Sep21

¡Steve Wiebe recupera la corona!

Publicado por

FacebookTwitterWhatsAppEmailPinterestGoogle Bookmarks

¿Y ahora qué Billy Mitchell? ¿Cómo vas a batir los 1.064.500 puntos logrados por Steve en el Donkey Kong? Hace unas semanas recordábamos en ‘Generación Young’ la batalla feroz que mantienen estos dos tipos por ser el mejor jugador de aquel videojuego. Cómo el ególatra Mitchell volvía a reinar sobre el introvertido Wiebe. Y cómo el documental que nos presentó a ambos, ‘The King of kong’, de Seth Gordon, se ha convertido en una leyenda. Pues bien, la organización Twin Galaxies confirmó este lunes que la corona vuelve a la cabeza de Steve Wiebe. Dentro, los detalles de cómo lo ha logrado…

Lo sentimos Wiebe... pero en Generación Young somos de Billy Mitchell

¿Qué va a hacer ahora el ex campeón Mitchell? ¿Reclamará una investigación como otras veces? ¿Se arrepentirá de haberse comportado como un ‘sobrado’ en el International Videogame Hall of Fame de Ottumwa, en el estado de Iowa, cuando abandonó la partida cuando superaba el récord por 1.100 puntos con la justificación de que  “sólo estoy siendo… Billy Mitchell“? Lo que está claro es que, conociendo al arrogante Billy, no se va a quedar callado. Sobre todo porque el método de verificación ha sido DVD. Es decir, que el padre de familia del estado de Washington, no tenía un árbitro a su lado. Un método válido. Pero que levanta suspicacias. Las de Mitchell, seguro que estará entre ellas.

El ranking de Twin Galaxies, a día de hoy

Los que queráis saber más cosas sobre Steve Wiebe, que entre en su página web. Y quien aún no hayan visto la película, a pesar de haberles tentado con el trailer en agosto, ya están tardando. Anda, id a uno de esos videoclubs modernos a alquilarla. O compradla por Internet. Todo legal, ojo…

[poll id=”70″]

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre