4 Min de lectura | Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin es una precuela alternativa al primer juego de la saga que sorprende por su peculiar y caótico gameplay.

2022 no es un año cualquiera para Square Enix: la compañía japonesa celebra el 35 aniversario de una de sus sagas más importantes, Final Fantasy. ¿Y qué mejor forma de homenajearla que seguir agrandando su leyenda? Esa es una de las principales razones del nacimiento de Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin, en el que se repasan los acontecimientos anteriores a la primera obra de la franquicia, ambientada en un universo paralelo.

Y siguiendo la estrategia de los últimos títulos, este ha llegado a todas las consolas a excepción de la Nintendo Switch y sin que haya ninguna exclusividad temporal. El encargado de desarrollarlo es el estudio Team Ninja, que es el tercer Final Fantasy que hace, además de los Dissidia, y que se acerca más a los remakes del FFVII o al FFXV, que abrazan mecánicas del hack’ n’ slash que a los clásicos de combates por turno. De hecho, es muy similar a Nioh, uno de los grandes éxitos del estudio.

El resultado final deja una enorme brecha entre amantes y detractores del título. No hay término medio: la fórmula resultante de su gameplay, narrativa, lore y gráficos hace que sea un videojuego muy peculiar que se aleja bastante de su idiosincrasia, construido en base a más de 3 décadas de trabajo.

Lo mejor y peor de Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin

Donde más brilla el título es en su sistema de combate, bastante completo y con la posibilidad de adaptar al protagonista al estilo de lucha que más nos llame la atención. Y salir victoriosos de ello no será nada sencillo, porque son muy complejos y saber cuándo atacar es igual de importante que saber cuándo defenderse. Y esto, en batallas donde todo sucede muy rápido es complicado de realizar. Para los ataques no hay límites, pero a la hora de defendernos tenemos una barra de estamina que, cuando se acaba, nos deja al descubierto.

Si temes morir una y otra vez no te preocupes: puedes ajustar la dificultad en función de cómo la vayas viendo. De hecho, más de un usuario ha llegado a calificarlo como el Dark Souls de Final Fantasy, ya que muchos jefes finales son un auténtico dolor de muelas. Eso, sumado a la cantidad de información que hay que leer en cada momento, complejiza bastante. Un aspecto que recuerda mucho también a esta saga son los niveles: no hay mucha información de qué camino tomar o de los secretos que tiene, así que está en nuestra mano explotar al máximo las posibilidades que nos ofrece.

Además de personalizar la profesión y habilidades del personaje, también podrás incorporarle los accesorios que más te convenzan, una tarea ardua teniendo en cuenta que serán cientos las opciones que tengas.

Otro de los aspectos más agradecidos del juego es el multijugador: puedes realizar alguna misión acompañado de 2 amigos más, eligiendo qué personajes van a escoger y la dificultad de la tarea. Esto lo hace aún más atractivo ya que, si para jugar tú solo puedes no sentirte atraído a seguir, hacerlo con uno o varios compañeros te permitirá seguir avanzando.

HUB repleto de habilidades mágicas e información en Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin

https://bit.ly/3vJ38Xi
Fuente: Square Enix

Al hilo de lo anterior, es posible que encuentres muchas trabas para terminar la historia. A pesar de lo entretenido que es el sistema de combate, el diseño de niveles no es muy allá —aunque homenajean de forma evidente a las grandes obras de la franquicia—, pero lo peor de todo es su narrativa: los personajes no tienen carisma, no terminas por empatizar con ellos y, para colmo, la trama no parece tener demasiado sentido y a veces es verdaderamente ridícula.

¿Merece la pena jugar a Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin?

Si te gustó Final Fantasy XV y los remake del VI, no hay motivos para pensar que no disfrutarás con esta entrega. Es cierto que cuesta acostumbrarse al caótico hub y a los barrocos efectos visuales del combate, pero las peleas son verdaderamente entretenidas y el árbol de progreso de las habilidades son bastante buenas, además de que cada oficio te permitirá adaptarte a diversas formas de pelear.

Los gráficos no son muy destacables, pero si te chirrían mucho las malas historias, sufrirás mucho con este juego, ya que no terminas por comprender la motivación de los protagonistas y estos te parecerán insulsos. Lo jugable, además de los easter eggs de los niveles, ayudan a eclipsar este apartado.

Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin es uno más de los varios spin-offs de la serie principal. Es entretenido y desafiante, pero no profundiza más allá de todo esto.

Borja Diez Periodista Videojuegos
Borja Díez Jiménez
Periodista Especializado en Freelance | Web

Periodista especializado en videojuegos, eSports y anime. Amante de la política, el fútbol, el voley y la filosofía. Más parecido a Shinji Ikari que a Vegeta y con la misma determinación que Viance en Imán.