4 Min de lectura | La película de Kimetsu no Yaiba, estrenada este año en España, se convierte en la obra con más ingresos de 2020, superando a Tenet o Aves de Presa

El estreno oficial de la película del anime Kimetsu no YaibaGuardianes de la noche: Tren Infinito en español— ha tenido un recibimiento espectacular en la comunidad internacional. En un año en el que los cines han permanecido la mayor parte del tiempo cerrado, la obra del Koyoharu Gotōge se ha convertido en la obra más taquillera de 2020 en todo el mundo, recaudando más de 450 millones de dólares.

Fecha de lanzamiento y cifras en España

Los datos en España son igual de espectaculares: desde su estreno en abril de 2021 (6 meses después que en Japón), Tren Infinito ha logrado recaudar más de 1 millón de euros y reunir a casi 170.000 espectadores, cifras de récord teniendo en cuenta lo poco familiarizados que están los cines españoles con las películas de animación japonesas.

Fue la primera vez que una película de anime irrumpía en el número 1 de los cines españoles y se mantenía durante varias semanas: su predecesor, Dragon Ball Super Broly, tuvo un excelente comienzo —50.000 espectadores durante el primer fin de semana por los 90.488 de Kimetsu no Yaiba— pero se fue apagando con el paso del tiempo… y eso que Goku y compañía están más asentados en el imaginario colectivo español que esta, que se estrenó hace apenas unos años, en 2019.

Y en Japón los datos no iban a ser peores: es la película con mejor registro de la historia del cine del país asiático: ha superado los 50.000 millones de yenes de recaudación destronando a una de las obras más conocidas de la cultura japonesa, El viaje de Chihiro, de Studio Ghibli. Entre otros récords, ostenta también el de título que más tiempo se ha mantenido en el número 1 de la taquilla japonesa, superando a Pokémon: la película de 1999 u otras más recientes como Your Name, de 2016. En Estados Unidos ha ocurrido algo similar: desde 1999 no se veía a una película de anime llegar al número 1.

Final de la primera temporada

La película Tren Infinito es el final de la primera temporada de Kimetsu no Yaiba, una estrategia que han pretendido seguir muchas otras series pero que, o finalmente desecharon la idea (como Juego de Tronos) o no recibieron el mismo apoyo que esta.

La serie reproduce la misma estructura que otros shonen: acción, fantasía y dosis de humor. Incluso así, sabe diferenciarse de otras obras gracias al excelente diseño de sus personajes y una animación de los combates muy sorprendente, dinámica y atractiva.

La película arranca tras los sucesos del final de la primera temporada y lo hace sin resúmenes, por lo que el espectador ha de acudir a la sala de cine sabiendo todo lo que ocurre en el manga o en el anime. Su narración y desarrollo se siente como el de un capítulo de la serie, más allá de que su duración es mucho mayor. La decisión de convertir la película en el enlace de la próxima temporada es lo que, posiblemente, ha generado tanto revuelo y la ha llevado a cifras de infarto.

La estructura de la película encaja muy bien con el arco que en ella se presenta: tras su entrenamiento formal, llega el momento de que Tanjiro Kamado, Inosuke Hashibira y Zenitsu Agatsuma pongan en práctica todo lo aprendido. La secuenciación de las películas permite que todo suceda de forma más rápida, aunque también más estructurada y conectada, algo que casa muy bien con uno de sus temas principales: la madurez de Tanjiro y cómo se enfrenta a los traumas que, hasta ese momento, le habían asolado.

Una película poco recomendable para primerizos

Guardianes de la noche: Tren Infinito apenas tiene aspectos débiles y, si tuviéramos que destacar uno de ellos, es que es inviable para aquellos que no conozcan nada de la serie: al dar por hecho que los espectadores conocen los sucesos anteriores, no se presentan elementos para engancharse a la trama y comprenderla bien.

Por lo demás, es una obra excelente: su animación sigue siendo magnífica, con todo lujo de detalles y que no pierde un ápice de calidad siquiera en las escenas de acción. Su banda sonora, aunque con un papel mucho más secundario que en el anime, se adapta de forma sobresaliente a lo que ocurre en la pantalla: la escena final es para que la nominen al Oscar de mejor banda sonora.

La película de Kimetsu no Yaiba es el mejor trampolín posible a la segunda temporada que ya ha sido anunciada para finales de este año. Su irrupción es una muestra más que el fenómeno anime es más importante en España de lo que muchos podrían creer…

Periodista especializado
Colaborador de MAPFRE