Nov20

Espectáculo en Vitoria

Publicado por

FacebookTwitterWhatsAppEmailPinterestGoogle Bookmarks

Los dos finalistas de la temporada pasada en la ACB no defraudaron. Partidazo en el Buesa Arena con victoria para los baskonistas por 87-80. Parece que el Caja Laboral le tiene tomada la medida a los azulgranas. Barac fue la pesadilla del Barça y San Emeterio puso el turbo en el último cuarto para meter 12 puntos decisivos, con un triple clave con un minuto y medio.

¿Qué le pasó al Barcelona? Pues ni se lo explicaba Xavi Pascual. Les faltó sangre en el tramo final (33-16 en el último cuarto) y no hicieron apenas nada ni en ataque ni en defensa. Exceso de confianza, falta de liderazgo y un rival que fue muchísimo mejor cuando lo tenía que hacer. Un Barça irreconocible y de lo poco bueno es que Joe Ingles funciona.

La remontada local (empezó el último cuarto perdiendo de 12) fue fenomenal. Como dijo Ivanovic, “un rebote no lo coge quién es más grande, sino quién lucha más”. El entrenador baskonista fue expulsado por protestar a los árbitros, que tomaron unas cuantas decisiones controvertidas.

Pero las declaraciones del presidente del Caja Laboral, Josean Querejeta, fueron duras: “En 22 años que llevo como presidente nunca había visto un arbitraje como el de hoy en Vitoria. Ha podido haber cualquier tipo de altercado y no precisamente por culpa de los jugadores y de los equipos que estaban en la cancha. Espero que en el futuro no vuelva a ocurrir una cosa igual en una cancha de baloncesto. Si el presidente de la ACB, después de lo que ha acontecido hoy aquí, no toma medidas, y medidas serias, seremos el hazmerreír del baloncesto en Europa. Un árbitro tiene que dominar el juego, tender a apaciguar las cosas, y hoy han sido los provocadores”.

Imagino que dentro de muy poco tendrá una respuesta.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre