4 Min de lectura | Si estás buscando una experiencia más inmersiva y placentera mientras juegas, estos proyectores gaming te ayudarán a traspasar la pantalla.

Si hay algo que no puede faltar en una habitación de juego es un proyector gaming, si bien es cierto que hay monitores modernos que mejoran la fluidez y nos hacen sentir muy cómodos jugando, no hay nada como una pantalla enorme que nos permita disfrutar al máximo ¡y meternos de lleno en la historia que estamos viviendo!

Lo que estás buscando es un proyector para llevar tus partidas, tanto solo como con amigos, a otro nivel. Te dejamos a continuación una lista con las mejores recomendaciones del momento para que elijas la que mejor se adapte a tu bolsillo y a tus necesidades.

Proyectores para gaming

Antes de seguir leyendo, es necesario aclarar que no todo lo que ofrece un proyector es positivo. Si bien es cierto que la imagen que se muestra es de un tamaño mucho mayor y la inmersión mucho más efectiva, pero, por el contrario, la calidad de los colores, los brillos y las sombras no es tanta como podría ser la de un monitor de alta gama.

Además, puede tener input lag, esto es, que pasa más tiempo de lo que debería entre que realizas un movimiento en el mando y se traslada a la pantalla. Aun así, merece mucho la pena si puedes tener ambas a tu disposición y son muchas las alternativas que resuelven este problema.

Optoma UHD35

No solo tiene un input lag ínfimo de 4,2 milisegundos, sino que ofrece una imagen prácticamente idéntica que la de los mejores monitores del mercado, con capacidad de resolución de 4K y una relación calidad/precio excelente.

Ronda los 1.050 € y merece bastante la pena. Gracias a sus características, te permite incluso poder conectarlo de día, sin miedo a que la luz solar desgaste la calidad de imagen. Representa los colores a la perfección y basta con ponerlo a 3 metros de la pantalla para poder alcanzar las 100 pulgadas.

BenQ TK800M

Si estás buscando calidad, pero tu presupuesto no es tan elevado, esta podría ser la mejor opción posible. Por alrededor de 715 € encontrarás en él un proyector gaming que alcanza la resolución 4K y 8,3 millones de píxeles, por lo que no tendrás que preocuparte de la calidad de los colores.

Otro de sus puntos fuertes es el brillo, la escala de contrastes y la optimización de imágenes, que hacen que todos los detalles del videojuego luzcan con la máxima fidelidad posible. ¡Como si de una sala de cine se tratara! Es pequeño y fácil de transportar y permite corregir el efecto trapezoidal de estos dispositivos cuando se colocan en sitios descentrados.

ViewSonic PX701HD

¿Andas corto de cables en tu habitación? Esta opción podría ser interesante: además de conectarse a tres baterías AAA y facilitar bastante su instalación y transporte (pesa muy poco), tiene un precio bastante suculento para aquellos que no pueden gastar tanto. Por alrededor de 500 € contarás con un proyector que alcanza la resolución de 1920 x 1080 y un brillo bastante decente.

Tiene un input lag de 17 milisegundos, una cifra excelente para su precio y que te meterá de lleno en las partidas gracias a su buena representación de colores y su fluidez.

OPTOMA GT1080Darbee

Si piensas que el tamaño importa, ¡este monitor debe ser tuyo sí o sí! A una distancia de solo metro y medio es capaz de proyectar 140 pulgadas un tamaño bastante considerable que lo hacen perfecto para interiores. Tiene un input lag generoso de 16 milisegundos, casi imperceptible para el ojo del ser humano.

Por alrededor de 800 € te estarás garantizando un proyector que tiene un modo específico para juegos de forma que aumenta al máximo sus contrastes y relanza los colores vivos, por lo que no deja escapar ningún detalle. No tiene resolución 4K, pero sí alcanza HD de forma nítida y con una tasa de refresco de 144 Hz. No podrás encontrar nada más suave y natural por ese precio.

Acer Predator Z650

Si tu presupuesto no tiene límites y buscas la crème de la crème del mercado, no encontrarás nada mejor que este: por alrededor de 1.050 € contarás con un proyector con un diseño impresionante, un contraste sobresaliente y un input lag de 14 segundos. A pesar de no contar con resolución 4K, sino HD (1920 x 1080), sabe transmitir con mucha fidelidad la calidad de la imagen de un monitor, gracias a su característica ColorPurity que utiliza la mayor gama de colores posible.

Emite muy poco ruido y tiene tres modos que adaptarán el tipo de videojuego a la pantalla: más oscuro, más claro y más optimizado. Y gracias a su kit wireless no será necesario conectar ningún cable al ordenador o consola, tranquilo, ¡esto no ocasionará ninguna pérdida a la calidad de la imagen! Tiene bluetooth para conectar a este cualquier tipo de dispositivo de sonido. ¡Con sus 100 pulgadas podrás percibir hasta el aleteo de una mosca!

Está claro que si decides comprar un proyector gaming le vas a dar mucho uso, por ello lo mejor es que cuentes con el Seguro de Objetos Yip Yop MAPFRE y lo protejas ante cualquier riesgo accidental.

Borja Díez
Periodista especializado
Colaborador de MAPFRE