Vivir en Brujas: el encanto de las ciudades europeas

Inicio/Lifestyle/Viajes/Vivir en Brujas: el encanto de las ciudades europeas

Vivir en Brujas: el encanto de las ciudades europeas

Vivir en Brujas es una buena opción si quieres residir en el norte de Europa. A la belleza de la ciudad hay que sumar su buena calidad de vida, su baja tasa de paro y el clima, templado, aunque lluvioso y variable.

No sabemos si Brujas se inspiró en los cuentos de los Grimm o fueron estos últimos los que se basaron en ella para ambientar sus historias, pero lo cierto es que su arquitectura y el diseño de sus calles, con sus recovecos fascinantes, nos hacen creer que en cualquier momento aparecerán princesas, hadas y caballeros.

Y es que, la “Venecia del Norte” -como se conoce a esta ciudad por los numerosos canales que la atraviesan – es tan bonita que bien podría ser la causa del síndrome de Stendhal en algún turista. Pero, ¿será igual de perfecta si lo que queremos es vivir en Brujas?

¿Por qué debemos vivir en Brujas?

Su nombre (en noruego “Bryggia”) hace referencia a su pasado como lugar de referencia en el comercio internacional. Su puerto era un punto clave para Europa por el que entraban y salían productos de todos los rincones del mundo. Una época de esplendor que quedó reflejada en sus majestuosos edificios medievales. Con el tiempo, la tierra le fue ganando terreno al mar y con este hecho, fue perdiendo su posición privilegiada.

Una circunstancia que aprovechó muy bien Amberes, pasando a convertirse en el nuevo lugar de desembarco europeo. Hoy en día, Brujas es una ciudad tranquila, ajena al ajetreo comercial que vivió hace cuatro siglos, pero con el mismo encanto de antaño. De aquellos años, sus aborígenes conservan el carácter que les define: la puntualidad y el trabajo bien hecho. Si buscas un lugar moderno, activo, con guiños al pasado y sin el estrés de las ciudades masificadas, este es tu destino.

Calidad de vida en Brujas

Brujas presume de tener una de las ciudades con mayor calidad de vida de Europa. El nivel económico de la ciudad es alto (no hay más que ver los precios a nivel de calle para comprobarlo). Sin embargo, la diferencia entre los salarios y el coste de los productos y servicios es muy reducida.

El sueldo mínimo supera los 1.200 euros, y el medio ronda los 2.700 euros. Respecto a los precios, por poner un ejemplo, una comida con un plato, bebida y postre oscila los 25 euros. La cerveza, por su parte, puede llegar a los tres o cuatro euros. Aun así, el nivel de vida es mucho más barato que en Bruselas, un dato a tener en cuenta si queremos vivir en el norte de Europa pero aún no tenemos el destino fijado.

Trabajar en Brujas

Encontrar trabajo en Brujas es tan fácil (o difícil) como lo es en cualquier otra ciudad europea afectada por la crisis de los años anteriores.

Eso sí, su tasa de paro es muy inferior a la de España, y además, necesita cubrir una serie de puestos especializados que sus universidades y escuelas no pueden copar. Además, si vas a estar más de tres meses residiendo en la ciudad, es requisito indispensable que estés trabajando o, al menos, demuestres que tu economía te permitirá hacerlo sin necesidad de trabajar.

Para ello, debes registrarte como residente lo antes posible. En el ayuntamiento podrás iniciar los trámites para notificar tu lugar de residencia, la cual debe ser fija, pues la policía local pasará por tu casa para confirmar que efectivamente vives allí.

Además, en el caso de que viajes sin un trabajo pactado y decidas buscarlo una vez allí, debes regístrate en la oficina de empleo estatal. Así, en el caso de que pasen tres meses y no lo encuentres podrás demostrar que estás buscando empleo de forma activa.

    Hay que tener en cuenta que el idioma oficial de Brujas es el flamenco (dialecto del neerlandés). El francés es cooficial y el inglés está ampliamente extendido. Además, hay un sector que domina también el alemán. Deberás defenderte medianamente bien en al menos uno de estos idiomas antes de emprender la marcha si quieres encontrar trabajo rápidamente.

    En cuanto al sistema sanitario, el de Bélgica es muy distinto al que disfrutamos en España. Allí la clave está en las mutuas y el copago. Todo residente debe estar asociado a una mutua desde el mismo momento que inicia un trabajo o recibe una prestación por desempleo. Incluso si decides vivir en Brujas sin trabajar (probando que tienes medios financieros suficientes) deberás pertenecer también a una mutua.

    Una vez registrado, recibirás una tarjeta de identificación con las que podrás recibir los servicios sanitarios necesarios. Así, el papel de la mutua no es otro que el de amortizar el coste sanitario para tu bolsillo, ya que funciona mediante copago. Lo mejor, antes de viajar es que consultes con tu Seguro de MAPFRE Salud las opciones de las que dispones para disfrutar de todas las garantías en el lugar de destino.

    El clima en Brujas

    El clima en Brujas es continental atlántico con lluvias frecuentes. Aunque es templado, es tremendamente variable. En un mismo día puede haber lluvias y sol, por lo que es bueno prepararse para cualquier eventualidad. Y aunque los meses más húmedos son los de octubre, noviembre y diciembre, no hay que olvidar que tendremos lluvia durante todo el año.

    Si vas por un periodo corto de tiempo, debes saber que la mejor época para vivir en brujas es en otoño. Las cálidas pero no agobiantes temperaturas te permitirán ir con manga larga, pero con poco abrigo. Sin embargo, en invierno tener temperaturas bajo cero será lo más habitual, a lo que hay que sumar el fuerte viento que azota todo el país durante los meses del frío. En verano, por su parte, el calor es asfixiante en las horas centrales del día, llegando a superar los treinta grados, pero lo bueno es que las lluvias hacen que las elevadas temperaturas se suavicen.

    24 noviembre, 2017|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.