Inicio/Lifestyle/Viajes/Las mejores ciudades para ir en bici

Las mejores ciudades para ir en bici

Ir en bici por las grandes ciudades es una forma de turismo que permite disfrutar y saborear todas sus calles y recovecos desde otra perspectiva. Ir en bici es una forma muy saludable de trasladarse por la ciudad haciendo uso […]

Ir en bici por las grandes ciudades es una forma de turismo que permite disfrutar y saborear todas sus calles y recovecos desde otra perspectiva.

Ir en bici es una forma muy saludable de trasladarse por la ciudad haciendo uso de un sistema de transporte respetuoso con el entorno. Pero además, es un medio desde el que conocer y recorrer las grandes urbes con una perspectiva mejorada. Sobre la bici, el ritmo de la calle fluye diferente: se captan olores, sonidos y matices que de otra forma sería imposible. Por eso, si tienes pensado emprender un viaje y buscas destinos que favorezcan el uso de la bici, toma nota de nuestras propuestas.

Las mejores ciudades para ir en bici

  • Copenhague

Copenhague, Dinamarca

Dinamarca es un país extraordinariamente amable con las bicicletas, y su capital no se queda atrás. Copenhague está hecha para los ciclistas, con infraestructuras, vías y rutas expresamente diseñados para ellos. Además, las distancias, que son relativamente cortas, y las escasas cuestas hacen que desplazarse de un punto a otro no suponga demasiado esfuerzo. De hecho, uno de cada tres habitantes va a su trabajo en bici, y el 80 por ciento usa este medio de transporte incluso en invierno.
La ciudad dispone de varias empresas de alquiler que permiten usar y dejar las bicis en cualquiera de los puntos que hay repartidos por todas las calles. Si quieres planificar bien tus recorridos, en cyclistic.dk encontrarás rutas con los principales puntos de interés, alojamientos, sitios recomendados para descansar, lugares en los que comer, etc.

  • Ámsterdam

Vista de un canal de Ámsterdam, Holanda, con bicis aparcadas

Atravesar esta ciudad emulando la bucólica estampa de los autóctonos pedaleando con los canales y las pintorescas casas como decorado de fondo es una experiencia que hay que vivir al menos una vez en la vida. Solo allí se puede vivir una anarquía de la bici absolutamente perfecta: hay tantas que los robos no tienen sentido. Además, podrás aparcarla donde quieras, siempre y cuando no interrumpas el paso de otros vehículos y peatones.
Lo cierto es que tanto en el centro de la ciudad como en los alrededores no hay muchos carriles bici, pero no hacen falta, ya que las calles son pequeñas, la circulación es tranquila y las bicis siempre tienen prioridad. Además, aunque no lo parezca, las distancias entre los diferentes puntos de interés turístico son lo suficientemente grandes como para recorrerlas andando.
Por otra parte, ir en bici te permitirá acceder fácilmente a otras zonas más alejadas, pero que merece la pena visitar, como la ruta de los molinos de Zaanse Schans, con sus ovejas Texel paseando por los verdes prados inundados de tulipanes.
Si quieres alquilar una bici, encontrarás muchas opciones, pero la más conocida es StarBikes, situada justo detrás de la Estación Central. Podrás disfrutar de un día completo de bici por nueve euros, además de otros servicios, como recorridos por la ciudad con guías en bici.

  • Estrasburgo

Puente en Estrasburgo, Francia

La capital de Alsacia (Francia) posee un bellísimo centro histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, cuya estampa recuerda a los relatos de los cuentos de hadas. Una ciudad idílica, sobre todo para los ciclistas, que pueden gozar de su afición con total libertad y sin peligros, ya que una gran parte del centro de Estrasburgo es zona libre de coches.
Puedes sacar partido a este medio de transporte haciendo la ruta del famoso Anillo de fortalezas y descubrir las diecinueve fortificaciones que lo forman. Pero además, los amantes de la bici encontrarán en esta región un gran atractivo: la ruta ciclista franco-alemana que recorre 85 kilómetros a ambos lados del río Rin.
Si te animas y quieres alquilar una bici, en Vélhop, el sistema de bicicletas públicas de Estrasburgo, encontrarás los precios más económicos (cinco euros un día completo). También dispones de visitas guiadas en bicicleta que puedes consultar en la Oficina de Turismo.

  • Berlín
Bici en una calle de Berlín, Alemania

http://maxpixel.freegreatpicture.com

Berlín es una ciudad apasionante para los amantes de la historia más reciente, con su famoso muro como estandarte y la división entre las dos alemanas marcadamente visible. Sus calles amplias, largas y llanas hacen de la bicicleta el mejor medio de transporte. De hecho, es el más usado por sus habitantes, sin importar la época del año.
Ir en bici en Berlín en muy cómodo gracias, también, a sus más de 620 kilómetros de carril bici. Pero además, cuenta con rutas ineludibles que se disfrutan más si se hacen sobre dos ruedas. Por ejemplo, la que recorre el Muro de Berlín: cinco horas de pedaleo para descubrir los restos del muro de la vergüenza, el Checkpoint Charlie, la torre de control o la franja de la muerte.
Otra de las rutas más asiduas es la que discurre entre la Puerta de Brandemburgo y Alexanderplatz, pasando a través del Tiergarten. Un camino que usan mucho los propios berlineses.

  • Dublín
Calle de Dublín, Irlanda

https://pxhere.com/es/

La capital de Irlanda y ciudad de los vikingos seduce con su entorno paisajístico, sus tradiciones ancestrales y su arquitectura de marcado aire medieval. Pero al mismo tiempo es cosmopolita, moderna, y amable con las bicis. Aunque las calles no tienen carriles bici segregados del tráfico, sí cuentan con un trazado bien señalizado que, por lo general, se respeta bastante; además de todo tipo de facilidades para amarrar las bicis en postes. Eso sí, si no quieres llevarte disgustos es mejor que vayas acostumbrándote a mirar a la derecha antes de cruzar y a circular siempre por el carril izquierdo.
En diferentes puntos de la ciudad encontrarás una estación de bicicletas de uso público. El sistema de utilización es muy sencillo: solo hay que introducir una tarjeta de crédito en el panel de control y registrarse. Y cuando hayamos terminado el paseo, dejamos la bici en cualquiera de las 44 estaciones del centro.

Ir en bici: una costumbre cada vez más extendida

Hacer turismo con la bici es una forma diferente de conocer a fondo un determinado destino, además de mimetizarnos con los ciudadanos autóctonos que, en muchas ciudades del mundo, usan este medio de transporte con una frecuencia que va en aumento.

Las grandes urbes están empezando a darse cuenta de la importancia para la economía, el medio ambiente y la propia salud del uso de las bicicletas (y quizá por ello cuentan hasta con su propio día: el 19 de abril). En muchos lugares, diseñar un trazado exclusivo para ellas comienza a ser una realidad más extendida, pero aun así, los peligros que pueden encontrarse sobre las dos ruedas son muchos. Por eso, aunque no es obligatorio, siempre es recomendable contar con el Seguro para Bicicletas MAPFRE, la mejor protección ante lo que podamos encontrar a lo largo del camino.

9 abril, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.