Jul31

Adiós Beto, echaremos de menos tu calidad

Publicado por

FacebookTwitterWhatsAppEmailPinterestGoogle Bookmarks

A sus 32 años, el cuerpo de Beto Martín no aguanta el ritmo del tenis profesional y tiene que abandonar. Pero esa lucha contra el físico no es nueva. Lleva toda su carrera tenística con una movilidad limitada en la mano que empuña la raqueta, en su caso la derecha. Se llama mano semirígida y lo ha ocultado durante mucho tiempo, como él mismo contaba al diario Marca: “A los 13 años, los médicos me diagnosticaron supinación en la mano derecha. No podía abrir la mano con la que cogía la raqueta más de 90 grados. Nunca lo dije para no dar ventaja a mis rivales, pero esa carencia influyó en lesiones de espalda y codo”, comentó el que llegó a ser número 34 del mundo en 2001.

Imagen actual de Beto Martín en su página de fans de Facebook

Imagen actual de Beto Martín en su página de fans de Facebook

Ahora hay que dejarlo porque, como dice, no aguanta “el alto desgaste que supone la competición tras 15 años compitiendo al más alto nivel”. Beto llevaba un mes parado tras el Challenger de Milán por una hernia, algo que no mejoró en Braunsweig. En su despedida, se siente agradecido: “Me gustaría agradecer a todas las personas que me han ayudado en estos 15 años de carrera, sobre todo a las que estuvieron a mi lado en mis momentos más difíciles. También quiero agradecer a mis compañeros del circuito. Ha sido un placer competir y convivir con vosotros”, afirma. Un gran abrazo Beto.

El nombre de Beto sonó con fuerza en los 90 tras haber sido Campeón de España alevín, infantil y cadente, además de conquistar en categorías inferiores Roland Garros y la Orange Bowl júnior. Intentó llegar alto, pero las lesiones como sabemos no se lo impidieron. Ahora lo tiene que dejar en el puesto 136º del mundo y tras haber estado enamorado del tenis. Otros muchos en su situación, lo habrían dejado antes. Incluso cuando tuvo que volver tras sus lesiones y estaba en el puesto 253º, se empeñó en regresar al top-100 y lo consiguió en septiembre de 2008 con el Challenger de Trnava. Siempre ha estado en esa elite.

Echaremos de menos sus golpes planos, aunque hacía ya tiempo que no le veíamos en las grandes citas. Tuvo que renunciar al Open de Australia en 2006 por la muerte de su madre y ese mismo año la espalda le impidió avanzar en Roland Garros. Luego fue el codo en Wimbledon, algo de lo que le costó recuperarse un año. “A finales del año pasado me empecé a plantear el adiós. Luego me dieron una invitación para el Godó, hice cuarto de Estoril y me animé. Pero en junio, en Milán, me diagnosticaron una hernia inguinal y que debía parar más de un mes o pasar por el quirófano. Jugué el torneo de Braunsweig y dije basta”.

Beto fue uno de los españoles que pudo contemplar bien de cerca el ascenso de Nadal. Le sufrió en la final de Costa do Sauipe en 2005: “Se veía que tenía algo especial. Igual me di cuenta de que Ferrero era algo distinto cuando le gané en Casablanca”. Beto se va con tres títulos (Casablanca, Bucarest y Mallorca) y con la satisfación de haber ganado a números uno como Sampras (en Cincinnatti) y Hewitt (en Australia), además de haber estado en la selección española de la Copa Davis en 2002.

Hasta siempre, Beto. Si queréis darle vuestro apoyo o cualquier cosa, tiene página en Facebook.

Comentarios

  1. carmen comentó hace 7 años

    Se ha retirado un caballero del tenis, en estos momentos me entero que tenias un problema en tu mano derecha desde los 13 años y eso le produjo lesiones posteriores, lo mantuvo oculto desde entonces, pero nunca se dio por vencido desde trujillo te deseamos lo mejor en lo que emprendas en la vida, suerte.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre