Inicio/Tecnología/Más tecnología/¿Llegará algún día la revolución de los wearables?

¿Llegará algún día la revolución de los wearables?

La promesa lleva encima de la mesa mucho tiempo ya, y parecía que en 2014 por fin lo veríamos: la revolución de los wearables nos conquistaría a todos. De pronto no podríamos vivir sin un smartwatch o una pulsera de […]

La promesa lleva encima de la mesa mucho tiempo ya, y parecía que en 2014 por fin lo veríamos: la revolución de los wearables nos conquistaría a todos. De pronto no podríamos vivir sin un smartwatch o una pulsera de fitness, necesitaríamos saber cuántas horas dormimos, cuánto nos movemos y nuestro ritmo cardíaco. Pero estamos casi en mayo y esa revolución parece seguir sin tener lugar.
En 2014 sí se cumplió una de las promesas, la de que todas las firmas tecnológicas se lanzarían por fin a poner en el mercado productos de este tipo. ¿El problema? Los consumidores no parecen especialmente interesados. Lo de que Nike acabe de despedir a medio equipo de su FuelBand no ayuda a creer en la revolución.

Datos redundantes, estética poco atractiva

¿Qué es lo que está fallando? ¿Por qué los usuarios no se están lanzando en masa a los wearables? Parece haber bastantes razones y la principal es que la información, los datos que aportan los wearables, son por lo general redundantes, la queja de todos los que sí se hicieron con un smartwatch o pulsera de fitness. Al principio la usan con emoción, pero poco a poco van olvidándola. Cada vez que se la quitan para cargarla tardan más en acordarse de ella y volverla a usar.
Y es que la mayoría de las funciones que ofrecen estos dispositivos están ya también en los smartphones. Los últimos modelos tienen sensores de movimiento y hay cientos de apps centradas en la salud y el fitness que permiten seguir tu actividad diaria. Pero ni siquiera se trata de eso. Se trata, más bien, de que los wearables dan información que ya sabíamos: ¿de verdad necesitamos una pulsera para saber si dormimos bien o no? ¿necesitamos contar nuestros pasos para saber si caminamos lo suficiente?
El otro tema es el estético: los wearables, especialmente los smartwatches, son todavía algo poco bonito y están lejos de ser algo que necesitemos ver en nuestras muñecas.
¿Significa todo esto que los wearables se quedarán en una promesa no cumplida? Posiblemente no: mejorarán estéticamente, superando ese obstáculo, y mejorarán técnicamente. Cuando los smartwatches dejen de ser una simple extensión del smartphone y cuando las pulseras de fitness ofrezcan algo que vaya más allá de la simple curiosidad, la revolución de los wearables tendrá lugar.
Y no hay que olvidar tampoco que todavía falta Apple. Su iWatch será lanzado este año (se supone) y podría hacer por los smartwatches lo que el iPhone hizo por los smartphones, o el iPad por los tablets.
¿Se ha equivocado Nike? No: solo dejará de fabricar el hardware, pero no el software. Recordemos que Tim Cook, CEO de Apple, forma parte de la junta de Nike. No es difícil avistar una colaboración en el horizonte.

7 mayo, 2014|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.