4 Min de lectura | Llamó la atención por su parecido con The Binding of Isaac, pero la realidad es que Cult of the Lamb ha conseguido saltar a la fama por méritos propios.

Devolver Digital es de esas distribuidoras que tiene un ojo muy preciso. Todo lo que ve, lo convierte en oro, incluso cuando se trata de apuestas difíciles de obras independientes que podrían ser una auténtica incógnita.

Ya le ocurrió, por poner un ejemplo, el año pasado con Loop Hero y este curso va camino de lo mismo con Cult of the Lamb, un título que recuerda mucho al famosísimo The Binding of Isaac pero del cual difiere en muchos aspectos, en primer lugar en el género, ya que el primero está fuertemente influido por las mecánicas de gestión.

El creador de esta fabulosa obra indie es el estudio australiano Massive Monster — The Adventure Pals y Never Give Up son algunos de sus títulos—, que ha logrado ponerse en el mapa gracias a la cuidada mezcla de acción y administración, una fusión extraña pero que aquí consigue brillar a la perfección: aunque ambos apartados se diferencian claramente, a la hora de desarrollarte en el juego convergen.

La premisa es que eres un ente resucitado por una deidad que ha de construir una secta alrededor de tu figura mientras acabas con otros cultos. En el apartado de gestión, has de contentar a tus nuevos seguidores y preparar los lugares de reunión y en el de acción, recorrer mazmorras y aplastar a tus enemigos con todas tus armas.

¿Y sabes qué es lo mejor de todo? Que el título está disponible para todas las plataformas, de nueva y antigua generación: PS4, PS5, Xbox Series X/S, Xbox one, Switch y PC.

¿De qué va Cult of the Lamb?

Como decíamos, en Cult of the Lamb has de crear tu propia religión y contentar a todos tus feligreses. Para ello, en el apartado de administración, has de aumentar tu conexión con ellos, que se establece a través del medidor de fe, que has de subir superando con éxito las mazmorras, aumentando el espacio de culto, obteniendo nuevas habilidades que sorprendan a tus seguidores e interactuando con ellos.

Es un apartado muy divertido al que es complicado adaptarse al principio, pero con el paso del tiempo la tarea se facilitará. Además, el relato de la historia es bastante entretenido y cada uno de los miembros tiene una personalidad única, que se trasladará a las peticiones o al diálogo con ellos. Hasta tiene su momento relajante, ya que entre tus funciones se encuentra decorar los edificios y los entornos, algo que se agradece después de los momentos de acción.

Y en lo que respecta al plano de acción, estamos ante una obra roguelite en la que visitamos diferentes mazmorras cuyos niveles se generan de forma aleatoria. Contamos simplemente con un arma y una habilidad para acabar con nuestros rivales, además de la posibilidad de rodar para esquivar sus golpes, algo simple pero efectivo.

Como hay tanta variedad, cada run se sentirá totalmente distinta y la intriga de saber cuál te conviene más te incita a seguir jugando. Por cierto, las que portas al empezar son completamente aleatorias, por lo que tu éxito dependerá del combo que te pueda tocar… o que en tu camino puedas encontrar otras alternativas o cartas del tarot (un objeto que te aporta ciertos bonus) que encajen con tu build. Otro elemento que determinará tus características es la armadura (vellocino), que te da beneficios a cambio de ciertas desventajas y que se eligen antes de entrar en acción.

El protagonista de Cult of the Lamb, en una sala de una mazmorra

https://bit.ly/3Limj0j
Fuente: Devolver Digital

Visitar las mazmorras no solo nos proporcionará mayor fe entre nuestros seguidores —siempre que salgamos de allí con vida—, sino también objetos y monedas. El objetivo es derrotar con los cuatro obispos de la Antigua Fe y tendremos que atravesar sus niveles repetidas ocasiones ya que para avanzar a nuevas zonas hemos de abrir puertas que nos exigirán tener determinados requisitos (principalmente, seguidores).En cada intento (aquí llamadas cruzadas) por las mazmorras, recogeremos recursos también que nos servirá para asentar y mejorar nuestra relación con nuestros fieles, aunque otra opción es buscar mejoras para el personaje como armas, hechizos o aumento de características, un riesgo que podría acabar con nuestra muerte y, por ende, una caída del nivel de fe.

¿Merece la pena jugar a Cult of the Lamb?

Su apartado artístico es una auténtica maravilla. Una temática tan oscura como las sectas ha sido completamente solapada por un dibujo dulce y colorido. Los escenarios y los personajes están muy cuidados y el nivel de detalle es tal que incluso podrás observar pistas a lo largo de los mapas.

El título es muy rejugable y, incluso completada la historia principal, tiene muchísimos contenidos por delante. Generalmente, te aguardarán entre 15 y 25 horas de juego, pero dependerá de las ganas que tengas de completarlo ya que, solo decorando la casa, podrías tirarte horas y horas.

Si te gustan los roguelite no dudes en echarle un vistazo. La desarrolladora ha prometido, además, nuevo contenido en próximas actualizaciones, así que podremos enfrentarnos a nuevos rivales y más amenazas. ¡Conviértete en el líder del culto!

Borja Diez Periodista Videojuegos
Borja Díez Jiménez
Periodista Especializado en Freelance | Web

Periodista especializado en videojuegos, eSports y anime. Amante de la política, el fútbol, el voley y la filosofía. Más parecido a Shinji Ikari que a Vegeta y con la misma determinación que Viance en Imán.