4 Min de lectura | Tanto si quieres aprender programación como si ya eres un experto en la materia, la Raspberry Pi te proporcionará lo que necesitas. Te contamos todo lo que debes saber sobre este ordenador monobloque del tamaño de una tarjeta de crédito.

¿Quieres crear tu propio proyecto tecnológico desde cero a un coste económico? Si la respuesta es sí, te interesa conocer qué es Raspberry Pi: un ordenador del tamaño de una tarjeta de crédito sin disco duro, carcasa, monitor, teclado o ratón.

Solo es una placa, pero su simplicidad, su flexibilidad, la multitud de accesorios compatibles y su bajo coste lo han convertido en un preciado objeto de deseo para millones de usuarios en todo el mundo.

¿Qué es la Raspberry Pi?

La Raspberry Pi es una serie de ordenadores de placa reducida de bajo coste desarrollado por la Fundación Raspberry Pi de Reino Unido con el objetivo de democratizar la tecnología.

Se trata, básicamente, de una computadora monobloque, con una sola placa de circuito impreso compuesta por un SoC de arquitectura ARM de bajo consumo y buen rendimiento, memoria RAM, varias salidas de vídeo, conector jack de 4 polos (en algunos modelos), puerto ethernet, lector de tarjetas, varios puertos USB y una gran cantidad de conectores GPIO. Vamos, un dispositivo completo en sí mismo que nada tiene que envidiar a un PC al uso.

Con el desarrollo de esta sencilla placa, la Fundación Raspberry Pi pretendía promover la enseñanza de informática en los colegios y universidades de Reino Unido, pero acabó siendo más popular de lo que se esperaba: sólo seis meses después de su creación se habían vendido más de 500.000 unidades.

Desde entonces ha pasado por varias versiones de mejora y ha aumentado su presencia, pero su bajo coste sigue siendo una de sus características principales.

¿Para qué sirve?

Originalmente se suponía que era una herramienta de enseñanza que permitiera a personas de diferentes edades explorar la informática y aprender a programar en lenguajes como Scratch y Python. Pero la cosa ha evolucionado y sirve para hacer múltiples proyectos tecnológicos y digitales.

El más común es como ordenador doméstico: la Raspberry Pi 4, por ejemplo, permite hacer todo lo que esperarías de una computadora personal, navegar por Internet o hacer las tareas más comunes como escribir documentos, hojas de cálculo… pero en un muy reducido tamaño y con un coste muy inferior a cualquier otro PC.

Pero, las posibilidades van mucho más allá. Puedes, por ejemplo, personalizar el código de Minecraft para manejar a tu antojo los objetos en el juego usando Minecraft: Pi Edition, la propia versión del popular sandbox; crear un sistema destinado a videoconferencias; hacer un asistente de voz; crear una estación para medir la humedad del aire y la concentración de partículas; desarrollar un emulador de consola y disfrutar de juegos retro por muy poco dinero; crear un espejo inteligente; automatizar tu casa y controlar la calefacción, la iluminación o las persianas; hacer un escáner 3D usando esta placa y una de las cámaras específicas para este tipo de ordenadores… Como ves, las opciones son infinitas.

¿Qué tipos existen?

Existen varios modelos, cada uno adecuado para un uso diferente. Los más destacados son:

Raspberry Pi 4

Es el modelo más moderno, y también el más potente y versátil. Tiene conector Gigabit Ethernet y una tarjeta WiFi + Bluetooth integrada; conector de alimentación del tipo USB-C y dos conectores MIPI; conexión GPIO a la que se pueden conectar una gran variedad de dispositivos adicionales, sensores, etc. En cuanto a memoria RAM, se puede optar por 2, 4 y 8 GB.

Raspberry Pi 3

La tercera generación tiene procesador de cuatro núcleos a 1,4 GHz y 64 bits, LAN inalámbrica y conectividad Bluetooth 4.2 / BLE.

Se encuentra en tres variantes: A+, B+ y B, en función de la memoria RAM y la velocidad a la que trabaja el procesador (la diferencia es tan solo de 200 Mhz). Además, los modelos A+ y B+ tienen LAN inalámbrica de doble banda; y el modelo B+ viene con Ethernet más rápida y compatibilidad con alimentación a través de Ethernet (con PoE HAT independiente).

Raspberry Pi Zero

Es, junto con la Pi Pico, uno de los modelos más pequeños y de menos peso, lo que hace que sean ideales para determinados trabajos muy específicos. Cuenta con una variante, la Pi Zero W, que incluye conectividad LAN inalámbrica y Bluetooth, ideal para desarrollar consolas portátiles.

Raspberry Pi Pico

También es una placa pequeña, rápida y versátil construida con RP2040. Sirve para desarrollar dispositivos muy específicos, desde controlar electrodomésticos hasta operar una pantalla de luz.

Raspberry Pi 400

Esta es la mejor opción para los principiantes, ya que se trata de una Raspberry Pi ya montada para integrarla en un teclado. Claro está que no tiene mucho margen para hacer otro tipo de proyectos.

Tiene procesador de cuatro núcleos de 64 bits, 4 GB de RAM, redes inalámbricas, reproducción de video 4K, y conexión GPIO de 40 pines.

¿Cuánto cuesta la Raspberry Pi?

En su página web pueden verse todos los modelos actuales (los más antiguos ya no están a la venta de forma oficial), tanto de placa doméstica como de uso industrial.

Si nos ceñimos al uso doméstico, los precios van desde los 4,24 euros de la Raspberry Pi Pico, hasta los 49,91 euros de la Raspberry Pi 4 Model B de 2GB (o 84,65 euros la de 8 GB).