La ciencia de la música

Inicio/Música/Festivales/La ciencia de la música

La ciencia de la música

Para todo amante de la música, sus efectos positivos están más que claros. Pero, ¿en qué se fundamentan técnicamente? Muchos centros de investigación han hecho de la ciencia de la música su materia y estas son algunas de sus conclusiones. […]

Para todo amante de la música, sus efectos positivos están más que claros. Pero, ¿en qué se fundamentan técnicamente? Muchos centros de investigación han hecho de la ciencia de la música su materia y estas son algunas de sus conclusiones.

Seguro que te habrá pasado alguna vez. Enchufas los cascos a alto volumen y en cuanto la música comienza a sonar sientes un escalofrío que te recorre la espina dorsal y se eriza el vello de tus brazos y cuello. Una descarga eléctrica de placer recorre tu cuerpo y sabes bien por qué te encanta la música. No importa el género, la ciencia de la música lo explica.

Se ha demostrado que la música estimula el núcleo accumbens del cerebro, situado en el encéfalo, en la parte delantera del cerebro. Este es un cúmulo de neuronas que están asociadas a la producción de dopamina, el químico que segrega el cerebro cuando recibe placer. Es por esto que disfrutamos de la música.

Otro estudio demostró que los sonidos de baja frecuencia a más de 90 decibelios estimulan el sáculo en nuestros oídos. El sáculo es una parte que divide el laberinto membranoso del oído interno y comunica con el caracol. Por esto la música a alto volumen resulta tan placentera.

Aumenta la generosidad y afabilidad

Estos escalofríos provocados por la música no solo dicen mucho de nuestras personalidades: cuánto más frecuentes sean los escalofríos, más abiertos estaremos a nuevas experiencias y más valoraremos la música. Además, se ha demostrado que aumenta la generosidad y afabilidad en comparación con música que no nos gusta tanto.

Los beneficios de la música están demostradísimos: en bebés prematuros las nanas produjeron cambios positivos como ritmos cardíacos más pausados o un aumento en la ingesta calórica. Pero no se limita únicamente a bebés, sino que en los adultos reduce la ansiedad, mejora la eficiencia del sistema inmunológico y facilita la recuperación de una depresión.

¿La depresión? Sí, se ha demostrado que la música triste produce varias recompensas al oyente: aumenta la imaginación, la regulación emocional, la empatía y la capacidad de discernir lo verdaderamente importante de la vida. Y hablando de escribir música triste, también se ha dado con la fórmula para ella: la expansión de las frecuencias que suenan, desviaciones inesperadas en la melodía y armonía o la entrada repentina de una nueva voz en la canción. Un ejemplo perfecto de una canción que usa estos elementos es “Someone like you” de Adele.

Y hablando de fórmulas, un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) demostró que la estructura de canciones pop se ha vuelto más simple con el paso de los años. Hoy, el pop cuenta con menos acordes y cambios de tono que hace varias décadas.

También se ha dado un cambio de estructuras mayores (que suenan alegres) a escalas menores (más tristes y melancólicas). No por nada ahora se está intentando producir pop con algoritmos informáticos, algo que se conoce como “Automatización de la música pop”.

Son estas fórmulas las que nos permiten identificar una pieza de música casi instantáneamente, y el pop llega al “gancho” pronto. “Wannabe” de las Spice Girls es una de las canciones más rápidamente reconocibles, con una media de 2,4 segundos.

Además, la música permite aumentar la atracción si está sonando de fondo cuando dos personas se conocen o hace que las expresiones faciales parezcan más amables o tristes, dependiendo del estilo que hayamos escuchado. Por otro lado, hace que necesitemos menos oxígeno cuando hacemos ejercicio o que lo hagamos más rápido.

Si eres un amante de la música, ya sabrás con certeza todas las fechas del calendario de festivales 2017, y ya tendrás los billetes. Disfruta de la mejor música en directo sin ninguna preocupación gracias al Seguro de Viajes MAPFRE y aprovéchate de todos los beneficios que te aporta escuchar a tus bandas predilectas.

La ciencia de la música
Valora este artículo
22 junio, 2017|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

La ciencia de la música
Valora este artículo
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar