4 Min de lectura | PS5 se lanzará el 19 de noviembre, con 2 ediciones: la habitual, con lector de discos por 499€; y una alternativa que solo corre juegos digitales por 399€.

Sony acaba de hacer oficial la fecha de lanzamiento de su nueva PS5 y el precio al que saldrá al mercado. Como novedad, la consola saldrá con dos ediciones: la habitual, con lector de discos, que costará 499€; y una más barata que solo permite disfrutar videojuegos digitales, por 399€. Estará disponible a partir del 12 de noviembre en USA, Japón, Canadá, México, Australia, Nueva Zelanda y Corea del Sur, mientras que al resto del mundo llegará el 19 de noviembre.

Entre las principales novedades del dispositivo se encuentra la inclusión de un SSD muy potente que irá a 5,5GB por segundo y una CPU y GPU (que llega a los 10,28 Teraflops) mucho más potente respecto a su predecesor que además tendrá un rendimiento variable dependiendo del momento gracias a su modo boost: sus 3,5GHz y 2,23GHZ, respectivamente, podrán ayudarse la una a la otra en momentos donde una requiera de mayor potencia que la otra.

Precisamente estas son las características que más han llamado la atención: los profesionales aseguran que ahora se podrán crear mundos abiertos mucho más potentes y grandes, además de que se reducirán los tiempos de carga. Según un gráfico realizado por Sony, el tiempo de carga entre una generación y otra es espectacular: mientras que la PS4 tardaba 20 segundos en cargar 1GB, la nueva consola tardará menos de un segundo en cargar 2GB.

Estas son en concreto las características técnicas de PS5:

  • CPU: 8 núcleos Zen 2 a 3.5GHz
  • GPU 10.28 teraflops, 36 CUs a 2.23GHz
  • Arquitectura de la GPU RDNA 2 a medida
  • Memoria/Interfaz 16GB GDDR6/256-bit
  • Ancho de banda de la memoria 448GB/s
  • Almacenamiento 825GB SSD a medida
  • IO 5.5GB/s (Puro), 8-9GB/s de media (Comprimido)
  • Ampliación de almacenamiento Slot NVMe SSD
  • Almacenamiento externo Compatibilidad USB HDD
  • Lector óptico 4K UHD Blu-ray

Potencia gráfica PS5

Uno de los ámbitos que se verá muy mejorado será el apartado de sonido. El sistema Tempest Engine hará posible formular sonidos más reales y presentes y que sean mejor localizados en los entornos, esto es, se adaptarán en función de dónde se sitúe su fuente de emisión. La fórmula buscará apelar a la sensación de presencia y localidad, según destaca la compañía.

De esta forma, siguiendo el ejemplo que puso Sony en su presentación, dos gotas de agua similares no tienen por qué emitir el mismo ruido. Esto es lo que se conoce como sonido 3D: la PS5 ofrecerá sonido surround 7.1, en la que verdaderamente nos sentiremos inmersos en el videojuego con casi todos los sentidos, no solo el visual, y podremos diferenciar varios tipos de sonido a la vez, así como su procedencia.

La idea principal es que este sistema funcione con cualquier tipo de auriculares estéreos y que, con el paso del tiempo los altavoces de las pantallas y las barras de sonido se adapten a estas nuevas posibilidades técnicas.

El arquitecto jefe de PlayStation 5, Mark Cerny, ha confirmado que todas las características del hardware están destinadas a adaptarse a las nuevas tecnologías de desarrollo y diseño, como el ray-tracing, técnica que permite implementar luces, sombras y reflejos mucho más realistas.

Una de las metas principales de la PS5 será alcanzar los 8K de la forma más fluida posible, además de los 4K a 120Hz. Lo cierto es que esto llevará tiempo, ya que los profesionales tendrán que adaptarse a las técnicas y posibilidades venideras, y no todos los juegos podrán hacerlo. Lo más probable es que solo los títulos exclusivos de la consola puedan explotar al máximo todas las nuevas características debido a que los multiplataforma deberán adaptarse al mínimo para que funcione a la perfección en todos los dispositivos en los que salga.

La memoria SSD, la clave

Uno de los elementos más destacables será, sin duda, su SSD. Es un aspecto que se diferenciará bastante de sus predecesores, permitiendo cargar 2GB en 0,25 segundos, es decir, que tendrá una velocidad de 5,5GB por segundo sin estar comprimida y hasta 9GB cuando sí lo esté. Los 16GB de la RAM, por su parte, solo tardarán 2 segundos, algo que mejorará bastante el rendimiento de esta PS5.

Lo último en anunciarse fue el mando, conocido como “DualSense”, que tendrá tecnología háptica que aportará una mayor sensibilidad a las acciones de la pantalla para que la inmersión en el juego sea total. Los gatillos tendrán adaptadores que permitirá sentir la acción de la partida: tensar un arco, recargar una pistola… cualquier movimiento del personaje se sentirá como propio.

No solo se buscó la ergonomía en el controlador—que ahora combinará el color negro y blanco—, sino que incorporará además un panel táctil y un micrófono que se combinará con el sistema de audio Tempest Engine. La duración también duplicará a la de su predecesora, que solo duraba 4 horas sin cargar y fue una de las principales críticas de los jugadores.

Periodista especializado

MAPFRE