Ago3

Qué valorar al elegir un patín eléctrico

Publicado por

FacebookTwitterWhatsAppEmailPinterestGoogle Bookmarks

El patín eléctrico ha dejado de ser una moda y se ha convertido en un vehículo para recorrer la ciudad o un instrumento de ocio. Repasamos qué aspectos hay que tener en cuenta para elegir el que mejor se adapta a tus necesidades.

pareja de jóvenes montados en hoverboards

Hace unos años ver a alguien montado en un patín eléctrico era algo extraño y se creía que era algo temporal. Sin embargo, con el paso del tiempo, cada vez es más frecuente cruzarse en la ciudad con una persona subida a uno de estos objetos. Si estás pensando en adquirir uno de ellos, es necesario que valores una serie de aspectos. Te contamos cuáles son para que realices la compra perfecta.

Tipos de patinete eléctrico

Lo primero que hay que tener en cuenta es saber los distintos patines que hay. Resumimos los más comunes.

  • Patín eléctrico sin manillar. También conocido como hoverboard, destaca por su pequeño tamaño. Normalmente su diseño se basa en una tabla con dos ruedas en el lateral. La trayectoria y la velocidad son ajustadas por el usuario según el movimiento de su cuerpo, pues unos sensores instalados hacen factible que sea posible dirigirlo sin necesidad de ningún tipo de mando.
  • Patín eléctrico con manillar. En este caso, sí que cuenta con un modo físico para indicar la dirección en la que se quiere ir. Esta pieza logrará una mayor estabilidad, pero también hará que el objeto abulte más. Hay dos tipos de diseño básico en este tipo de vehículo: el que tiene las ruedas situadas a los laterales del timón (como el hoverboard o el segway) o aquel que tiene los neumáticos colocados en línea (como los patinetes tradicionales). Por lo general, estos modelos cuentan con una manilla de freno que les hace más seguros.
  • Patín eléctrico con manillar y sillín. Este tipo de objeto es una mezcla entre el patinete original y una bicicleta. Permite una gran comodidad y normalmente sus prestaciones son superiores a los otros dos ejemplos señalados anteriormente. En la parte negativa, encontramos un precio más alto y que debido a su tamaño, es más complicado guardarlo. Sin embargo, los fabricantes están trabajando en versiones plegables que hacen que esta opción sea una buena alternativa para moverse por un entorno urbano.

Potencia y duración de la batería

Al tratarse de un vehículo que utiliza energía eléctrica para desplazarse, conocer su autonomía y la velocidad son aspectos clave.

Por lo general, los patines eléctricos no son muy rápidos, pues suelen circular a un ritmo de 10 a 15 kilómetros por hora. Los más básicos son más lentos y se mueven en consonancia a cómo lo hace una persona caminando de manera normal.

Este tipo de objeto está pensado para trayectos cortos. Es por esa razón que la duración de su batería se sitúa entre los 30 y los 60 minutos. Sin embargo tampoco necesitan poco tiempo para cargarse y no precisan de tipo de enchufe especial, como sí que sucede con los coches eléctricos.

Aplicaciones de un patín eléctrico

Hay dos aplicaciones básicas para este tipo de objeto:

  • Medio de transporte urbano. Su pequeño tamaño y versatilidad le hacen ideal para ser usado en la ciudad. Un hoverboard apenas ocupa espacio y puede ser útil para movernos cuando estamos cansados. Por su parte, existe una versión con manillar o asiento que puede ser plegado y usado para acudir al trabajo. En este caso, su función sería semejante al de una bicicleta eléctrica y debería circular por el lateral de una carretera, siguiendo las señalizaciones de este tipo de vehículos. Es una gran alternativa para personas con movilidad reducida o que sufren fatigas de manera habitual.
  • No cabe duda de que moverse con un patín siempre ha sido algo entretenido. El hecho de que sea eléctrico le aporta una mayor dosis de diversión. Quizás no sea tan ágil como las versiones tradicionales, pero a cambio proporciona una sensación muy diferente y especial.

Un hoverboard puede ser lo que estabas buscando

Mención aparte entre los patines eléctricos merece el hoverboard. Este tipo de instrumento solamente dispone de una tabla y unas ruedas motrices. Gracias a los sensores con los que cuenta, el usuario puede indicar la dirección y la velocidad a la que desea ir con su cuerpo.

Su nombre hace referencia al patinete con el que Marty McFly se movía en Regreso al Futuro. Su tecnología es una evolución de la que dispone un segway. Es difícil señalar si debe circular por la calle o por la carretera, aunque normalmente debido a su pequeño tamaño y a que no alcanza grandes velocidades suele ser usado en la acera.

Ventajas y desventajas de un patín eléctrico

Entre sus múltiples aspectos positivos encontramos:

  • Permite circular por la ciudad cuando estamos cansados.
  • Es un nuevo modo de diversión.
  • Puede ser una alternativa para personas con movilidad reducida o con problemas de fatiga crónica.
  • Es fácil de almacenar. Puede ser guardado en casa sin necesidad de que ocupe mucho espacio

Entre aquellos aspectos a mejorar están:

  • Lagunas legales. No quedan claras las limitaciones de su uso.
  • Causa de posibles golpes o fracturas. Debido a que es necesario saber guardar el equilibrio, algunas personas no son capaces de interiorizar su manejo y pueden sufrir aparatosas caídas. Disponer de un Seguro de MAPFRE Salud nos ayudará a que podamos disponer de una gran atención médica en caso de una lesión causada por circular en patín eléctrico.
  • Tecnología en desarrollo. Pese a que este tipo de objetos son una muestra de innovación, todavía se encuentran en una fase de desarrollo y se busca lograr una mejora del control y de una mayor autonomía.

Precio y lugares donde adquirir un patín eléctrico

No es necesario acudir a un establecimiento especializado para poder hacerte con este objeto. Debido a su carácter multidisciplinar es posible encontrar patinetes eléctricos en cadenas tecnológicas, centros deportivos o tiendas de bicicletas.

Aunque inicialmente el precio de este tipo de elemento era prohibitivo (los primeros segways superaban los 6.000 euros), en estos momentos podemos conseguir un modelo de hoverboard básico por unos 250 euros. A medida que le añadamos más potencia y más extras el valor aumentará significativamente, hasta los 2.000 euros que cuestan las versiones más completas.

Qué valorar al elegir un patín eléctrico was last modified: agosto 3rd, 2017 by GeneraciónYoung

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx