May2

Jazz más allá de Lalaland

Publicado por

FacebookTwitterWhatsAppEmailPinterestGoogle Bookmarks

Que la banda sonora de Lalaland ha sido un rotundo éxito nadie lo puede negar, nos ha hecho recordar lo que el jazz significa, nos aporta y ofrece. ¿Qué nos enamora de este estilo musical?

Los protagonistas de Lalaland escuchando jazz

City of stars nos ha hecho soñar al tiempo que veíamos Lalaland. Este musical nos ha hecho revivir y sentir de nuevo lo mejor del jazz. Este estilo musical nos hace vibrar y nos transporta a lo largo de toda la película. Obra el milagro y nos hace salir con ganas de escuchar más.

El estreno a principios de año de Lalaland; su éxito con la crítica, los premios que ha recibido y cómo llena las salas de cine nos ha invadido de música. Buscamos qué nos espera en música para 2017 y abrimos nuevas puertas gracias a la premiada película.

Sin embargo, aunque buena, Lalaland no es la única razón para escuchar jazz, mientras coges los cascos te damos diez más.

  • Haruki Murakami

Jamás había escuchado una música tan sorprendente, así que me volví un fanático del Jazz y más tarde un escritor al que el Jazz le enseño todo”, dice este conocido escritor japonés autor de bestsellers. Tokio Blues o Los años de peregrinación del chico sin color, son algunos de sus principales títulos.

Si has leído alguno de sus relatos o novelas y quieres ahondar un poco más en su personalidad es obligatorio empaparte de jazz. Ya que además de ser un escritor de renombre que ha optado en varias ocasiones al Premio Nobel de Literatura no se puede entender su obra sin apreciar el jazz.

“Puede haber cierta magia cuando escribo, pero el resto del día soy nada más que un amante del jazz como hay millones por ahí”, afirma Murakami.

  • Escuchar jazz mejora la concentración

Te ayuda a mantenerte concentrado y despierto según avalan diversos estudios escuchar música jazz nos hace estar más atentos. Así se convierte en la perfecta herramienta de trabajo para aquellos se desenvuelven en ambientes creativos o para esos momentos en los que todos necesitamos meternos al cien por cien en una tarea.

Sin duda el cambio en relación a la música que experimenta Mia en Lalaland bien puede ser una prueba de ello.

  • Nat King Cole

Hablar de jazz es hablar de Nat King Cole, uno de sus principales exponentes por no decir el “Rey”. No podemos concebir la existencia de uno sin el otro. De hecho, algunos enamorados de este estilo musical lamentan que a lo largo de su carrera se inclinara más hacia el canto que por el piano.

Desde L-O-V-E o Unforgettable hasta canciones en castellano como Muñequita linda o Cachito. Su legado vive en nosotros a través de estas canciones que todos alguna vez hemos oído.

  • Sirve como medicina natural

Cada vez se conocen más y mejor los beneficios de la musicoterapia y dentro de este ámbito el jazz cobra mucha importancia.

En primer lugar, escuchar música jazz se conoce como un remedio para el estrés que ayuda incluso a mitigar los dolores de cabeza.

También se han comprobado sus efectos en el proceso de recuperación después de haber sufrido un accidente. Estimula la movilidad y la coordinación.

Ayuda a los enfermos crónicos reduciendo el dolor y ya se utiliza también para las embarazadas como calmante durante el trabajo de parto y el postparto.

  • Es un buen motivo para viajar

Además del incentivo de visitar la ciudad de las estrellas después de ver Lalaland, el jazz nos ayuda a descubrir rincones con encanto y espíritu musical. Así, por ejemplo, en ciudades como Madrid, Barcelona o París podemos encontrar los mejores ambientes y salas en las que este tipo de música es la protagonista.

Como sugerencias si tienes previsto viajar a estas ciudades sirvan el Café Central en Madrid, el Banker’s Bar en Barcelona o Le Caveau des Oubliettes en París.

  • Amy Winehouse

Un motivo y una verdad: El jazz es para todas las edades.

No hay mejor muestra de esta afirmación que el éxito que tuvo Amy con Back To Black. Una de las voces del jazz por excelencia del siglo XXI que desgraciadamente se apagó pronto, pero cuya presencia sigue vigente en sus mejores canciones.

  • Ayuda a aprender idiomas

Si, efectivamente escuchar música jazz favorece el aprendizaje de idiomas distintos a la lengua materna en los niños. Con la relevancia que a día de hoy tiene el poder desenvolverse en un mercado global donde interactuamos con gente de cualquier país esta razón adquiere mayor importancia.

Inglés, francés, alemán de pequeños somos como esponjas y absorbemos de manera mucho más fácil la información, pero aun así, cualquier ayuda viene bien para perfeccionar el nivel y conseguir mayor fluidez a la hora de desenvolvernos.

Nat King Cole tocando junto a Wesley Prince y Oscar Moore

  • Es historia

El jazz es historia. Nos encontramos ante un género musical que surgió entre la población negra en Estados Unidos a finales del siglo XIX. Para concretar más, podemos remontar sus orígenes a Nueva Orleans donde la mezcla cultura y de razas ha dado lugar no solo al nacimiento de este estilo sino también al del blues. Dos sonidos diferentes, con mucho carácter y muy personales, pero derivado uno del otro y con una cuna común.

  • Nos enseña cultura musical

Si en el punto anterior hablábamos de historia es inviable no hablar también de cultura musical. El estilo de jazz del siglo XIX ha ido evolucionando y expandiéndose. A día de hoy ha dado lugar a la proliferación de estilos dentro de esta rama.

Pongamos como ejemplo el Swing que es probablemente uno de los más populares en el continente europeo y cuyo baile está cada vez más de moda en España.

  • Un buen tema de conversación

Los amantes del jazz pueden dar buena fe de ello. Cantantes, artistas y temas reconocidos pueden ser objeto de una interesante conversación, pero también lo pueden ser grupos jóvenes o nuevos descubrimientos. Otras veces, la conversación surge mientras tomamos algo en una de esas pequeñas salas de que mencionábamos antes mientras tomamos algo con nuestros amigos. El jazz nos hace sentir y cuando un tema nos toca emocionalmente nos gusta hablar de ello.

Si ver la película Lalaland y escuchar su banda sonora efectivamente te mueve por dentro, te emociona y te impulsa. Viajar, perseguir tus sueños y descubrir se convierte en un camino diario que construye felicidad. No dejes que nada te aparte de la meta y a la hora de viajar contrata el Seguro de Viajes MAPFRE.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx