Ene27

‘Invictus’, la guinda de un era histórica

Publicado por

Fue sólo un partido de rugby, pero marcó el final de una lucha que Nelson Mandela mantuvo durante 27 años en la cárcel. Es la premisa de ‘Invictus’, la nueva peli de Clint Eastwood protagonizada por Morgan Freeman en el papel del líder surafricano, que está basada en la obra ‘Playing the enemy’ de John Carlin. El libro del periodista y escritor inglés se tituló ‘El factor humano’ en castellano, porque al autor le sonaba poco fiel la traducción original del título. Una película indispensable para el próximo fin de semana…

Morgan y Matt, Mandela y Pienaar

Morgan 'Mandela' y Matt 'Pienaar'

“Iba como 500 años por delante de los políticos actuales”, afimaba el periodista de medios como El País en una reciente entrevista con la agencia EFE. Carlin, que nació en Londres en 1956, pasó todo el año 2006 recorriendo Suráfrica en busca de material para documentar su novela. Un encargo que partió de Morgan Freeman. El actor afroamericano llevaba muchos años rumiando el personaje de Mandela. Sólo necesitaba un guión adecuado. Así que cayó en sus manos un reportaje de doce páginas de Carlin sobre el líder africano… y entonces supo que lo había encontrado. Llamó a Carlin. Y desde aquel momento el libro, y la posterior adaptación al cine de Clint Eastwood (con el casting de Matt Damon interpretado al capital de los Springboks, Francois Pienaar) vinieron rodadas.

La cinta ha recibido tres nominaciones a los pasados Globos de Oro. Porque no es una película de deporte, no. Ni es una de esas obra políticas duras, a lo Constantin Costa Gavras. Es una película que llega, tanto para quien recuerde aquella final de la Copa del Mundo de 1995, como para quien no haya dedicado un sólo segundo de su vida a la competición deportiva. Porque va mucho más allá. Habla de la humanidad, esa característica genética de una especie que muchos a veces olvidan. Habla de los afrikaners, los colonos blancos, descendientes de los boers holandeses, que durante décadas arrebataron Suráfrica a la población negra. Una población cuyo líder, Mandela, se reconcomía en la cárcel leyendo un poema, ‘Invictus’.

Imagen de previsualización de YouTube

Fue la guinda del pastel, recuerda John Carlin sobre aquella final. Él fue corresponsal en Suráfrica desde 1989 a 1995 y vivió el Apartheid en primera persona, Aquel partido fue el inicio de una nueva época de reconciliación entre razas. Fue la guinda para una historia de fraternidad, pero también la guinda para una estancia en el país africano para Carlin, que vive ahora en Barcelona desde hace 11 años.

Google BookmarksFacebookTwitterLinkedInYahoo BookmarksRedditDiggEmailWhatsApp

Comentarios

  1. Pingback: Y la guinda de la torta: | Fiat Automotive Marque

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre