4 Min de lectura | Nicalis acaba de lanzar la última edición de The Binding of Isaac, Repentance, que incluye tantas novedades que parece un título nuevo en sí mismo.

El tiempo pasa volando. Este 2021, el aclamado roguelike The Binding of Isaac cumple una década desde su lanzamiento, un título que se desarrolló sin ninguna pretensión de convertirse en un éxito de ventas pero que por su estética singular, su narrativa peculiar y su gameplay simple, pero completa y divertida, acabó haciendo del juego uno de los indies de la década pasada, ayudando a redescubrir al género. La obra contará ahora con una nueva edición: Repentance.

Se trata de la cuarta expansión tras Rebirth, Afterbirth y Afterbirth+, una hoja de ruta que ha permitido, gracias en parte al componente de rejugabilidad que tiene la obra, a que siga disfrutándose igual que desde el primer día.

Su publicación este pasado marzo se ha dado tras severos retrasos, pero tras ver el resultado final, está más que justificado: 130 nuevos objetos, capítulos y jefes de sala, más de 100 enemigos, 2 personajes jugables, 5 retos, más de 5.000 diseños de sala exclusivos y hasta 100 logros son las principales novedades que podemos ver en el título.

A pesar de que muchos lo consideran un DLC, la cantidad de contenido añadido y el hecho de albergar nuevos trazos en la historia del protagonista permiten que llegue a configurarse como una verdadera secuela. De hecho, si algo destacamos de este es que ha convertido a The Binding of Isaac en un título completamente nuevo, no solo por los cambios estéticos, sino también por los jugables.

Un roguelike al que jugar con una guía a mano

Con esta última edición del famoso título desarrollado por Edmund McMillen tienes dos opciones: o juegas con un análisis a mano que te permita conocer las funciones de todas las nuevas armas y objetos y que te refresquen la memoria de los antiguos o bien tendrás que ir dando palos de ciego. Con todo lo que se ha añadido hasta ahora, el juego cuenta con:

  • Más de 700 objetos
  • Aproximadamente 22.000 diseños diferentes de habitaciones
  • 20 finales a los que llegar a partir de diversos caminos
  • 17 personajes seleccionables
  • 300 enemigos de sala
  • 125 jefes de nivel

No es de extrañar que incluso los que cuenten con más de 100 horas de juego acaben perdiéndose. Esa es en parte una de las esencias del juego: ninguna partida acaba sintiéndose igual que la anterior, por lo que uno difícilmente se aburrirá a causa de la monotonía.

A pesar de que los personajes seleccionables nuevos son solo 2, el hecho de que hayan introducido alteraciones al resto de la plantilla que ya estaba a nuestra disposición provoca que, de facto, parezcan muchos más. Es decir, tendrás a tu disposición tanto la versión clásica de los personajes como las nuevas, que sufrirán cambios tanto visuales como lúdicos.

Por no hablar de que el DLC además ha alterado el metagame con diversos ajustes a mecánicas centrales, algo que acentúa a que se sienta como un título nuevo. No solo contarás a tu favor con nuevas armas, sino que con estas podrás realizar combinaciones de ataque que te atraparán hasta que llegues a dominarlas. Esto, junto con las mejoras gráficas y sonoras ha acentuado esa sensación de estar frente a una obra completamente nueva.

Uno de los nuevos jefes finales de The Binding of Isaac

https://bit.ly/2Qf2WNe

 

Jacob y Esau y Bethany, los nuevos personajes

Los dos añadidos más llamativos son, sin lugar a dudas, los nuevos jugadores. Por un lado tenemos al dúo inseparable Jacob y Esau, que funcionan como uno solo; y por el otro, a Bethany. Ambos son desbloqueables, por lo que no lo tendrás de inicio, sino que tendrás que superar una serie de retos para incorporarlos a tu plantilla.

Jacob y Esau es uno de los más singulares de los existentes. Tendrás que manejar a ambos, aunque podrás dejar a uno de los dos quieto mientras mueves el otro a tu antojo. Eso sí, ten cuidado: en caso de que uno pierda toda su vida, el otro también. Desbloquearlos es tan sencillo como derrotar a la madre con cualquier otro personaje.

Obtener a Bethany es algo más complicado: tendremos que derrotar el Corazón de Mamá en modo difícil con Lázaro sin perder una vida. Esta cuenta con un recurso único: cargas de alma, que obtendrás al recoger corazones de alma y corazones negros. Este te permitirá activar el objeto incluso cuando este no está totalmente recargado. Eso sí, al no poder hacer pactos con el diablo por la limitación de su vida (no puede buffarse con corazones de alma y oscuros), las posibilidades de que salgan ángeles y diablos es mayor, haciéndole una jugadora solo apta para expertos.

 The Binding of Isaac: Repentance será una excusa para volver a disfrutar del que para muchos fue el primer indie. Pasen los años que pasen, las lágrimas de Isaac seguirán despertándonos la misma sensación de felicidad y diversión que el primer día. Y eso que su historia no es precisamente muy alegre…

Periodista especializado
Colaborador de MAPFRE