4 Min de lectura | Cualquier amante de los juegos de estrategia y gestión de sociedades se preguntará si es mejor Humankind o Civilization, ¿qué diferencia a ambos?

Civilization es una de las grandes joyas del género de estrategia ‘4X’ y gestión de sociedades. Que es un referente es innegable, han pasado 30 años desde su primer lanzamiento y se ha convertido en una de las franquicias más notables, hasta el punto de ser la influencia de muchos títulos de la escena. El pasado 17 de agosto se lanzó Humankind, un videojuego que parte de la misma esencia y, desde entonces, el debate se ha ido alimentando más y más: ¿es Humankind mejor que Civilization?

La pregunta, en principio, es imposible de responder, ya que dependerá en buena medida de cuáles son tus preferencias como jugador, aunque la esencia es muy similar: estás al control de una sociedad (en este caso, la humanidad), y, por turnos, has de ir progresando poco a poco en diferentes aspectos: social, militar, político, económico…

Las comparaciones son odiosas y, la mayoría de veces, un tanto injustas. Aun así, es necesario tener una idea clara para poder hacer un buen juicio de valor, por ello, a partir de las mecánicas del Civilization vamos a describir a Humankind y serás tú quien decida que entrega te gusta más.

Principales diferencias entre Humankind y Civilization


Como en Civilization, en Humankind encarnamos a una personalidad encargada de dirigir al pueblo con el objetivo de progresar y desarrollarse. Eso sí, en esta ocasión no elegimos un personaje histórico predeterminado, sino que es totalmente personalizable, tanto en el plano estético como en sus características, que se basan en 3 estadísticas en función de 10 tipos de arquetipos:

  • Fortalezas: bonificaciones para potenciar aspectos tan variados de tu sociedad como la ciencia, el ejército o la economía.
  • Arquetipos: el desarrollo del comportamiento de tu sociedad.
  • Prejuicios: muy similar al anterior, pero llevado a cómo influirá la IA (inteligencia artificial) en el desarrollo de tu civilización: si tiende a ser un inconformista, un guerrillero, si le gusta mantener una misma cultura hasta el final….

En Civilization puedes marcar una serie de objetivos para terminar la partida o jugar hasta llegar al límite. En Humankind la victoria la marca la puntuación de la fama, que se consigue de forma diferente en función de la partida, aunque suele haber una serie de puntos clave como la construcción de maravillas. De esta forma, podríamos considerar que su desarrollo no es tan lineal (conseguir una serie de objetivos de investigación), sino que tienes diferentes maneras para avanzar de una era a otra.

La forma de avanzar también es muy diferente. En CIV imponías un gobierno que tenía una serie de objetivos prefijados y que trabajarían para llegar a ello, mientras que en esta nueva obra eres tú quien, a través de las acciones que lleves a cabo vas marcando los resultados.

Otra gran diferencia la encontramos en el plano cultural. En la obra de Sid Meier el tipo de cultura no puede cambiarse cuando se evoluciona de era, algo que sí puede ocurrir en Humankind, que es bastante más personalizable y puede amoldarse mejor al jugador.

Mapa de Humankind con diferentes accidentes geográficos y varios ejércitos desplegados

Fuente: Amplitude Studio

Sistema de combate de Humankind

El sistema de combate es donde más afloran las diferencias, ya que en Civilization es muy simple en cuanto que el resultado se mide simplemente por la fuerza de los ejércitos, sin que puedas actuar de algún modo para cambiar su transcurso.

Empecemos por el principio, para combatir has de asegurarte de que tienes el beneplácito de tu población, además de entrar a valorar si te sale a cuenta por la cantidad de puntos de diplomacia y ventajas que hay en juego. Tu medidor de diplomacia deberá mantenerse alejado de 0, o la guerra acabará obligándote a declarar la paz y zanjando todas las batallas.

En la obra recién creada de Amplitude Studios los enfrentamientos en campo abierto nos llevan a otro ángulo del mapa en el que el ejército que ataca debe acabar con todos los miembros del enemigo en 3 minutos.

Podrás crear pelotones formados por diferentes tipos de unidades. Antes de comenzar la batalla, has de colocar en el tablero a estos grupos, que tienen un número determinado de movimientos para situarse en la mejor posición de combate. Cada unidad tiene una habilidad diferente que influye en el combate, tanto como tu posición sobre el terreno y los accidentes geográficos.

Otro tipo de combate es el de asedio, enfocado en la conquista de ciudades. Son batallas más duraderas, ya que puedes optar por una estrategia muy ofensiva como cortar el contacto con el exterior de la ciudad y matarla de hambre o utilizar unidades de asedio para abrir las murallas y capturar la bandera, la forma en la que se decide la victoria.

Como ves, la forma de combatir es profundamente más compleja que en Civilization, aunque a la larga quizá se acabe volviendo un tanto pesado. Se trata de juegos que, aunque su esencia es lo misma, la forma de ejecutarlos es muy diferente. A pesar de ello, si ya has jugado a Civ, adaptarte a Humankind no será ningún problema.

Periodista especializado

Colaborador de MAPFRE