4 Min de lectura | El título, con un destacado estilo visual de ‘anime’ y disponible para ordenador, PlayStation y móviles, ha causado furor a pesar de no haberse acabado.

Cuando se anunció, llamó más la atención por las denuncias de su parecido a Zelda: Breathe of the Wild que por su posible jugabilidad. Pero tras su lanzamiento, Genshin Impact se deshizo rápidamente de las críticas a base de trabajo y apuesta por la gratuidad y la amplia disponibilidad de dispositivos para jugarlo: es posible correrlo tanto en PlayStation 4 y ordenador como en Android e iOS.

A priori, puede resultar extraño que un título comparta crossplay con móvil y PS4, pero su desarrolladora, miHoYo, ha estado los últimos 8 años trabajando solo para móviles (Guns Girlz es uno de los muchos ejemplos) y no ha querido dejar atrás a su público más fiel.

Lo mejor de todo es que la versión final del juego está lejos de llegar: la compañía ha asegurado que todavía tienen mucho contenido en recámara para ir perfilando el juego y que todavía hemos de esperar bastante tiempo para poder verlo al completo.

Así, uno de los grandes reclamos de los usuarios, que es un multijugador cooperativo más variado y rico que el actual, acabará llegando tarde o temprano.

De hecho, para poder disfrutar jugando con nuestros amigos hemos de obtener el rango de aventura 16, y las opciones, de momento, son muy limitadas, porque no podemos progresar en la historia principal ni trasladar algunos progresos del mundo de los amigos al nuestro.

Precisamente, esto es uno de los aspectos que más está limitando la explosión del videojuego: por ahora, solo podremos hacer secundarias y adentrarnos en algunas mazmorras con el grupo.

Todo sobre Genshin Impact

Genshin Impact es un RPG en el que tenemos a nuestra disposición un gran elenco de personajes (30, de momento) que podemos incluir en nuestro grupo manejable de 4 héroes con un estilo de combate único que funcionará mejor o peor dependiendo de los rivales que tengamos enfrente.

Cada uno tendrá un arma y un elemento característico (viento, fuego, agua, tierra, naturaleza, electricidad y hielo) que influirá no solo durante las peleas, también cuando nos aventuremos a explorar la inmensidad del mundo abierto.

No manejas a los 4 personajes a la vez, sino que solo estará uno y podrá ir cambiándose con inmediatez, por lo que una buena combinación te permitirá hacer ataques conjuntos.

A pesar de ser un free-to-play, el título sabe incitar muy bien a que los usuarios acaben cayendo a sus micropagos: subir de nivel con los personajes y adquirir nuevas habilidades es vital, pero si no cuentas con un arma potente, apenas servirá de nada.

Y las armas se consiguen de forma aleatoria: la única manera de obtener la que tú quieres es pasando por caja. Ocurre igual con los personajes: si estamos cansados de que nos toquen algunos repetidos o de rareza baja, al final acabaremos tentados de pagar.

En principio, los combates, que son en tiempo real, son simples y fáciles de entender. Tendrás a tu disposición varias habilidades y ataques básicos o cargados que tendrás que combinar con las del resto de personajes así como con el entorno, que también puede influir en cada enfrentamiento.

La suma de varios elementos hará que los ataques sean mucho más potentes, algo que al principio no te hará falta porque la dificultad es baja pero conforme vayas subiendo de nivel será necesario. Porque otro de los secretos del juego es que lo que en un principio parece un paseo, poco a poco se va complicando.

El sistema de desarrollo de personajes es excelente. El nivel máximo es el 100, aunque puede llegar a subir niveles de 20 en 20, algo que se agradece teniendo en cuenta que manejamos hasta 4 personajes a la vez.

En algunas ocasiones, nuestra progresión estará limitada y tendremos que encontrar objetos de ascensión, que se consiguen tras vencer a rivales duros de roer, superar las mazmorras o fabricarlos a partir de determinados materiales. Esto permite que, a pesar de que el escalón de subida de niveles es elevado, la tarea para hacerlo sea un auténtico reto y nos obligue a invertir tiempo y esfuerzo.

Las armas y armadura también tienen niveles: estas pueden mejorarse para aumentar sus prestaciones con materiales que podemos obtener destruyendo otras armas. A estas se les pueden sumar artefactos que les permitan reducir el cooldown de las habilidades, el daño básico o la velocidad de ataque.

Un mapa extenso… que todavía está incompleto

El lugar donde nuestros personajes merodean se conoce como Teyvat, que por ahora solo cuenta con dos regiones principales: Liyue y Mondstad. MiHoyo ya ha confirmado que querrían llegar hasta los 7 territorios, pero por el momento los que están son más que suficientes ya que son amplísimos y tienen vastas zonas donde perderse.

Y los entornos están muy bien logrados, con una calidad gráfica que asombra y que impresiona a partes iguales.

Estas regiones tienen a su vez diferentes zonas con sus misiones secundarias específicas que en muchas ocasiones nos veremos obligados a hacer si no queremos quedar por detrás de los bichos y de las misiones de la historia principal o para conseguir nuevas armas u objetos de gran rareza.

Además, para llegar a algunos lugares hemos de escalar, planear o nadar, algo que nos requerirá gastar la barra de energía y con lo que hemos de tener cuidado si no queremos quedarnos colgados en mitad del viaje.

Para recuperar la resistencia, simplemente tendremos que cocinar los alimentos que recojamos por el mapa en zonas destinadas a ello.

Genshin Impact ofrece una gran cantidad de horas de diversión: su jugabilidad, su estilo gráfico y la personalización de los jugadores , unido al hecho de ser gratuito, han sido los ingredientes principales de un cóctel de éxito que todavía podría mejorarse más si cabe: aún queda mucho contenido por llegar para consolidar su comunidad.

Periodista especializado
Colaborador de MAPFRE