Feb28

Otra partidita entre amigos

Publicado por

Esta vez no pudo ser y Juan Carlos Ferrero se quedó sin el tercer título consecutivo en tres semanas. En el torneo de Buenos Aires venció a David Ferrer y volvió a medirse ante su amigo en Acapulco. El triunfo fue para el más joven de los dos por un 6-3, 3-6 y 6-1. Con todo, esta nueva final en México fue una exhibición del buen estado de forma de ambos. Sin embargo, Ferrero notó el bajón físico de 15 partidos seguidos.

David Ferrer besa el trofeo de Acapulco (atpworldtour.com)

David Ferrer besa el trofeo de Acapulco (atpworldtour.com)

El duelo fue de desgaste y Ferrer reconoció que no le gustó ganar a su amigo. Pero se la debía. “Después de Argentina él me invitó a cenar y a ir de copas. Esta vez pago yo la cena y las copas, pero no voy a decir a dónde iremos”, comentó Ferrer. Fue una final parecida a la de Buenos Aires, pero donde Ferrer, un obseso del entrenamiento, tuvo mejores piernas y pulmones que Ferrero en el decisivo tercer set. Como detalle, había que ver al alicantino ir como una moto a por las bolas y se agarró a la pista como él sabe hacerlo. Aceleró en el segundo juego y rompió el sque de Ferrero en el tercero al situarse rápidamente con un 3-0 en la última manga.

Tras este partido los dos pueden estar contentos, Ferrero es 15º en el ránking ATP y Ferrer 14º, aunque es cierto que hay muchos puntos por ganar para acercarse al top-ten. Lo malo es la rodilla izquierda de Juanqui, una tendinitis que le va a hacer que se pierda la Davis ante Suiza. Llamó personalmente a Costa para comentarle que apenas podía andar. Una pena. Su sustituto será Nicolás Almagro.

Os dejo los mejores momentos de la final de Acapulco.

Imagen de previsualización de YouTube
Google BookmarksFacebookTwitterLinkedInYahoo BookmarksRedditDiggEmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre