3 Min de lectura | Son pocos los afortunados que pudieron disfrutar con la filtración del juego de lucha Thrill Kill, un título prohibido que fue cancelado a pesar de estar casi terminado y que, hoy en día, es toda una leyenda de los videojuegos. ¿Quieres saber por qué?

Basta que algo se prohíba para que se convierta en leyenda. Eso es, a grandes rasgos, Thrill Kill, un videojuego al que el amigo del vecino de tu primo asegura haber jugado, pero que muy pocos han visto, dado que es un título inédito de la primera PlayStation. Pero, ¿por qué no vio la luz? Y más aún, ¿por qué se sigue hablando de él en la actualidad? Te lo contamos.

Thrill Kill, el videojuego prohibido

Thrill Kill es un videojuego de lucha inédito que tendría que haber salido publicado en 1998 para la primera PlayStation de Sony.

Fue desarrollado por Paradox bajo el amparo de Virgin Interactive. Pero cuando Electronic Arts se hizo con esta compañía, y por ende con el juego, decidió cancelarlo poco antes de que llegara a las estanterías por miedo a perder su reputación ante “semejante nivel de violencia sin sentido”.

Así, el proyecto quedó, por siempre, olvidado en un cajón.

Un juego “Solo para Adultos”

El videojuego en cuestión abordaba el género de lucha en 3D, pero de una forma un tanto gore para la época. Había sangre a raudales, desmembraciones y personajes muy sexualizados, algo que podía verse con gran nivel de detalle gracias a los gráficos tridimensionales.

Vamos, nada polémico si lo comparamos con los títulos de lucha actuales, pero recordemos que, por aquel entonces (finales de los noventa) el público aún no estaba preparado para ello.

En aquellos momentos existía la idea generalizada de que las consolas eran juguetes infantiles y los videojuegos entretenimiento para los más pequeños. De hecho, Thrill Kill fue el primer juego de la historia en obtener la clasificación “Solo para Adultos” de la ESRB (Entertainment Software Rating Board) por su exceso de violencia, ya que hasta la fecha esa clasificación solo se había adjudicado a juegos con alto contenido sexual.

La autocensura no debió de gustar a los implicados en el juego, y no es extraño pensar que fueran ellos mismos los que distribuyeran gratuitamente el título en la sombra. Los que accedieron a él, pudieron probarlo sin mayor problema con una PlayStation modificada.

Y así, se conjugaron todos los ingredientes para gestar la leyenda: un juego prohibido por su alto nivel de violencia, una filtración y unos pocos afortunados que lo tenían.

Características y jugabilidad

La leyenda, como decimos, se había forjado. Pero eso no quita para reconocer que el juego en sí no era nada del otro mundo.

La plantilla de jugadores y el contenido eran bastante mejorables, les faltaba carisma y profundidad, y eso sin mencionar los controles, que no podían ser más simples: había dos tipos de puñetazos y patadas, un botón para cubrirse, otro para agacharse, así como algunos lanzamientos y contraataques, pero todo ello con movimientos realmente decepcionantes y torpes que deslucían los combates.

No todo era negativo. El motor gráfico era muy potente para los estándares de la época, y fue el primer juego de lucha en 3D que permitía combates de hasta cuatro jugadores de forma simultánea, incluso se podía usar un adaptador para conectar cuatro mandos a la consola.

Otro aspecto destacado era que cambiaba el sistema de barra de salud por un medidor de matanza que se llenaba a medida que se atacaba a los enemigos e incluía un remate final que acababa al instante con el contrincante.

¿Qué fue del juego?

De haber salido al mercado, la polémica le habría asegurado unas buenas ventas, a pesar de que en lo jugable era más bien decepcionante. Sin embargo, nunca sabremos el impacto que hubiera tenido.

Podemos hacernos una idea, ya que el proyecto se reutilizó para hacer Wu-Tang: Shaolin Style, un estupendo y, en ocasiones, sangriento juego de lucha que se basó en el mismo motor y otros elementos jugables de Thrill Kill, pero cambiando sus luchadores por las estrellas del grupo de hip-hop de la vida real Wu Tang Clan y, por supuesto, reduciendo el nivel de violencia. En el siguiente vídeo puedes ver el increíble parecido con el original: