y Francia.

En cuanto a España, podría ser una auténtica incógnita, ya que apenas más de una decena de jugadores nacionales han competido en las mejores competiciones. Aun así, podría quedar un equipo lo suficientemente apañado para pugnar contra las más grandes. Si se celebrara ahora, el liderazgo de ‘Elyoya’ sería una gran baza.

Sea como fuere, no debería pasar demasiado tiempo hasta que Riot Games se pronuncie de forma oficial acerca de la organización de torneos de selecciones nacionales. Las marcas, los jugadores y el público serán los grandes beneficiados de una fórmula que triunfa en las disciplinas competitivas clásicas.

Periodista especializado
Colaborador de MAPFRE