La Game Boy y los juegos Pokémon, un fenómeno planetario

Inicio/Zona gamers/La Game Boy y los juegos Pokémon, un fenómeno planetario

La Game Boy y los juegos Pokémon, un fenómeno planetario

Los juegos Pokémon Azul y Rojo, y Pokémon Plata y Oro fueron las dos primeras entregas de una saga mundialmente conocida tras su paso por la Game Boy.

20 años se cumplen desde que la franquicia de juegos Pokémon aterrizara en España, saga que ha dejado en nuestras estanterías más de 30 videojuegos repartidos en diferentes consolas. A la espera de recibir una octava generación, los juegos más importantes han sido —excepto contadas salvedades— los que introducían las nuevas generaciones de Pokémon. A continuación presentamos las diferentes ediciones en función de las consolas en las que salieron.

Los juegos Pokémon Azul y Rojo, primeros éxitos

Para la época en la que salió (finales del siglo XX), el gameplay de Pokémon Rojo y Azul no era muy vistoso. Ni siquiera excesivamente innovador. No era más que un JRPG que incorporaba una importante labor de recolección: tenías que conseguir a los 151 Pokémon que había repartidos por el mapa, capturándolos. Lo rompedor aquí se encuentra en que quien experimenta un crecimiento y sube de nivel no es el personaje protagonista, como ocurría en los juegos de la época, sino los propios monstruos que cazabas.

La Game Boy y los juegos Pokémon

La Game Boy y los juegos Pokémon

De esta manera, el juego Pokémon incorporaba dos funciones diferentes y complementarias entre sí: conseguir todos los “monstruos” de las zonas en las que estabas y entrenarlos para poder avanzar en el mapa. Algunos se conseguían evolucionándolos (llegados a cierto nivel, algunos cambian de aspecto y mejoran sus habilidades); otros, o capturándolos o intercambiándolos con amigos.

Los diálogos con los personajes no eran tan importantes. De hecho, la historia en sí tampoco. Como en la mayoría de títulos que le seguirían, se encarna a un joven que quiere convertirse en el mejor entrenador, venciendo a todos tus enemigos, desbaratando los planes de una malvada organización y superando a tu rival, que llegará a la Liga Pokémon— un elenco aristocrático de entrenadores— antes que tú y al que tendrás que vencer.

Los gráficos eran los básicos de la época: en blanco y negro, cosa que no la hacía menos atractiva. Los Pokémon se dividían en función de su tipo (había 15 diferentes), siendo entre ellos efectivos, normales o débiles y configurando parte esencial a la hora de elaborar una estrategia.

Los objetos aquí también eran una parte importante en la estrategia: desde curar estados (veneno, parálisis, congelación, quemadura) hasta restaurar puntos de salud.

Una música… terroríficamente buena

Game Freak contaba entre sus filas con un, por aquel entonces, desconocido Junichi Masuda, compositor de juegos como Mendel Palace o Yoshi. El japonés, que varias ediciones después asumiría la dirección y producción de los juegos, fue el artífice de la banda sonora del juego, una maravillosa obra que encajaba perfectamente con el juego.

Masuda se ha declarado en diversas ocasiones aficionado a la música clásica, sobre todo de autores como Stravinsky y Holst. No reniega de que se ha dejado influir por ellas, junto a la música techno, para la composición de una banda sonora que ya es casi generacional.

La Game Boy y los juegos Pokémon

Pokémon y sus datos de ventas espectaculares

Todo esto hizo de Pokémon un juego diferente. Además, los dos títulos ofrecían una selección diferente de Pokémon, por lo que era necesario tener algún conocido con la otra edición para completar la Pokedex—el aparato que los clasificaba y describía—, dándole una importante función social al juego, ya que además de intercambiar, también te permitía combatir contra otros jugadores.

En España, los juegos llegaron en 1999, más tarde que en el resto de países. Nintendo exigió vender tres veces más de lo estimado en un principio y sobre la matriz española de la multinacional pendían las inseguridades de que era un juego demasiado japonés para la mentalidad occidental.

Junto al videojuego llegaron también la serie y el juego de cartas. Todo contribuyó notablemente a que alcanzaran las… ¡800.000 unidades vendidas por cada edición! Una cifra inimaginable para los contables más optimistas.

La Game Boy y los juegos Pokémon

Los datos más allá de nuestras fronteras son más halagüeños aún. 31.38 millones de copias vendidas hicieron de estos títulos uno de los mayores éxitos de Japón, números a los que habría que añadir los de Pokémon Amarillo, la tercera pata de una mesa que incorporaba la posibilidad de que un Pokémon (como no, Pikachu) te acompañara detrás de ti y que consiguió engordar en casi 15 millones la cantidad de ventas.

Pokémon Oro y Plata, una nueva era de color

El éxito de las primeras obras impulsa a Game Freak, desarrolladora del juego, a seguir trabajando en nuevas historias. Y los siguientes en venir fueron Pokémon Oro y Plata.  Llama la atención que el protagonista de una de sus carátulas, Ho-Oh, un colorido pájaro dorado, saliera en el primer capítulo del anime. El impacto y la curiosidad por un Pokémon que no había vuelto a salir en la serie y no estaba en la primera entrega aumentó el interés en el público.

Presenta notables diferencias respecto a la anterior edición. La primera y más llamativa, una sensible mejoría en su apartado gráfico, ahora a color y con detalles más cuidados.

Se incorporan además dos nuevos tipos (acero y siniestro) y otros 100 Pokémon, con la necesidad de acudir a eventos para conseguir uno de ellos, Celebi. De esta manera, para completar el título al cien por cien tenías que esperar a que organizaran cerca de tu ciudad una feria en la que lo regalaran, haciendo a Pokémon un juego mucho más social si cabe.

Crianza y competitivo, otra forma de ver Pokémon

Un cambio rompedor fue la incorporación de un sistema de tiempo real. De esta manera, pudieron incorporarse la noche y el día —que alteraban la aparición de algunos Pokémon, entre otras novedades—y el propio jugador veía el paso del tiempo en el universo digital.

A los Pokémon se les añadía por primera vez un género.  Esto fue el comienzo de la creación de una escena competitiva. Se introdujo por primera vez la crianza. Aunque precaria y muy sencilla, se permitía hacer huevos de Pokémon poniendo en la guardería a un macho y una hembra del mismo tipo de huevo, de manera que la criatura que eclosionara heredaría las características de sus progenitores.

Otro elemento novedoso residía en las Poke Ball. Ya no solo encontrábamos las habituales, sino que el artesano de Bonguris César, de pueblo Azalea, nos podría a construir unos nuevos tipos especiales con características nuevas, como la Peso Ball, que aumenta su ratio de captura cuanto mayor es el peso del Pokémon.

Ellas también son entrenadoras

Al igual que las primeras ediciones, estas también contaron con un tercer juego complementario: Pokémon Cristal. De entrada, la mayor novedad estaba en la posibilidad de encarnar un personaje femenino, un paso adelante de la franquicia por la inclusión.

Asimismo, hubo una tímida evolución gráfica representada en los sprites de los Pokémon: por primera vez, estos se movían nada más entrar en combate con ellos, algo no muy elaborado, pero que, sin embargo, impactó al público.

Estas primeras ediciones de Pokémon se están convirtiendo poco a poco en una auténtica joya de coleccionista. Si las tienes expuestas en tu hogar y no quieres que nadie te arrebate uno de tus objetos más preciados, recuerda que el Seguro de Hogar MAPFRE cuenta con una cobertura de Todo Riesgo Tecnológico, que protege todos tus dispositivos.

29 marzo, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.