Oct5

Polanski… y el ardor

Publicado por

FacebookTwitterWhatsAppEmailPinterestGoogle Bookmarks

Roman Polanski podría ser liberado “a lo largo de esta semana” si las autoridades suizas aceptan la petición de sus abogados. El cineasta está detenido en el corazón de los Alpes desde que el 26 de septiembre se le ocurrió acudir al Festival de Zúrich para recoger un premio. Un pequeño desliz. El segundo. Porque sobre Polanski pesaba una orden de captura emitida por Estados Unidos, al escapar de allí tres décadas tras confesar haber mantenido relaciones sexuales con una chica. ¿El primer desliz? Que la chica tenía 13 años…

Roman Polanski, demasiado ardor...

Roman Polanski, demasiado ardor...

El gobernador de California, el republicano y ex actor Arnold Schwarzenegger, ha garantizado que Polanski no va a recibir un tratamiento especial si Suiza le extradita al estado del Oeste estadounidense, que es quién cursó 30 años atrás la orden de captura internacional sobre el director de películas como ‘El pianista’ o ‘La semilla del diablo’. “No importa si eres un gran actor o director o productor. Es una persona muy respetada. Soy un gran admirador de su trabajo. Sin embargo, creo que debería ser tratado como todos”, afirmó recientemente Schwarzenegger.

A favor de la liberación del realizador de origen polaco, de 76 años, se sitúa un numeroso grupo de miembros del show business cuya solicitud de amnistía ha provocado escozor en la sociedad estadounidense. Porque allí no olvidan el trauma que le supuso a Polanski su huida de los nazis, de los rusos… o el asesinato de su mujer Sharon Tate a manos de la fanática secta ‘La familia’ que lideraba el lisérgico Charles Manson. Pero tampoco olvidan los hechos. Y estos dicen que Polanski se declaró culpable en 1978 de haber tenido sexo ilegalmente con una menor de edad ante una corte de California. Y que tras 42 días en prisión, se exilió a Francia -donde vivía hasta ser apresado en Zúrich- antes de escuchar una sentencia judicial que previsiblemente iba a dar con sus huesos varios años en chirona.

Quienes le conoces dicen de Polanski que es culto (o ‘bien leído’ como dicen los anglosajones) y la perfecta compañía para un cena entre amigos. Obsesivo y autodestructivo en su juventud, pero cálido y tierno hombre de familia durante su exilio en París. Quizás se olvidan de añadir que es algo olvidadizo. Porque la prensa inglesa publicó este fin de semana que Polanski había negociado pagar a Samantha Geimer, la joven de la que abusó en 1977, una indemnización de 500.000 dólares… y parece que olvidó con el tiempo de liquidar su deuda. ¿Un tercer desliz?

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre