Abr11

‘Agora’ lideró un gran 2009 del cine español

Publicado por

FacebookTwitterWhatsAppEmailPinterestGoogle Bookmarks

Lo dicen las cifras, no nosotros. Y lo asegura el Ministerio de Cultura en su informe de 2009, no un estudio de una asociación internauta. El cine español supera su crisis. Ha logrado aumentar su taquilla un 6,2%, el primero de los últimos cuatro ejercicios con números en positivo frente al anterior. Sin necesidad de leyes antipiratería, sólo gracias a películas con mucho tirón como ‘Ágora’ -la española más taquillera- o ‘Planet 51’. Pasa a conocer las triunfadoras en espectadores y taquilla, así como los pufos más grandes del cine español en 2009. Ya os podeis imaginar alguno…

"Te dije, Rachel, que nos íbamos a forrar..."

"Te dije, Rachel, que nos íbamos a forrar..."

La gran triunfadora, indudablemente, ha sido ‘Agora’ de Alejandro Amenábar. Ha recaudado 20.405.735 euros, lo que la coloca en la cuarta posición global de películas más taquilleras de 2009, por detrás de ‘Up’ (24,6 millones), ‘Avatar’ (22,9) y ‘Ice Age 3’ (21,6). La siguiente española en la lista, en la 13ª posición, se trata de la película animada ‘Planet 51’ (9,9 millones). Y también dentro de las 25 cintas más recaudadoras, encontramos a ‘Celda 211’ (17ª, con 8,7 millones), ‘Fuga de cerebros’ (23ª, con 6,8) y ‘Spanish movie’ (24ª, con 6,6).

Como se pregunta hoy Gregorio Belinchón en su blog para El País, ¿qué habría pasado si ‘Ágora’ se hubiese estrenado en 3D? Es decir, si en vez de siete euros, la entrada hubiese costado 12. Pues que seguramente, las cifras de ‘Up’ y ‘Avatar’ habrían estado al alcance de la megaproducción alejandrina. Para reflexionar. La piratería no está acabando con la industria, ciertamente. Sólo falta un conocimientos mejor del público… y una mayor inversión en blockbusters como el de Amenábar.

¿Y los pufos del año? Indudablemente este terreno corresponde a Fernando Trueba. Y es que 2009 no ha sido su año. Primero, porque ‘El baile de la victoria’ fue elegida por la Academia del cine español para representar a nuestro país en los Oscar… y no pasó de la primera fase. Después, porque se fue de vació en los premios Goya. Y ahora, porque los datos de recaudación revelan que apenas 222.235 espectadores se acercaron a una sala para verla. Y sólo devolvió a los productores le modesta cantidad de 1.386.316€. Una catástrofe, vaya.

Trueba tendrá que buscar consuelo...

Trueba tendrá que buscar consuelo...

Otras tres películas han decepcionado en taquilla. ‘Gordos’, de Daniel Sánchez Arévalo, llevó pocos más espectadores (290.429) que la cinta de Trueba, y la siempre especial Isabel Coixet pinchó en hueso con la ambiciosa ‘Mapa de los sonidos de Tokio’. Su sensibilidad fotográfica y empeño en rodar a 10.000 kilómetros de distancia, en la remota Japón, sólo convenció a 319.852 personas para llevarlas al cine. Choca mucho más, sin embargo, que ‘Pagafantas’, de Borja Cobeaga, no fuera el boom en taquilla que se esperaba. Era una comedia fácil, accesible, romanticona, algo gamberra y con un rostro televisivo como Gorka Otxoa. Y aún así, no ha llegado a los dos millones de euros de recaudación. ¿Alguien tiene una teoría al respecto?

Y un último dato interesante. Entre las 25 salas con mayor recaudación de España -siendo la barcelonesa IMAX Port Vell la más visitada por la audiencia- sólo encontramos tres que no estén localizadas en Madrid y Barcelona. Una está Valencia (Kinepolis Paterna) y la otra en Zaragoza (Pasaje Palafox). Es curioso que otra ciudad pobladísima como Sevilla (703.000 habitantes) no haya podido colar ninguna sala entre las más taquilleras, a diferencia de una ciudad menos habitada, como la capital maña. ¿Hay poco interés en la ciudad andaluza por el cine? Es lo que parece según los datos del Ministerio, ya que hasta Alicante y Málaga la superan en recaudación. Muy extraño…

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre