4 Min de lectura | Netflix lleva años apostando por el anime en su catálogo, si no sabes qué ver, te dejamos una selección con las mejores series para que no te pierdas nada.

Desde hace ya unos años, Netflix se ha dado cuenta del potencial que tiene el mundo del anime y quiere explotarlo: cada año engrosa su catálogo con nuevas series con el fin de consolidar y ampliar este público, pues es un gran consumidor de obras audiovisuales.

Pero, precisamente uno de los problemas que acarrea una oferta inmensa es la dificultad para elegir qué ver. Si lo que quieres es coger el mando y empezar a devorar una buena serie, sin perder ni un minuto, ¡nosotros te ayudamos! A continuación, te dejamos una extensa lista con los mejores animes de Netflix.

Haikyuu


De primeras, suele echar para atrás a mucha gente bajo la excusa de ser un anime deportivo, pero es una serie que te atrapa desde el primer momento y te facilita empatizar con todos sus personajes. Narra las peripecias de un equipo de voleibol de una ciudad japonesa que quiere competir en la liga nacional, relatando todos los obstáculos y problemas que ello conlleva.

La caracterización de los personajes es magnífica, tiene el clásico humor japonés y sabe cómo combinar un toque patético dentro de una trama seria de acción, de tal manera que no se rompe la magia del momento, sino todo lo contrario, te sacará alguna que otra sonrisa.

Desaparecido


Una serie que tienes que ver sí o sí con una caja de pañuelos al lado. Relata la historia de Satori Fujinuma, que sin venir a cuento experimenta sensaciones extrañas que le llevan a realizar viajes entre el presente y el pasado. Eso lo utiliza para tratar de resolver crímenes que se sucedieron en su colegio durante la infancia. Los dos espacios temporales se entremezclan para dejarnos unos sucesos turbios y que nos mantendrán atentos en todo momento.

De apenas 12 capítulos, la verás en un visto y no visto, ya que su trama no tarda nada en arrancar y llevarte al grueso de la acción. Es imposible no estremecerse ni agobiarse con lo que ves en pantalla. Si te engancha, no tardarás más de una tarde en verla.

One-Punch Man

Esta no es la clásica historieta de superhéroes. Al contrario de The Boys, por poner un ejemplo de series que se escapan a lo habitual, aquí se abandona ese tono oscuro y peligroso de los hombres con poderes, sino que es más bien el contrario: su argumento es muy pobre, la caracterización de los personajes es burda y la trama un sinsentido constante. Aunque cueste creerlo, la mezcla de estos ingredientes crean una seria difícil olvidar, construyen una auténtica comedia que tienen lo absurdo como principal motor de un trasfondo bastante estereotipado.

El protagonista es Saiatma, el joven más poderoso del planeta, capaz de acabar con cualquier enemigo de un solo puñetazo. ¿La clave de su fuerza? Una simple rutina de gimnasio. Él será la principal esperanza de su ciudad contra los Kaijin.

Neon Genesis Evangelion


Del género Mecha, es una distopía que relata los intentos de la humanidad por sobrevivir ante los ataques de monstruos divinos conocidos como ángeles que tratan de destruir la tierra. El último gran ataque, conocido como ‘Segundo Impacto’, obligó a los estados a invertir en tecnología militar para defenderse de ellos: de ahí nacen los Evangelion, unos robots gigantes fabricados con material desconocido y que requieren de adolescentes para pilotarlos.

La acción es el telón de fondo para lo verdaderamente importante: los problemas mentales que sufren todos los protagonistas y la interpretación de Hideaki Anno, su director, de lo que es la depresión. Cada personaje tiene algún tipo de trauma y la serie muestra de qué forma les ha afectado a su personalidad, su evolución y la forma en la que se manifiesta.

Sword Art Online


Este anime cuenta la historia de un mundo donde los videojuegos han llegado a un paso más y son totalmente inmersivos. Más allá de la realidad virtual, se trata de productos en los que todo se siente muy real, ya que el mando es un aparato conocido como NerveGear que se conecta a nuestro cerebro. Unos amigos se compran el último juego de moda, Sword Art Online, cuando uno de ellos descubre que no puede salir de la partida.

Todo resulta ser una maniobra del creador del juego, que les confiesa que, si mueren durante la partida, una descarga eléctrica los matará en la vida real. El objetivo será llegar al nivel 100 y enfrentarse al jefe final. El argumento es original, y aunque la caracterización de los personajes es un tanto mediocre, es divertida y está llena de easter eggs para los amantes de los videojuegos.

Periodista especializado

Colaborador de MAPFRE