3 Min de lectura | Visualmente es una joya, su jugabilidad es entretenida y el diseño de niveles es retador: Silt es un plataformero indie que recuerda bastante a Limbo.

Hubo un tiempo donde los juegos indie eran completos desconocidos, un género todavía por descubrir del que muchos recelaban. Uno de los títulos que más nos hizo cambiar de opinión fue Limbo, un maravilloso plataformas con puzles cuya narrativa —y más aún el desenlace— enmudecieron a los que lo tenían frente a la pantalla. Silt retransmite a simple vista las mismas vibraciones que él, desmarcándose rápidamente de lo que podría considerarse una copia burda.

La obra de Spiral Circus Games nos llevará a una abrumadora experiencia bajo el agua, tan angustiosa como brillante. El juego está desarrollado en blanco y negro, algo que no lo hace más simple, más bien al contrario, ya que sabe jugar a la perfección con su estilo monocromático y todo parece estar incluido de forma meticulosa.

Y lo mejor de todo es que estará disponible en todas las plataformas: PS4 y PS5, Xbox One y Series X/S, Switch y ordenador. La originalidad que destila tanto su plano jugable como el estético es más que suficiente para llamar la atención de todo el que se acerque a él.

Silt, un precioso viaje submarino lleno de puzles

El protagonista del juego es un buzo anónimo que cuenta con un peculiar poder: es capaz de manejar a su gusto las criaturas marinas, las cuales ha de utilizarlas para resolver los puzles que aparecen como obstáculos para avanzar por el nivel.

Cada animal tendrá características únicas que hemos de aprovechar para encontrar una solución a los rompecabezas: deberás usar tu ingenio para saber de qué forma utilizarlos, aunque suelen ser muy intuitivos y no excesivamente complejos. Hemos de saber jugar bien nuestras cartas si no queremos acabar como alimento de los peces.

Los puzles en sí mismos destacan por su disposición y por su originalidad, aunque la dificultad no es su fuerte. Su magia reside, precisamente, en lo bien que encaja con los entornos de los niveles, con la profundidad de campo y con la perspectiva, así como con los tonos negros y blancos. El problema es que en cada nivel manejamos a los mismos animales, por lo que el factor sorpresa se diluye pronto.

El abismo marino está repleto de peligros y, en realidad, no sabemos qué hacemos allí ni por qué hemos de seguir buceando: el personaje aparece encadenado y el título arranca con los versos de un poema. De hecho, cada vez que terminamos un puzle accionamos una cadena de una máquina de la cual no sabemos nada en absoluto: avanzamos de forma lineal en cada zona del mapa para despejar las dudas.

El buzo de Silt, en mitad de 3 bestias marinas

Fuente: Spiral Circus Games

El problema es que Silt no sabe aprovechar al máximo uno de sus puntos fuertes: la ambientación de los mapas. La belleza de sus entornos nos obliga a fijarnos con detalle en todo y eso podría haberse aprovechado aún más incluyendo algún coleccionable u otro sistema para volver a zonas anteriores.

1¿Por qué jugar a Silt?

Los desarrolladores indie han de jugar bien la baza de la creatividad para compensar su falta de presupuesto y atraer rápido la atención del público. Y la obra de Spiral Circus Games lo hace a la perfección, y no solo por su evidente parecido a Limbo: su atmósfera te envuelve desde el primer momento y sabe generar esa sensación de inquietud por sus zonas oscuras, estrechas y repleta de peligros. Por no hablar de su taciturna banda sonora y lo agobiante que es no saber nada al respecto de por qué estamos allí o para qué estamos haciendo todo eso.

Es cierto que acaba volviéndose algo monótono, pero siempre acaban encontrándose motivos de sobra para seguir avanzando, como la curiosidad de cuál será el siguiente animal que podremos manejar y qué será capaz de hacer.

Silt es un juego recomendado sobre todo para aquellos amantes de los plataformas y los puzles. No es largo, está disponible en muchas plataformas y su precio es asequible: puede ser esa excelente atracción veraniega que en el futuro recordarás con nostalgia.

Borja Diez Periodista Videojuegos
Borja Díez Jiménez
Periodista Especializado en Freelance | Web

Periodista especializado en videojuegos, eSports y anime. Amante de la política, el fútbol, el voley y la filosofía. Más parecido a Shinji Ikari que a Vegeta y con la misma determinación que Viance en Imán.