4 Min de lectura | El tirador sueco ‘Rekkles’, uno de los mejores del mundo, abandona Fnatic y se convierte en el sustituto de ‘Perkz’ tras una gran gestión de ‘Ocelote’

Si hay una posición que ha centrado los focos en el mercado de fichajes del League of Legends a nivel europeo, ese ha sido el tirador. Todo sucedió de forma muy rápida, pero los que son para muchos los dos mejores del continente, dejarán de competir entre ellos: Luka Perković ‘Perkz’ abandona G2 tras 5 años compitiendo en ella y su sustituto será Martin Larsson ‘Rekkles’.

Los ninjas han vuelto a hacerlo: tras la marcha de uno de sus baluartes, han visto en su máximo rival continental el lugar donde pescar su sustituto. La ley no escrita de los máximos rivales en otros deportes tradicionales no se sigue en el LoL, aunque en este caso el beneficiado es siempre el mismo: primero fue el medio, Rasmus Borregaard ‘Caps’, el que cambió el amarillo por el negro, y ahora es el sueco el que lo hace, tras un Mundial en el que demostró seguir estando entre los mejores del mundo en su posición.

Pero no fue un fichaje buscado desde hace tiempo. Más bien, se trató de un movimiento para suplir a uno de los baluartes de la marca G2: ‘Perkz’, que se ha cansado de jugar en la botlane, quería volver a la línea en la que empezó a competir.

Dada la imposibilidad de conjugar a los dos talentos en un mismo equipo, los ninjas se vieron obligados a buscarle un acomodo al jugador que más le ha dado desde el nacimiento de la organización.

‘Perkz’ nunca habría fichado por Fnatic

El movimiento lógico habría sido que ‘Perkz’ y ‘Rekkles’ intercambiaran equipación, ya que Fnatic necesitaba un golpe de timón para recuperar al que era el baluarte de su club: de esta manera, ambos equipos intercambiarían a sus jugadores franquicia.

Pero los planes de Carlos Rodríguez ‘Ocelote’, el dueño de G2, eran otros: “Sería muy ingenuo pensar que puedes construir al mejor club del mundo que pelea por trofeos dejando que los demás te ataquen”, aseguró en el programa The Crack Down.

El español lo tenía claro: no quería dejar de ninguna manera que uno de sus mejores puntas de lanza, con el que por cierto guarda una estrecha amistad, se marchara a su mayor rival.

Los motivos no solo son deportivos, también financieros: “Para construir el negocio necesito darle la seguridad a mis sponsors, mis inversores, de que mi organización es la número 1 (…) y por eso no puedo darle a mi mayor competidor lo mejor que tengo de mí”, explicaba.

Salir de Europa era una decisión que el jugador croata no tenía entre sus preferencias, por eso salió la oportunidad de crear un “super equipo europeo”, una plantilla que trataría de mirar de tú a tú a los dos grandes dominadores del panorama europeo: Vitality y Misfits estuvieron en conversaciones para juntar un elenco de estrellas entre las que estarían ‘Alphari’, ‘Trick’, ‘Perkz’, ‘Upset’ y ‘Hilissang’, de acuerdo a las palabras de Carlos Rodríguez.

Era la única alternativa de que este no abandonara el continente, y, ante la imposibilidad de llevarla a cabo, la LCS se convertiría en el único destino posible.

Un traspaso galáctico para un jugador estrella

El valor de mercado de ‘Perkz’ rondaba los 4 millones de dólares y había pocas organizaciones que pudieran afrontarla. Entonces, salió la posibilidad de Cloud9, un equipo importante en la escena norteamericana y que se lanzó definitivamente a acometer un fichaje con el que pretenden lavar la imagen de la región en las mejores competiciones internacionales.

Entre medias de todos esos movimientos, surgió una bomba: ‘Rekkles’ había rechazado la oferta de renovación de Fnatic y se convertía en agente libre. El sueco lo tenía claro, quería aprovechar la oportunidad de competir con G2 y cumplir uno de sus sueños: ganar el Mundial de 2021.

Es, precisamente, lo que también le movió a su ahora, de nuevo, compañero ‘Caps’. “Con tiempo, el juego cambió, mi vida cambió… mantenerme en el mayor escenario, en el mayor torneo, levantar el trofeo mientras la audiencia me observa”, aseguraba en el vídeo de su presentación.

Y el tirador lo tiene claro: aunque la gente pensara que se iba a quedar en Fnatic para siempre, se siente “preparado para un nuevo reto y agradecido” por todo lo que le han dado. Y esa motivación y esas ganas son las que han generado el que ha sido el fichaje de mayor revuelo en Europa: y una vez más, es Fnatic el que sale peor parado, que se ha visto desprovisto de grandes reclamos para satisfacer a sus seguidores y volver aspirar a conseguirlo todo de cara a 2021. Y todo, después de un Mundial en el que se quedaron a un suspiro de eliminar a los favoritos…

Periodista especializado
Colaborador de MAPFRE