Sep6

Aniston se asoma al precipicio de Meg Ryan

Publicado por

FacebookTwitterWhatsAppEmailPinterestGoogle Bookmarks

Ahora que Jennifer Aniston ha dejado de ser la jovencita de antaño y empiezan a asomar patas de gallo, a la pobre le asalta un dilema. Ha desperdiciado una década de oportunidades para demostrar que es una actriz polifacética -exceptuando ‘The good girl’ o ‘Trabajo basura’- y, una vez estancada en la comedia romanticona para mujeres, resulta que sus papeles demandan ahora historia maduras, acordes a su edad. Y es en ‘Un pequeño cambio’ cuando se le nota que ha vagueado, que se ha estancado y que no cuela, Jennifer, ya no cuela. Más palos, tras el salto…

Un pequeño cambio, un gran bodrio

Un pequeño cambio, un gran bodrio

Se suponía que la película, dirigida por Josh Gordon y Will Speck (‘Blades of glory’), y producida por los creadores de las arriesgadas ‘Juno’ o ‘Pequeña Miss Sunshine’, iba a ser una historia rompedora. Al menos, el follón que montaron los medios conservadores fue considerable. Y aquí os lo contamos hace un par de semanas. Una mujer, interpretada por Aniston, decide pasada la treintena ponerse a procrear. Y como no tiene pareja estable, piensa que la inseminación de un donante puede ser la solución. A su mejor amigo (Jason Bateman) no le parece tan buena idea, porque está secretamente enamorado de ella. Así que el tiempo pasa y, siete años después, descubre que el hijo de su amiga tiene mucho parecido con él. Y entonces recuerda lo sucedido en una fiesta, hace justo siete años, con el botecito de semen…

Imagen de previsualización de YouTube

El planteamiento da para componer un relato agradable, cómico y profundo. Pero sus directores sólo consiguen llegar a un punto bastante inferior a ‘Un niño grande’ (Chris y Paul Weitz, 2002), la adaptación de un libro de Nick Hornby que interpretaba el siempre solvente Hugh Grant. ¿Primer problema? Que Bateman, con su rostro pétreo, es incapaz de llegar al registro de Grant en situaciones tan ridículas como confesarle a la madre de tu hijo, que sí, que es tuyo, durante la pedida de mano de su novio. ¿Segundo problema? Que a Aniston no le queda ya sino hacer de Aniston. Y llegando casi a los 40, empieza a resultar falsísimo; de hecho, hay momentos (cuando ella se declara a Bateman) donde su sobreactuación es ridícula. Y encima hay que sumarle, como amiga de Aniston, a la siempre irritante Juliette Lewis

Jennifer se asoma al precipicio de Meg Ryan quien, a pesar de intentar enmendar su carrera con romanticonadas más serias (‘City of angels’, el remake de la película de Wim Wenders) y con dramas con ‘In the cut’, nunca logró volver a ser tenida en cuenta más que para papeles tipomegryan. A la Aniston, le puede pasar igual. Y lo más grave es que quizás sea tarde para remediarlo…

[poll id=”72″]

Aniston se asoma al precipicio de Meg Ryan was last modified: septiembre 6th, 2010 by generaciónYOUNG

Comentarios

  1. editor comentó hace 7 años

    Prueba con ‘Office Space’, de Mike Judge. Además de ser una peli divertidísima, Jennifer Aniston aparece poco y no cansa. Va a ser ese el truco. Que aparezca poco…

  2. Anthony Coyle comentó hace 7 años

    No soy capaz de recordar una película de esta mujer que no sea un bodrio de novios y novias contentos y felices a excepción del Show de Truman, que hace de esposa coñazo. Fuera de aquí Jennifer, queremos actrices de verdad!

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre