3 Min de lectura | La marca que Gaara tiene en la frente se la hizo a él mismo en un momento clave en su vida. Te contamos qué significa.

Gaara del desierto, al igual que otros Jinchūriki, ha sufrido mucho en su pasado, lo que le ha convertido en un ser introvertido, pero muy poderoso. En un momento crucial en su vida decidió tatuarse algo en la frente, cuyo significado ha dado mucho que hablar a todos los seguidores de la serie. ¿Quieres saber qué significa la marca roja en la frente de Gaara?

Antes de nada, vamos a recapitular: Gaara es hijo del Cuarto Kazekage, el antiguo líder de la Aldea Oculta de la Arena, fue sellado en el vientre de su madre con uno de los nueve Bijū existentes. No pudo controlar a la Bestia de Cola que lo poseía, lo que le llevó a ser perseguido por los habitantes de su aldea y a izarse como un asesino despiadado.

Pero su batalla con Naruto, uno de los puntos más importantes y críticos de toda la serie, hizo que cambiara su punto de vista: optó por seguir el camino de Naruto y convertirse en el Quinto Kazekage de la aldea.

¿Cómo es la marca de Gaara?

La marca roja que Gaara tiene en la frente es una cicatriz del kanji (ai), un sinograma japonés que en español se traduce como «amor». Pero para saber la profunda razón detrás de esta marca tenemos que ahondar en la historia de Gaara.

Significado de la marca

Cuando Gaara se encontraba en el vientre de su madre, su padre intentó convertirlo en un arma humana introduciéndole una Bestia con Cola, por lo que al nacer fue rechazado por los habitantes de su aldea. Nunca recibió una muestra de amor o afecto, ni siquiera de su padre. Su madre murió tras el parto.

Durante su infancia, fue entrenado por su padre para controlar las habilidades que el Shukaku le había dado, pero quien de verdad se hizo cargo de él y le dio el amor que necesitaba fue el hermano de su madre: su tío Yashamaru.

Él era su única compañía. En una ocasión Yashamaru le dijo que pensaba que el aura protectora de arena no se la proporcionaba el Shukaku, sino su madre, que había jurado protegerlo antes de morir.

Pero un día todo cambió. Cuando cumplió seis años, su padre pidió a Yashamaru que atacara psicológicamente a Gaara para ver si era capaz de controlar el Shukaku, ya que creía que era un fracaso como Jinchuriki. Yashamaru no quería, pero debido a su posición como ninja tuvo que acatar la orden.

Enmascarado y de noche atacó a su sobrino, pero como era de esperar la arena lo protegió y dañó al ninja. Cuando Gaara descubrió que era su tío, sintió un gran dolor en su corazón.

Yashamaru, cumpliendo su cometido, le dijo que le odiaba, que se había visto obligado a cuidarle y que estaba decidido a dar su vida para vengar la de su hermana. Y, antes de exhalar su último suspiro, le reveló el significado del nombre ‘Gaara’: “el demonio que sólo se ama a sí mismo”.

Tras estas mentiras y creyendo que nadie en el mundo lo amaba, Gaara usó su propia arena para marcarse en la frente el kanji y representar así que, desde ese momento, solo se amaría a sí mismo. Aunque nadie le llegase a querer nunca, siempre iba a tener ese amor propio.

Gaara conquista nuestros corazones, pero no podemos dejar de lado el resto de personajes de Naruto, ni su trama ni los valores que enseña. Este anime que vio la luz en 1999 marcó la vida de muchos y todavía sigue haciéndolo. Si quieres recordar Naruto y todo su mundo, ahora puedes verlo desde crunchyroll, la nueva alternativa de los amantes del anime, con más de 1.000 títulos.