4 Min de lectura | Ya puedes llevarte Internet de vacaciones sin consumir megas de tu móvil. Te contamos qué es un módem WiFi portátil y qué debes tener en cuenta para adquirirlo.

Cada vez tenemos más dependencia a Internet, nuestros teléfonos están conectados continuamente, usamos aplicaciones de todo tipo y en muchas ocasiones, el uso de esta tecnología es necesaria para desempeñar labores relacionadas con el ámbito laboral. Muchas personas teletrabajan y necesitan mantener sus equipos conectados en todo momento y no pueden depender de las conexiones WiFi públicas.

Y por ello es posible que necesites conectarte con tu equipo mientras te encuentras de vacaciones sin agotar la tarifa de datos de tu Smartphone compartiendo tus megas con el ordenador. Existe una solución sencilla que te ayudará a solucionar estos problemas: los módems WiFi portátiles.

Qué es un módem WiFi portátil

El módem WiFi portátil es un dispositivo que te permitirá conectarte a Internet con tu ordenador en cualquier parte siempre que cuentes con cobertura móvil. Estos dispositivos son ideales para cuando te encuentras de vacaciones en un lugar sin conexión y necesitas acceder a Internet con tu ordenador o pasas mucho tiempo viajando en tren o autobús, por ejemplo y utilizas tu equipo para trabajar.

Sin duda, una de sus ventajas es que tienen un tamaño muy pequeño y permiten una conexión 4G muy buena. Tan solo tendrás que conectarlos, configurarlos y empezar a navegar.

Debes tener en cuenta que estos funcionan con una tarjeta SIM, por lo que tendrás que contratar una tarifa de datos específica para poder utilizarlo con cualquiera de las compañías de nuestro país. Algunas ofrecen tarifas muy competitivas con muchos gigas por muy poco dinero.

Características de un buen módem WiFi portátil

Dos personas con el portátil y el móvil en el exterior

http://bit.ly/31x0W3L

Para elegir un buen router debes tener en cuenta una serie de consideraciones. Aunque los dispositivos que encontrarás en la actualidad son muy potentes y asequibles, puedes sacarles gran rendimiento si tienes en cuenta algunos parámetros:

Velocidad de módem portátil

Al tratarse de un dispositivo portátil, su velocidad máxima de conexión será muy inferior a las proporcionadas por las instalaciones fijas de fibra óptica o ADSL. Para poder tener una experiencia satisfactoria y adquirir un WiFi competente en cuanto a velocidad, deberás fijarte en que el router tenga al menos 150 Megabytes por segundo. En este punto, también entra en juego la cobertura, que hará que la velocidad y la conexión puedan verse reducidas con respecto a otros métodos.

Por otro lado, debido a que la mayoría de estos dispositivos permiten la conexión de distintos equipos, no será necesario que el router se encuentre conectado al ordenador. Estos funcionan de manera inalámbrica y tienen un rango de alcance de hasta 10 metros.

Batería y autonomia

Existen módems portátiles con los que podrás conectarte a Internet con tan solo enchufarlos a la corriente eléctrica. Estos son muy útiles cuando vas a tenerlos en un lugar en el que sabes que cuentas con red eléctrica como puede ser un apartamento en vacaciones.

Pero, en el caso de que quieras utilizarlo en cualquier parte, deberás tener en cuenta la batería con la que vienen equipados. Esta determinará cuántas horas podrás usar tu dispositivo con una sola carga.

La duración de la batería suele situarse en las 8 horas de media, pero deberás tener en cuenta también el uso que harás de ella, el tiempo que lo utilices, los dispositivos conectados, las descargas que realices o la red que estés utilizando ya que no es lo mismo utilizar 3G que 4G. La segunda siempre producirá un consumo mayor de batería.

Configuración del router

Debes fijarte en que sea sencillo de instalar y configurar. Nadie acudirá a tu casa a configurarlo cuando necesites conectarte, por ello, esto es algo fundamental.

Será el usuario quien deba configurar su propio equipo, por lo que la mejor opción es que pueda realizarse a través de una configuración web o mediante una aplicación instalada en tu móvil.

Ya conoces cuáles son las claves para conseguir un buen módem WiFi portátil, ahora solo tendrás que decidirte por uno de los modelos que se ofertan en el mercado. Disfrutar de Internet en todas partes es sencillo y barato, ya que la adquisición de uno de estos dispositivos se encuentra por término medio entre los 50 y los 100 euros. Una pieza valiosa de tu escritorio digital que, sin embargo, al llevar arriba y abajo, puede que prefieras proteger. Y nada mejor para ello que MAPFRE Yip Yop, el seguro pensado para tener todos tus dispositivos electrónicos a buen recaudo.