Ago27

Depredadores… en el ‘Drive in’

Publicado por

Como somos así de chulos en Generación Young, a mediados de julio reflexionamos sobre el estreno de ‘Predators’ en España. Hoy se estrena aquí esta revisión dirigida por Robert Rodríguez del clásico protagonizado por Arnold Schwarzenneger en los años 80. Pero teníamos tantas ganas de verla, que no pudimos esperar mes y medio. Y nos marchamos a Estados Unidos. Además, para completar la experiencia, alquilamos un coche y fuimos a verla a un drive in de Atlanta. Si no sabes lo que es un drive in, pasa, que te lo contamos… y de paso te advertimos que la película es malísima. Como siempre, tras el salto.

Como el nombre de la banda... 'At the drive in'

'At the drive in'

Seguro que los habéis visto en decenas de antiguas películas americanas. Ese cadillac rojo que se frena ante una pantalla al aire libre, quizás más para disfrutar de la intimidad de la oscuridad que para ver una película. Pues en eso consiste un ‘drive in’. Es una explanada con una o varias pantallas donde, desde la privacidad de tu coche, puedes ir al cine sin cabrearte porque el tío de delante mida 2,30m, o porque el de atrás haga ruido con las patatas fritas. El ‘drive in’ donde fuimos los de Generación Young estaba en las afueras de Atlanta. Se llamaba Starlight Six y su nombre no podía ser más adecuado. Primero, porque había seis pantallas repartidas en dos zonas. Y segundo, porque si tu coche es descapotable, puedes disfrutar de un cielo estrellado sin el incordio de las luces de la ciudad.

Estaréis pensado, vale, y si hay seis pantallas, por qué no se mezcla el sonido de todas. Fácil. Porque el audio se conecta a través de la radio del coche. Basta sintonizar el dial de FM que aparece bajo la pantalla, y el sonido entra en tu coche de forma directa, sin interferencias, y sin que la empresa se tenga que gastar miles de dólares en montar bafles. Ah, otra curiosidad. Mucha gente opta por apostar su coche en los bancales marcha atrás. De este modo abren el maletero y se sientan dentro, con el coche de culo, para disfrutar plenamente de las noches de verano. Alucinante, ¿verdad? Nosotros optamos por la solución tradicional porque el coche no nos daba para más: asiento reclinado y aire acondicionado a cascoporro…

[nggallery id=50]

¿Y la peli? Muy mala. Se supone una revisita al ‘Depredador’ antiguo, pero actualizado a los tipos más peligrosos del planeta: un yakuza, un asesino en serie, un especialista de las fuerzas especiales, etc… Pero el casting es una locura. Adrien Brody no parece un tipo duro ni aunque se cubra de tatuajes hasta el sobaco. La aparición vista-y-no-vista de Laurence Fishburne hace pensar que Robert Rodríguez estaba hasta arriba de tequila cuando decidió cortar el único desarrollo argumental con interés en la trama. Los diálogos son más infantiles y previsibles que los de ‘Crepúsculo’, que ya es decir mucho. Y la moraleja es tan futil que dejaría frío a un pingüino. Una pena, porque el trailer pintaba mucho mejor.

Si aún así queréis ir a verla por aquello de la saga, la nostalgia o porque sois unos masoquistas, estáis advertidos. Pero quizás el estreno también esta noche de ‘Todo sobre mi desmadre’ ó ‘Get him to the Greek’ -¡volvemos con las traducciones absurdas a lo supersalidos/superfumados!- pueda haceros pasar un mejor rato al lado de Jonah Hill y de Russell Brand. Palabrita de Generación Young. Que además la produce Judd Apatow. Y eso siempre es una garantía

Imagen de previsualización de YouTube
Google BookmarksFacebookTwitterLinkedInYahoo BookmarksRedditDiggEmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre